Actualidad

La mitad de la jornada laboral es improductiva: estos son los motivos

  • 10.624 trabajadores participaron en el estudio Anatomy of Work Index
Foto: Dreamstime.

La pandemia del coronavirus trajo bajo el brazo el teletrabajo como única opción para mantener la productividad y la estabilidad laboral, en aquellas actividades que no fueron de 'primera línea'. Fue la herramienta que se usó y que se sigue usando en muchas empresas flexibles en diferentes formatos, ya sea 100% en telemático, o 50/50 en híbrido: casa y oficina. Este nuevo concepto ha revolucionado el campo laboral ya que, incluso, ha hecho que los Gobiernos barajen por estos días la posibilidad de acotar la semana de trabajo a 4 días.

Independiente del formato, y en medio, de las discusiones hacia estas reformas, Asana, una plataforma de gestión laboral para equipos, en su estudio Anatomy of Work Index, quiso ir más lejos para conocer la visión del trabajador respecto de su ambiente de oficina y la productividad.

En esta línea, el estudio pone en evidencia qué funciona y qué no en las organizaciones, según las respuestas de 10.624 empleados de todo el mundo. De esta forma "los empleados se sienten estancados", según se lee en las primeras conclusiones de la investigación.

Tareas repetitivas y de poca relevancia

"Los empleados siguen dedicando la mayor parte de su tiempo a los pormenores del trabajo, lo cual genera un gran impacto en el núcleo del entorno laboral. Los equipos se pierden en un sinfín de tareas y procesos poco claros. Y lo que es aún peor, ahora también tienen menos tiempo para dedicarse al trabajo estratégico", argumentan desde la plataforma.

Los pormenores del trabajo aún siguen siendo una amenaza constante, con casi 23 horas de las 40 horas semanales destinadas a tareas repetitivas y de poca relevancia.

"Si bien hay una leve mejora con respecto al año anterior (2021), los empleados aún pierden un promedio de casi tres horas a la semana en reuniones innecesarias. Todos los días son bombardeados con aproximadamente 32 emails y cada hora, su atención se divide entre varias herramientas desconectadas y el cambio constante entre estas", concluyen en el informe.

"Mayor obstáculo" para la productividad

Los pormenores del trabajo son una parte muy arraigada de las empresas modernas y aún siguen siendo el "mayor obstáculo" para la productividad, "por lo que no se les debería restar importancia", advierten. "Son demasiados los trabajadores que se encuentran atrapados en este agujero negro, absorbidos por un mundo repleto de tareas pequeñas y repetitivas que se suman a una enorme carga laboral", manifiestan.

"Con tantas herramientas y notificaciones para clasificar, como emails, recordatorios de reuniones y otras aplicaciones de mensajería, es difícil centrarse en la reunión en cuestión y al mismo tiempo hacer un seguimiento de las próximas obligaciones", argumentan los autores del estudio.

Concretamente, los trabajadores siguen sin poder cumplir con el 15% de los plazos, en comparación con el 26% del año anterior. "¿Por qué los plazos son tan difíciles de cumplir? El 24 % de los encuestados cree que tener demasiadas reuniones tiene un impacto directo en el incumplimiento de los plazos", sentencian en el estudio.

comentarios4WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin

Comentarios 4

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

A Favor
En Contra

Lo peor son las reuniones que organizan "los divos" para satisfacer su propio ego y tomar café...haciendo perder miserablemente el tiempo al resto del personal...

Puntuación 14
#1
Diego desde Tabarnia
A Favor
En Contra

Sí, la mandanga de las reuniones:

- El sr. Ramón?

- Lo siento, está reunido.

- Pues por favor, que se "reúna" menos y trabaje un poquito más. Que llevo 3 días llamando y veo que aún sigue "reunido".

Luego pasas cerca de su oficina y está en la terracita del bareto chino tomándose un quinto y unas almendritas saladas.

Puntuación 2
#2
Chacho
A Favor
En Contra

Estando en tu puesto, también tienes las interrupciones de tus compañeros.

Que si este cotilleo...

Que no sé hacer esto con el ordenador pero no me leo la ayuda...

Que no aguanto a la pesada que comparte el despacho conmigo...

Que tengo que dar palique porque hace mucho que no nos vemos...

Que mi mujer o mi hijo esto o aquello...

Que el partido de fútbol de anoche...

Encima queda muy mal cerrar la puerta para dar a entender que estás ocupado trabajando.

Puntuación 1
#3
Bilbo
A Favor
En Contra

En España la situación es la siguiente:

Se crean empresas que sobreviven a base de más y más deuda pública donde acaban colocados todos los enchufados del partido (de jefes que para eso son del partido), todos los sindicalistas, todos los hijos de la calle Serrano y aledañas y los hijos de los ricos de la sierra de Madrid y Montjuit (también de jefes). Finalmente está el trabajador real que por A o por B no ha podido emigrar o lo hará en un futuro y que tiene que liar con todas las tonterías y tontos que le rodean.

No hay que olvidar que ahora y por decreto, tiene que haber un 40% de mujeres directivas (se excluyen sectores como transporte o pesca/ganadería/agricultura o industria donde hay que trabajar de verdad). Obviamente también hay que responder a los emails de ese nuevo 40% de directivas.

Hace falta que lleguen las recesiones para arreglar el mundo.

Puntuación 3
#4