Actualidad

"Hay una tormenta perfecta entre jefes y empleados": así ve el teletrabajo uno de sus mayores expertos tras dos años de pandemia

  • Los trabajadores en remoto son cada vez más productivos...
  • ... Pero la tensión entre directivos y empleados por el teletrabajo no ha dejado de ir a más

El teletrabajo ya se ha convertido tras casi dos años de pandemia en algo común en la vida de muchas empresas y trabajadores. La pregunta es: ¿qué quedará de todo ello cuando se supere la situación sanitaria definitivamente?

Lo que parece claro según los estudios más recientes es que uno de los grandes hándicaps del teletrabajo, la falta de productividad que podía tener un empleado al estar fuera de la oficina, ha ido a menos.

El mito de la falta de productividad cae

Según un informe de la WFH, centro vinculado a la Universidad de Standford, la productividad de los empleado en remoto ha mejorado convirtiéndolos en un 3% más productivos que cuando trabajaban en la oficina de media.

Para realizar este estudio los investigadores han realizado encuestas mensuales desde 2019, hasta un total de 5.000 de ellas cada mes.

"Hay una tormenta perfecta"

Nicholas Bloom, uno de los autores del estudio, cree sin embargo que la disonancia entre lo que quieren los empleados y las empresas ha ido a más debido al teletrabajo.

Los acuerdos de trabajo flexible se han convertido en algo innegociable tanto para los que buscan empleo como para los empleados, hasta el punto de que la gente valora esa flexibilidad tanto como un aumento de sueldo del 10%, según el mismo estudio. Pero no todas las empresas están en la misma línea que sus empleados en lo que respecta al trabajo remoto e híbrido.

Bloom, profesor de economía de la Universidad de Stanford, recoge en sus datos que alrededor del 50% de los encuestados que han trabajado desde casa durante la pandemia de coronavirus dijeron que preferirían un horario híbrido una vez que el virus esté controlado.

"Si te fijas en quiénes son los que toman las decisiones en las grandes empresas, suelen ser hombres mayores, no minoritarios, que no tienen niños pequeños en casa", explicaba Bloom en un hilo de Twitter.

Según su opinión, hay varios factores que impulsan la brecha entre las percepciones de los ejecutivos y los empleados sobre el trabajo en remoto.

También tiene dudas sobre el trabajo híbrido: "Va a haber grandes batallas sobre qué días se trabaja desde casa y quién lo decide", dice Bloom. "Esto ya ha sido un problema para las empresas que han vuelto al trabajo presencial: ¿cómo alineamos los horarios de todos?".

Bloom advierte que estos acuerdos podrían ser difíciles de coordinar y "malos para la productividad". "¿Cómo te aseguras de que no haya demasiada gente fuera a la vez, o qué pasa si un empleado quiere trabajar cada dos viernes a distancia en lugar de un mes?", dice.

Los empleados ya valoran más la flexibilidad que algunos aumentos de sueldo

En diciembre, el equipo de investigación WFH encuestó a más de 900 empleados que habían abandonado recientemente sus puestos de trabajo y descubrió que los acuerdos de trabajo inflexibles eran la razón número uno por la que la gente renunciaba, con cerca del 39% de los encuestados citando la "posibilidad de trabajar más desde casa" como su principal prioridad.

"Es una tormenta perfecta", acaba Bloom. "Tienes a los ejecutivos presionando para volver a la oficina, mientras los empleados quieren seguir trabajando desde casa".

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin