Actualidad

Gandía subasta por 100 euros un barco en el que se gastó 700.000 euros

Imagen del Bah?a de Valencia que figura en los pliegos.
Valencia

La euforia marina en torno a la Copa América de vela en Valencia llevó a todo tipo de administraciones públicas a lanzarse al mar... de forma literal. El Ayuntamiento de Gandía fue una de la administraciones que incluso optó por adquirir su propia embarcación, una antiguo embarcación de madera bautizada como Bahía de Valencia, con la intención de crear un taller de empleo para restaurarlo y poder utilizar para viajes turísticos desde su puerto.

Una aventura que tras muchos altibajos y 700.000 euros de fondos públicos ahora termina con una subasta a precio de saldo por el mal estado del buque insignia del ayuntamiento de Gandía. El consistorio acaba de sacara a subasta la venta de esta embarcación con un precio de salida de apenas 100 euros.

Una valoración residual que se basa en "el estado inservible y de precariedad para la navegación de la embarcación", según recoge el propio pliego para la subasta, que lo achaca a "su nulo mantenimiento en el transcurso de los últimos años, en los que ha permanecido en dique seco".

La embarcación fue adquirida por el Ayuntamiento en 2008, cuando gobernaba el socialista José Manuel Orengo, y se puso a disposición de un taller de empleo municipal para restaurarlo y darle un nuevo uso. Según publicó Las Provincias, su adquisición supuso un coste de 30.000 euros para la corporación. Después de dos años de trabajo, en 2010 se abandonaron las labores por falta de fondos públicos para continuar.

Programas y fondos de empleo

Unos años más tarde, en diciembre de 2013, al calor de nuevas ayudas de la Generalitat Valenciana para la formación y la creación de empleo que aportaron 670.000 euros, según publicó Levante el entonces alcalde popular Arturo Torró retomó la restauración del barco a través de la escuela taller vinculada a los oficios náuticos.

Un impulso que duró lo que los fondos para la formación y terminó al cabo de un año con el barco aparcado en el Varadero de Gandía. Ahora, la corporación municipal ha optado por intentar librarse de este lastre del pasado, que además supone un coste por la ocupación de espacio en el varadero del puerto de la localidad.

No ha sido el único barco que ha pasado por esta situación. La Autoridad Portuaria de Valencia sacó varias veces a subasta el yate con el que se hizo para los invitados de la Copa América, e incluso sacó a subasta un restaurante flotante que se ubicó en sus muelles por los impagos. Otro barco que ha vivido una situación similar ha sido la goleta Tirant Primer, un buque escuela de la Generalitat Valenciana botado en la época de Joan Lerma, que ha estado amarrado en el puerto de Borriana sin licencia para navegar debido a su estado ruinoso.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin