Actualidad

¿Qué es un TRADE? Esta es la diferencia con un falso autónomo

Foto: Dreamstime

Muchas personas han asumido el autoempleo como una forma de acceder a un mercado laboral que cada vez pone más complicaciones. Por este motivo, estos trabajadores se dan de alta como autónomo para poder acceder a un mínimo de ingresos. Sin embargo, existe una figura que, a pesar de ser un autónomo para la Seguridad Social, posee una serie de singularidades que lo diferencian de un trabajador por cuenta propia al uso: los TRADE.

Estos profesionales se parecen en gran medida a un asalariado. De hecho, muchas de estas personas se convierten en TRADE para poder seguir trabajando 'por cuenta ajena' pero siendo su propio jefe. "Pero, ¿qué quiere decir esto?, ¿cómo sé si yo soy un TRADE?".

¿Qué es un TRADE?

Como punto de partida, hay que atender a la definición propiamente dicha del término TRADE, que significa Trabajador Autónomo Económicamente Dependiente.

Esta figura aparece tras la regulación del 11 de julio de 2007 del Estatuto del Trabajo Autónomo, en la que se incluyó la regulación del Régimen profesional del trabajador económicamente dependiente.

Para poder ser un TRADE tienen que darse una serie de supuestos:

- Al menos el 75% de los ingresos provienen de un mismo pagador.

- No tener trabajadores por cuenta ajena a su cargo, ni tampoco subcontratar parte o toda la actividad a terceros.

- Disponer de material e infraestructura propios.

- Ser quien defina cómo organiza su actividad y su horario laboral.

- Cobrar una remuneración en función de resultados según lo pactado con el cliente.

- No disponer de local, oficina o despacho abierto al público, o ser socio de un tercero.

¿Cuál es la diferencia entre un TRADE y un falso autónomo?

Precisamente, todas estas condiciones son las que examina la Inspección de Trabajo para detectar casos de falsos autónomos. Muchos de estos trabajadores están ocultados por la empresa bajo la figura del TRADE.

Cualquier Trabajador Autónomo Económicamente Dependiente debe cumplir todos los requisitos anteriores para ser considerado como tal. De esta manera, todo aquel que figure como TRADE, pero no cumple estas condiciones, puede ser considerado como un falso autónomo.

Además, existen dos aspectos más a tener en cuenta, aquellos que examinan los tribunales para dictar una sentencia:

Dependencia

Hay que tener en cuenta que disponer de material propio, organizar su actividad y su horario laboral a su antojo, y establecer su propia retribución económica son aspectos fundamentales para ser un TRADE.

Cuando el empleador establece un salario, aporta sus propios medios de producción y fija una jornada laboral para el trabajador por cuenta propia se estaría dando el caso de un falso autónomo.

Ajenidad en los riesgos

Cuando una empresa contrata a un asalariado asume parte de las cuotas a la seguridad social, la contratación del trabajador o el coste del despido, entre otras cosas.

Por el contrario, cuando un profesional tiene que asumir estas responsabilidades de pago se consideraría un autónomo y, si no cumple con los requisitos para ser un TRADE, se consideraría como un falso autónomo.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin