Vivienda

La vivienda usada golea a la nueva y se lleva el 90% del mercado

  • La falta de suelo y producto a estrenar imposibilita el cierre de operaciones
Foto: iStock.

La compra de una vivienda puede ser la mayor inversión que hacemos en la vida y es una decisión para meditar. El sueño de muchos es poder estrenar una vivienda, sin embargo, no todos pueden y optan por una usada. En 2017 se vendieron 44.915 viviendas nuevas frente a 464.932 usadas. Es decir, menos de una de cada 10 transacciones se realiza sobre vivienda de obra nueva. Y en el primer semestre de 2018 se ha seguido la misma tónica. Solo 22.597 operaciones de obra nueva por 260.870 de segunda mano. Por tanto, hoy la vivienda usada ha tomado la delantera entre los compradores y solo un 10% de las compras es de pisos de obra nueva y el 90% restante, de segunda mano.

"El sector tiene que borrar las diferencias entre vivienda nueva y usada. Son productos diferentes, pero son caras de la misma moneda. El promotor de obra nueva debe pensar en conseguir que la vivienda usada otra vez sea nueva y podamos vender casas casi nuevas o de kilómetro cero. Porque la vivienda es finita y en algún momento se acabará, y debemos rehabilitar el parque que tenemos y pensar en cómo esa vivienda usada sea otra vez casi nueva y cerrar el círculo", explica Lucas Galán, director de producto e innovación en Neinor Homes, que cree que "hay que hacer de lo viejo algo nuevo".

De la misma opinión es Pedro Soria, director comercial de Tinsa, que afirma que no hay disyuntiva entre obra nueva y usada, porque desde el momento que entregas una vivienda nueva ya es usada. "Creo que lo importante es solventar ese famoso efecto de estreno y sopesar el efecto sorpresa que te puedes encontrar en el mercado de segunda mano. Pero al final lo importante es mirar las claves que te van a hacer tomar la decisión de compra, que son: precio, localización, superficie y distribución, equipamientos y materiales, sostenibilidad y eficiencia energética".

Las cinco grandes ventajas que te da una vivienda nueva frente a una de segunda mano, según Raúl Guerrero Juanes, director Inmobiliario de Gestilar, son: personalización, eficiencia energética, calidades y diseño, ubicación y zonas comunes. "Estrenar una casa es una opción sumamente atractiva y una de las ventajas es la personalización de las viviendas o la elección de la tipología, donde la opción de obra nueva adquiere aún más fuerza. En Gestilar entendemos que cada familia tiene unas necesidades concretas; por ello, diseñamos un producto casi a medida. Los nuevos proyectos inmobiliarios evolucionan hacia edificios cada vez más inteligentes. Esto se consigue principalmente aprovechando mejor los recursos naturales, disminuyendo el consumo energético y reduciendo las emisiones de CO2. Por ello, todas nuestras promociones cuentan con la máxima Calificación Energética, lo cual se traduce en un gran ahorro económico en energía".

María Martínez, directora de Brand Marketing de Aedas Homes, también se muestra partidaria de la adquisición de obra nueva. "Comprar hoy una vivienda de obra nueva nada tiene que ver con lo que se hacía hace unos años en cuanto a calidad y diseño. Ahora tenemos proyectos con arquitectura de primer nivel, con más prestaciones de servicios en zonas comunes, mejor eficiencia energética, etc. Por eso tenemos que trabajar en intentar ampliar esa cuota de mercado del 10% que supone la compra de viviendas de obra nueva frente al 90% de vivienda usada, ya que es un porcentaje poco significativo aún".

"Nada que ver una vivienda de obra nueva con una usada, son dos productos diferentes"

En cuanto al principal atractivo que tiene la compra de segunda mano, según José Luis Marcos, presidente de la consultora inmobiliaria Proel, es la inmediatez y la localización. "Yo pienso que no tiene nada que ver una vivienda de obra nueva con una usada, son dos productos diferentes por ergonomía, diseño, calidad, sostenibilidad, etc., pero la gran ventaja que tiene la vivienda usada es la inmediatez, no tienes que esperar tres años a que te la den como pasa en vivienda nueva, entre el tiempo de construcción y la tardanza de licencias, y otra ventaja es la localización, porque si hoy quieres vivir en la almendra central de ciudades como Madrid, Barcelona, Bilbao, Sevilla... en una vivienda de obra nueva no puedes, no hay producto".

Los 2000 no volverán

¿Cómo se podría equilibrar esta balanza entre vivienda nueva y usada? David Botín, director general de Áura Homes, apunta que hay dos factores importantes. "El primero es la demografía, que en España lleva unos años siendo negativa, nacen menos personas de las que mueren y cada vez que alguien muere deja una vivienda y media en el mercado. Por lo que vamos a tener necesariamente una oferta de segunda mano que se va a ir incrementando. En segundo lugar, está el tema de la obra nueva. Durante estos años no se ha generado suelo y en sitios como Madrid y Barcelona está todo parado, por lo que no se puede construir obra nueva y de esta forma va a ser muy difícil que la vivienda de obra nueva gane tamaño frente a la usada".

Según Soria no se va a recuperar jamás ese equilibrio. "Cuando en España se vendían 900.000 viviendas, la mitad de ellas eran de obra nueva y la otra mitad, de vivienda usada, pero eso ya no lo vamos a volver a vivir. La parte de segunda mano ya se ha recuperado y el mercado que tenemos en España es ese, y seguirá en el entorno de las 400.000 viviendas".

comentariosforum5WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

forum Comentarios 5

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

navegante prohibido arruinar el paí­s via impuestos
A Favor
En Contra

Sin duda alguna se valora mucho y bien que remozar una vivienda usada es más económica que una nueva, y la usada en muchas ocasiones te acerca al centro del núcleo de cualquier población.

Esa es mi humilde opinión que no tiene que ser para seguir ninguna pauta pero yo así lo veo.

Puntuación 13
#1
JANO
A Favor
En Contra

Una vivienda de obra nueva en un buen barrio en Madrid ?

NI TOCANDOTE EL EUROMILLONES LA COMPRAS

ESO YA ES SOLO TERRITORIO PARA EXTRANJEROS

Y MENOS MAL PORQUE AL MENOS ALGUIEN PUEDE COMPRARLAS

Puntuación 11
#2
jm
A Favor
En Contra

A ver lo que tardan los políticos de turno en comenzar a poner impuestos e impedimentos a las viviendas de segunda mano.. Es obvio que si no se vende vivienda nueva los grandes constructores no ganan dinero y no contribuyen con los partidos políticos y otros chiringuitos varios. Tiempo al tiempo y no será dentro de mucho.

Puntuación 10
#3
Usuario validado en elEconomista.es
nicomedesdesanblas
A Favor
En Contra

No es de extrañar, si tienes que pagar un 10 por ciento de iva en obra nueva y un 6 de transmisiones por usada.

Con esos 12000 euros mas o menos te pagas la mitad de la reforma.

Los valdebobos les vendieron algo a precio de oro que no termina de tener servicios ni nada.

Puntuación 8
#4
O no ?
A Favor
En Contra

La mayor parte de la vivienda nueva es de pladur. Donde se ponga una de vieja construcción para remozar eventualmente.....

Puntuación 7
#5