Actualidad

Qué es y cuándo comenzó el Antropoceno, la era protagonizada por el ser humano

  • La comunidad científica no se pone de acuerdo con la fecha de inicio
  • Existen varios marcadores globales que sirven como pistas
  • Algunos son los isótopos radioactivos o las partículas por quemar combustibles
Alteración del medio natural por una mina de carbón (Dreamstime).
Madridicon-related

Algunos científicos están tratando de responder a la pregunta de cuándo comenzó el Antropoceno, la era actual, en la que el ser humano comenzó a incidir de manera decisiva en el medio natural

La dificultad de tal planteamiento radica en la gran diversidad de momentos en los que el Homo Sapiens, tan solo en su historia más reciente, ha sido capaz de alterar la naturaleza a través del uso de la tecnología. Por ejemplo, pueden marcar la línea de salida en 1952, con la expansión de isótopos de plutonio alrededor del mundo debido al comienzo de pruebas con las bombas de hidrógeno.

Otro caso mencionado por la comunidad científica es la masificación de los fertilizantes industriales tras la Segunda Guerra Mundial, algo que impactó en el ciclo natural de hidrógeno de la Tierra. De hecho, se pueden utiliza muchos otros momentos como puntos de referencia.

La dificultad de la tarea

Lo primero, se debe explicar que nos encontramos en el Holoceno, era o período que comenzó aproximadamente 11.700 años antes del año 2000, momento en el que tuvo lugar la última glaciación en nuestro planeta. Debido a su estrecho margen de existencia, en el Holoceno la única especie humana ha sido el Homo Sapiens, y dentro de este se desarrollaron la agricultura y las civilizaciones humanas.

Por tanto, nuestra especie comenzó a incidir en el medio ambiente en esta época, llegando en la actualidad a ser el factor preponderante a la hora de transformar la forma de la superficie terrestre. Concretamente, el Homo Sapiens transporta actualmente 24 veces más materiales que el conjunto de los ríos del mundo. Así, los científicos quieren situar un momento exacto, un antes y un después en la historia de la Tierra.

Un equipo internacional formado por 40 expertos debe entonces encontrar un lugar en el que los depósitos sedimentados muestren una transición manifiesta. El resultado de esta investigación es una lista con 12 lugares, de los que solo uno puede salir escogido como definitivo. 

El porqué de esta labor

Los investigadores responsables aseguran que ser capaz de definir y encuadrar el Antropoceno es fundamental para la humanidad. Esto se debe a que permitirá conocer la profundidad de todos los impactos que hemos causado como especie en nuestro planeta, otorgándonos por tanto una manera de comprender la situación en la que nos encontramos, y ayudando así a encontrar maneras de reparar el daño, siempre que sea posible. Y desde una perspectiva científica, poder proporcionar una definición clara es fundamental para poder abrir un debate útil y sincero.

Entonces, con la primera votación en curso, el lugar escogido deberá mostrar "propiedades físicas específicas  en capas sedimentarias, o estratos, que capturen los efectos de los aumentos recientes en la población humana, la industrialización y la globalización, y los cambios impuestos en el paisaje, el clima y la biosfera". Esto de acuerdo con un reciente artículo publicado en la revista Science, por Colin Waters (Universidad de Leicester) y Simon Turner (University College de Londres o UCL). Este último es también presidente y secretario del Grupo de Trabajo del Antropoceno (AWG por sus siglas en inglés).

Así, la dificultad de dicha tarea es doble: primero, la creación de una nueva unidad temporal, y segundo (y quizás más complejo), convencer a la comunidad de geólogos de que esta nueva época es completamente justificable.

Unas pistas para dar con la respuesta

Para poder superar esa doble meta, los científicos deben reconocer una serie de marcadores del cambio, que funcionan como pistas hacia la respuesta a su pregunta. Los más reconocidos con respecto a la transformación antropogénica son el aumento de emisiones de dióxido de carbono en la atmósfera (que se miden con las burbujas de aire atrapadas en el hielo), y las grandes variaciones en las poblaciones y hábitats de las especies (desplazadas y disminuidas frente al avance de las comunidades humanas).

Sin embargo, algunos otros marcadores pueden ayudar a precisar la definición del Antropoceno, así como a obtener una separación más clara entre el antes y el después. Un ejemplo son los mencionados isótopos radioactivos, principalmente plutonio, que produjeron las diferentes pruebas con bombas de hidrógeno durante la Guerra Fría. El primero de ellos tuvo lugar el 1 de noviembre de 1952, de la mano de Estados Unidos, en el atolón Eniwetok perteneciente a las Islas Marshall. Este tipo de pruebas fueron finalmente prohibidas, bajo el rechazo de la opinión pública estadounidense y el conocimiento de los devastadores efectos de este tipo de pruebas en el medio natural, que fueron identificados por todo el mundo.

La contaminación por el plástico es otro marcador claro del Antropoceno, de acuerdo con los expertos. "Los años 50 son cuando se comienza a ver la mayoría de polímeros que hoy conocemos, cuando comienzan a estar presentes en diversos productos", explica Waters. Un ejemplo es la sustitución de la seda por el nylon, cambio que tiene lugar aproximadamente durante la Segunda Guerra Mundial. También cabe destacar las partículas resultantes de la quema de combustibles fósiles a temperaturas superiores a los 1.000 ºC. "Su número se dispara con el crecimiento repentino en el número de centrales termoeléctricas que tiene lugar tras la Segunda Guerra Mundial", añade Turner.

Los candidatos a cambiar la Historia

Las 12 localizaciones escogidas contienen algunos de los marcadores principales (tanto los mencionados como otros varios), aunque estos lugares son muy variados. "Debido a que el Antropoceno no ha sido aceptado formalmente, todavía estamos intentando demostrar que no es algo localizado en cierto territorio, sino algo que se puede encontrar y correlacionar en multitud de entornos", explicaba Waters.

"Todos ellos ilustran esta dramática transformación del Antropoceno muy bien, pero los lugares que más destacan son aquellos en los que se puede discernir realmente una resolución anual de sedimentos. Es bastante sorprendente que estos lugares detallen los cambios planetarios a través de estas resoluciones", comentaba por su parte Turner.

Mark Maslin, del UCL, aseguraba que es más importante obtener un acuerdo para la definición que el hecho de situar el Antropoceno en el espacio y tiempo. "Hasta ahora hemos abordado el Cambio Climático, la crisis en la biodiversidad o la crisis de contaminación como asuntos separados. El concepto clave del Antropoceno es juntar todos esos problemas y afirmar el enorme impacto que el ser humano tiene en la Tierra, que somos el nuevo gran poder geológico. Esa aproximación holística nos permitirá entonces preguntarnos: ¿Qué hacemos con esto?", se plantea.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud