Actualidad

Así son los retrovisores con cámara trasera que se pueden instalar en cualquier coche por muy viejo que sea

  • Los asistentes de visión trasera serán obligatorios a partir de 2022
  • Solo para los coches modernos, estos sistemas adaptan a uno anticuado
  • La mayoría de los kits consiste en dos cámaras conectadas a una pantalla
Foto: Dreamstime.

A partir de 2022, la Dirección General de Tráfico (DGT), en acuerdo con el programa 'Visión Cero' de la Unión Europea, obligará a todos los nuevos vehículos a llevar cámara trasera. Un asistente en la conducción, más en concreto en el estacionamiento, que sin embargo se puede equipar en cualquier coche gracias a un sencillo sistema que se vende en tiendas especializadas así como en Amazon.

En los últimos años es normal ver los vehículos más nuevos como al dar marcha atrás activan bien un sensor de cercanía con obstáculos o bien una cámara donde se ve todo como si de un retrovisor más se tratase. Este último es un sistema ya obligado para todos los coches que saldrán del concesionario a partir de 2022, con el objetivo de seguir evitando atropellos y accidentes de peatones y ciclistas.

Y es que este sistema de seguridad está prácticamente diseñado para estos actores vulnerables, que en muchas ocasiones por ángulos muertos no son visibles para los conductores al estacionar o dar marcha atrás en una maniobra. Por ello, para las autoridades resulta clave y así lo vienen apreciando los gremios de conductores que lo avalan muy positivamente en su uso.

Con estos sistemas adaptables a cualquier vehículo, un coche antiguo sin tecnología adquiere rango de moderno

Un uso que hasta ahora solo estaba reservado a esos coches más modernos pero que, sin embargo, ya se están pudiendo ver en los más anticuados y que no contaban con esta tecnología. Así se puede apreciar en el gigante del e-commerce, Amazon, donde estos sistemas perfectamente acoplables en cualquier vehículo de cuatro ruedas han entrado en las categorías de más vendidos.

A través de un retrovisor inteligente o una cámara movible, este se coloca sobre el retrovisor interior que tiene todo coche, para dar una visión más amplia en la parte delantera. Por otro lado, una cámara trasera se acopla por fuera del vehículo, bajo el capó o en el tirador del maletero, que será quien haga la función de asistente de aparcamiento.

Con ambas conectadas, la última herramienta es una pantalla táctil que se coloca sobre el panel de control del vehículo (sin impedir visibilidad alguna) y transmite la visión de las cámaras. De esta forma, el conductor tiene en todo momento una vista completa de los ángulos muertos, así como los sistemas más desarrollados incluyen también GPS y cámara de visión nocturna.

Estos sistemas rondan los 100 euros aunque hay modelos más y menos caros

Una forma de hacer que el coche más antiguo se adapte a los tiempos más modernos, con el único fin de mejorar la seguridad en carretera. Además cumplen con todas las normativas y son perfectamente regulables, costando alrededor de unos 100 euros (hay sistemas más básicos y baratos, mientras que otros son más novedosos y caros).

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.