15 Aniversario

Afrontamos 2022 con unos nuevos presupuestos para liderar grandes proyectos país

Madrid

Este año celebramos el XV aniversario del nacimiento de El Economista y si en 2006 sus fundadores tenían motivos para lanzar un diario económico, los acontecimientos que se han producido en los últimos 15 años han confirmado lo necesario que es contar con este diario, que ha sido protagonista de dos crisis económicas, la de 2008 y la de 2020, pero también de la recuperación, porque España es un gran país y sabe salir reforzado cuando trabajamos de forma colectiva y colaboración todos los actores públicos y privados.

La crisis financiera e inmobiliaria de 2008 dejo muchas heridas que todavía hoy están abiertas, especialmente el elevado nivel de paro estructural o los altos niveles de pobreza, especialmente infantil. Las recetas de aquella crisis a mi juicio fueron erróneas porque se impusieron medidas de austeridad y recortes que prolongaron una crisis que tenía carácter coyuntural. Recuerdo cómo en el tercer trimestre de 2013, gobernando el Partido Popular (PP) de Rajoy, la tasa de paro escaló hasta el 27,16%, el máximo histórico, superando los 6,2 millones de desempleados en la Encuesta de Población Activa (EPA). Detrás de este dato hay muchas familias y muchas empresas que no encontraron las respuestas a sus problemas.

La crisis económica y social de 2020 ha sido más dura por la pérdida de vidas humanas provocada por la pandemia de la COVID-19. Sin embargo, la extraordinaria red de seguridad que pusimos en marcha desde el Gobierno ha permitido proteger a millones de trabajadores y a miles de empresas. Medidas como los créditos ICO, los ERTE o las ayudas a los autónomos han amortiguado el impacto negativo de la pandemia sobre la actividad económica y el empleo. Hemos respondido de manera decidida a través de diferentes medidas en el ámbito económico, laboral y social mediante un plan de resistencia, primero, y un plan de reactivación después que nos ha permitido mantener una base sólida para iniciar en mejores condiciones la recuperación económica. Y la ciencia ha proporcionado en un tiempo record las vacunas que además de salvar vidas son también un elemento de confianza para la reactivación económica.

La Comisión Europea ha estado a la altura del desafío con medidas eficaces como la compra centralizada de vacunas, extendiendo el marco temporal de ayudas o la puesta en marcha del Certificado Digital UE-Covid. Y también el Gobierno ha respondido de manera decidida para no dejar a nadie atrás. Hoy el 95% de los trabajadores protegidos por ERTEs ya están trabajando y ya hemos alcanzado niveles de empleo y PIB previos a la pandemia, con una tasa de paro del 14,57%

Nuestra prioridad en estos momentos es consolidar a la recuperación económica y social y para ello vamos a contar con unos nuevos Presupuestos para 2022, unos presupuestos expansivos que darán estabilidad a la Legislatura. Estas cuentas no sólo nos dotarán de herramientas y recursos necesarios para poder generar confianza y seguridad a las empresas, sino que ponen las bases de la transformación y modernización de nuestro modelo productivo.

Para el ministerio que dirijo son unos presupuestos históricos, al superar los 8.200 millones de euros, lo que supone un 70% más que en 2021, y nos va a permitir afianzar la recuperación económica, mejorar la productividad, que es la mejor garantía de crecimiento a largo plazo, y avanzar y acelerar la transformación de nuestro modelo productivo.

En definitiva, el mayor presupuesto de la historia en materia industrial, comercial y turística con prioridades claras en materia de transición ecológica y digitalización, y ambición de liderazgo europeo y mundial.

En materia de la industria y de la pyme el presupuesto alcanza los 5.738 millones de euros. En los programas de impulso a la competitividad y sostenibilidad industrial, la línea de apoyo a Proyectos Estratégicos para la Transición Industrial (PERTE), se dota con 2.659 millones de euros. De ellos, se destinan 1.660 millones al PERTE del Vehículo Eléctrico y Conectado (VEC).

Los presupuestos de 2022 también incluyen 650 millones de euros para consolidar las líneas de financiación a través del Fondo de apoyo a la inversión industrial productivo y al menos 470 millones de euros para apoyar a la industria electrointensiva.

En cuanto al turismo, vamos a destinar 743 millones para la transformación del modelo turístico hacia la sostenibilidad. Entre las acciones previstas de apoyo al comercio destacan los programas de mercados sostenibles para modernización de áreas comerciales, revitalización de zonas rurales a través del comercio o fortalecimiento de la actividad comercial en zonas de gran afluencia turística, dotados con 104 millones. También quisiera destacar la partida de 250 millones para apoyar la financiación para la internacionalización de las empresas españolas.

El objetivo del Gobierno es lograr una recuperación justa y una transformación del modelo productivo de nuestro país que avance hacia la sostenibilidad, la digitalización y la cohesión social y territorial. Porque si antes de la pandemia era necesario abordar las grandes transformaciones que necesita el país, hoy es imprescindible.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin