Actualidad

Nuevo efecto colateral del Brexit: Reino Unido se queda sin pollo y puede que sin pavo para Navidad

  • La patronal pide flexibilice las políticas de inmigración
  • Los sindicatos achacan la crisis a las terribles condiciones salariales
Foto: Dreamstime

La falta de suministros en Reino Unido continua y tiene una nueva victima: la industria del pollo. La grave escasez de mano de obra, consecuencia de la salida de los trabajadores de la UE del Reino Unido tras el Brexit, ha obligado a varias conocidas cadenas de restaurantes, como Nando's y KFC, a cerrar restaurantes o reducir su menú y puede que deje a más de un británico sin comer pavo estas Navidades. Ante esta situación, el Consejo Británico de las Aves de Corral (British Poultry Council, en inglés) ha pedido al Gobierno Británico que agilice los tramites para contratar mano de obra extranjera.

Siendo la industria del pollo la responsable de la mitad de toda la carne que se consume en Reino Unido, que uno de cada seis puestos de trabajo esté sin cubrir como consecuencia de Brexit parece una cuestión que atañe al Gobierno británico. Eso opina la patronal avícola y, por ello, ha escrito este mes una carta a la ministra del Interior, Priti Patel, pidiendo que el ejecutivo de Boris Johnson flexibilice las políticas de inmigración. Sin embargo, todavía no han recibido respuesta, según publica The Guardian.

Una crisis del empleo agravada además por el fuerte rebote de la economía tras la pandemia, la cual ha propiciado que los trabajadores hayan cambiado y muestren cierta preferencia por empleos más seguros. Así, los puestos vacantes están experimentando el crecimiento más rápido desde 1997, al tiempo que el número de personas disponibles para cubrirlas continúa cayendo.

Este efecto domino está provocando problemas en toda la cadena de producción del sector alimentario de Reino Unido, dejando a los supermercados sin productos lácteos Arla o a los restaurantes Nando's sin el ingrediente estrella de sus alitas de pollo peri-peri, lo que ha obligado a la cadena a cerrar esta semana 45 de sus 450 establecimientos en el país. Por su parte, su rival KFC no ha tenido más remedio que suprimir algunos productos de su menú. Por su parte, la oferta de pavo ha disminuido un 10%, pero podría reducirse hasta el doble en Navidad.

Terribles condiciones salariales

Sin embargo, Unite, el sindicado de trabajadores británico, no está de acuerdo con la patronal avícola. Según recoge el diario británico The Guardian, Bev Clarkson, su responsable nacional de alimentos, bebidas y agricultura, considera que el problema no es ni el Brexit ni el Covid-19, sino las "terribles condiciones salariales y laborales que hacen de esta industria uno de los peores lugares para trabajar en Reino Unido".

Ante estas declaraciones, Richard Griffins, director del Consejo Británico de las Aves de Corral, ha asegurado que la solución no es aumentar los salarios para atraer a los trabajadores domésticos, pues los trabajadores británicos no están interesados en trasladarse a otras partes del país.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud