Actualidad

La covid-19 cambia el negocio de los productos electrónicos: guía para sacar el mayor rendimiento al consumidor

  • En 2020, las ventas de este tipo de productos crecieron un 18%
  • La franja de edad entre 35 y 44 años es la que más acude a este negocio
  • La mayor competencia da al usuario una amplia gama donde elegir
Foto: Dreamstime.
Madrid

Con cada vez mayor presencia en hogares, centros de trabajo u ocio, la venta de productos electrónicos ha crecido sobremanera desde el inicio de la pandemia. Más en los comercios online, que se han visto obligados a adaptarse a esta nueva situación donde el consumidor tiene muchas más opciones donde elegir. Por ello, desde Aplazame han elaborado una guía con consejos y recomendaciones para que los comercios saquen el mejor rendimiento posible a sus clientes.

La empresa digital de pago a plazos perteneciente al banco WiZink, Aplazame, ha visto cómo ante un crecimiento del 18% a lo largo de 2020 del sector de productos electrónicos, se hace más que vital adaptarse a una nueva realidad. Un negocio dónde cada vez hay más tiendas especializadas en este tipo de artículos, en 2020 movieron 419 billones de euros, y por ello existe una feroz competencia.

De esta forma, saber sacar el máximo rendimiento al consumidor se hace vital, más para las pymes que no tienen la fuerza detrás necesaria de las grandes compañías. Además, cabe destacar que la franja comprendida entre los 35 y 44 años es la que más recurre a este sector, revelándose como la de mayor fidelidad y que más acude a los portales de comercios electrónicos.

Con todo ello, uno de los primeros pasos a dar por estos negocios es el de adaptarse al consumidor. Muy centrado en la citada franja de 35 a 44 años, este consumidor es más crítico informándose y comparando artículos o precios. También prefiere el móvil como medio de pago y es muy sensible al ahorro, motivo que ha empujado la crisis ocasionada por la covid-19.

El servicio debe ser claro, sencillo y directo para captar al consumidor y motivarle a comprar

Por su parte, conviene centrarse más en este tipo de consumidor habitual, puesto que es recurrente de interesarse en compras, que en captar nuevos clientes. Para ello, es importante optar por un análisis profundo del perfil para ofrecer tanto opciones personalizadas como productos que completen los anteriormente adquiridos.

Además, en lo que se refiere al servicio pre-venta, luchar por el tráfico SEO es otro gran caballo de batalla a ganar por los comercios, más en las tiendas minoristas con un nicho moderado. Utilizar palabras clave para captar la atención o hacer uso de la Inteligencia Artificial para crear una compra más atractiva son los otros posibles caminos de cara a ganar clientes.

Ofrecer una financiación cómoda

Ya una vez con estos en el sistema de compra, está comprobado que los servicios rápidos donde no hay que pasar por muchas pantallas son los mejores de cara a captar un usuario. Lo mismo ocurre con los campos a rellenar en los diferentes formularios, pues cuanto más claros sean estos más fácil se completará la venta.

Una venta que debe también tener medios de financiación sencillos. Dado que los productos electrónicos son, por lo general, más caros, cada vez más gente recurre a los medios para diversificar pagos con el fin de que estas compras sean más cómodas para el bolsillo.

El servicio postventa es fundamental de cara a captar futuras compras de un mismo o nuevo consumidor

Ya por último, cuidar los aspectos postventa es vital si se quiere ganar la confianza del consumidor de cara a una futura compra. Para ello, es clave reforzar la atención al cliente (existen chatbots que dan asistencia 24/7), garantizar un servicio claro de devoluciones y conocer la satisfacción del consumidor para saber qué mejorar en el futuro.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.