Actualidad

Estas son las nuevas marcas que verás en la carretera: para qué sirven, dónde se están poniendo y multas

  • Llevan el apelativo de dientes de dragón y líneas de borde quebradas
  • Van siempre juntas y tienen el objetivo de mejorar la seguridad
  • Aún están en fase experimental, por lo que se deben aclarar ciertos puntos
Foto: @mitmagob.

Dientes de dragón y líneas de borde quebradas son el apelativo que la Dirección General de Tráfico (DGT) ha dado a las nuevas marcas viales que comenzarán a aparecer en las carreteras españolas. Unas señales que forman triángulos enfrentados entre sí y líneas convergentes, que ya se están probando con el fin de mejorar la seguridad en pasos urbanos.

El nuevo curso en la DGT, tras el paso de la campaña de verano, se ha iniciado con una importante novedad que, eso sí, no es definitiva. Aún en fase de pruebas, para ver cómo afecta a la circulación, el objetivo de la institución es dejar clara la utilidad de esta medida para irla ampliando por todo el territorio nacional.

Unas marcas viales que ya se están pintando en algunas zonas concretas y que, eso sí, van siempre juntas. Es decir, cuando aparezca una marca, a continuación le seguirá la otra (con un paso de cebra por medio) en un claro designio de avisar a los conductores para que reduzcan la velocidad.

¿Para qué sirven estas nuevas marcas?

Con ese propósito, el de advertir y frenar, estas nuevas marcas son un preludio de que se está llegando a una zona donde las condiciones de la carretera cambian respecto al anterior tramo. Por lo general en entornos urbanos, estas señales pueden indicar proximidad a un paso de peatones vulnerables, uno de obras o de condiciones adversas en el asfalto.

En primer lugar, los dientes de dragón se extienden con una separación de 1,5 metros entre uno y el siguiente y de 0,9 metros entre uno y el de enfrente. Sin un número determinado de ellos, colocados en el inicio de la travesía, "obligan al conductor a reducir notablemente la velocidad de circulación con respecto al tramo precedente, debiendo, a la vez, adaptar la conducción a las nuevas circunstancias del entorno de la carretera".

Por su parte, las líneas de borde quebradas se extienden tras un paso de cebra, que tiene más visibilidad, y a lo largo de unos 30 metros indican que el "conductor se aproxima a una sección particular, por lo que deberá reducir la velocidad".

Eso sí, sin reflejar con exactitud la velocidad a la que hay que reducir, por lo que son subjetivas, es por ello por lo que aún están en fase de pruebas con el fin de ver cómo influyen sobre el conductor. "Los tramos experimentales tienen como objetivo comprobar previamente a la incorporación a la nueva normativa la eficacia de las marcas y el grado de percepción y comprensión por parte de los usuarios", señala el Ministerio de Transportes.

¿Dónde se están poniendo? 

Por el momento con un acuerdo con la Junta de Castilla y León, el primer tramo experimental se ubica en la travesía de Nava de Roa (Burgos) en la N-122, entre los km 293,652 y 294,356.

Multas

Puesto que son experimentales, el Ministerio de Transportes y la DGT han dejado claro que de momento no habrá multas por incumplir estas señales. Será una vez se vea la percepción en los conductores y se haga una normativa exacta, cuando estas marcas puedan implicar sanciones para aquellos que no las respeten.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud