Vivienda

La incontrolable subida de los alquileres en Holanda obliga a los inquilinos a comprar

Imagen: Dreamstime.

Las principales ciudades holandesas, como Ámsterdam, Rotterdam y La Haya, no logran hacer frente a la incontrolable subida de los precios del alquiler, agravada por la escasez de apartamentos, lo que están provocando la exclusión social de los grupos de bajos ingresos hacia la periferia.

"Los precios de alquiler están en unos niveles desorbitados y conviene más optar por la compra. El problema es que hay mucha demanda y mucha menos oferta de buena calidad. Para un presupuesto de 200.000 euros, el cliente puede tardar un año en encontrar una vivienda. Es un proceso frustrante", reconoce a Efe Jeannet Kleine Staarman, agente inmobiliaria en La Haya.

A día de hoy, los precios de los alquileres en el sector libre en los Países Bajos aumentaron un 6,5% en comparación con el segundo trimestre de 2017, lo que supone de media que el metro cuadrado en alquiler está en unos 15,83 euros.

En las grandes ciudades, como en Ámsterdam, las rentas subieron en el último año hasta los 22,79 euros por metro cuadrado, mientras que en Rotterdam, la ciudad de moda en Holanda, el precio del alquiler aumentó un 15% en comparación con el año pasado.

En otras palabras, una casa de 50 metros cuadrados en el centro de La Haya ronda los 1.500 euros al mes, sin incluir los gastos de la electricidad, agua e internet, mientras que en Ámsterdam, el mismo espacio supera los 2.000 euros mensuales, según pudo comprobar Efe en los principales portales inmobiliarios de Holanda, Funda y Pararius.

Sin embargo, alquilar una casa de las mismas dimensiones y condiciones en Schilderswijk, el barrio multicultural de La Haya, o en un radio de 7 kilómetros desde el centro, se reduce a unos 600 euros.

¿Obligados a comprar?

Obligados por los precios desorbitados del alquiler y la escasez de opciones, muchos recurren a la compra de una casa en un proceso que puede llevar meses de búsqueda y de pujas de hasta el 20% por encima del precio de mercado de la vivienda.

Según datos publicados la semana pasada por la Asociación Holandesa de Agentes Inmobiliarios (NVM), el precio promedio de venta de una casa en los Países Bajos durante el segundo trimestre de 2018 es de 288.000 euros y se espera que los precios de la vivienda aumenten un 10% a finales de año.

Un problema importante, añade Kleine Staarman, es que muchos inversores aprovechan la situación y "compran casas antiguas que necesitan una renovación total, las arreglan y las venden" con una ganancia sustancial, lo que eleva aún más los precios de la vivienda.

En la zona de Bezuidenhout, a diez minutos del centro de La Haya, un propietario ha puesto a la venta el pasado lunes su casa de 65 metros cuadrados, renovada en 2008, por 235.000 euros, y dos días después recibió más de 30 ofertas de miles de euros por encima de lo que pedía, incluida la oferta del "ganador" que se quedó con la vivienda por 263.500 euros.

"Cada vez es más difícil para los más jóvenes comprar una casa, la oferta se está reduciendo y los precios de las viviendas ocupadas por sus propietarios están aumentando. Están entre la espada y la pared, dependientes del mercado de alquiler y aceptando los precios que se imponen", dijo Jasper de Groot, director de Pararius.

La capital holandesa registró el mayor récord de aumento de precios de las viviendas debido a la gran demanda y la escasa oferta disponible, una competición en el mercado inmobiliario que permitió esta semana pedir 200.000 euros por el estudio de un total de 17 metros cuadrados situado en el número 1079 de la céntrica calle Prinsengracht.

El Gobierno holandés anunció a principios de año que promoverá la construcción de al menos 500.000 viviendas nuevas para 2025 para hacer frente a la situación, pero esta cifra supone 200.000 viviendas menos para los cálculos realizados por la NMV.

Esta situación alarmante ha llevado el lunes a Ámsterdam a sumarse a la declaración global ante la ONU promovida por la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, que considera que la "vivienda debe ante todo considerarse un derecho, no una mercancía" para que las ciudades sobrevivan y que exige a los gobiernos nacionales que intervengan.

"Exigimos más poder legal y fiscal para regular el mercado inmobiliario con el fin de luchar contra la especulación y garantizar la función social de la ciudad", escribieron en una carta los municipios de Ámsterdam, Barcelona, Londres, París, Berlín, Nueva York, Montreal y Montevideo.

comentarios4WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

Comentarios 4

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

Propaganda ladrillera
A Favor
En Contra

la mafia del ladrillo ataca de nuevo, "hay que inducirlos a que compren".

Si cuando trabajan no ganan ni 1000 euros/mes y con contratos temporales, y quereis que compren.

Puntuación 5
#1
Ciudadano
A Favor
En Contra

Los comunistas al ataque de la propiedad privada.

Puntuación 2
#2
Critico
A Favor
En Contra

El problema no es otro que todos queremos vivir en el centro de las grandes capitales, y esto no es viable, y de alguna forma se debe excluir, bien sea mediante alquileres altos, por sorteos, o por cualquier medio, pero todos no cabemos en el centro.

Puntuación 8
#3
Jaime
A Favor
En Contra

Que se puede esperar de la Sra. Colau, EX-OKUPA, ¿Que ideas puede aportar para este problema? previsiblemente una, que se OKUPE, osea el fin de la propiedad privada, y la ley de la selva, quien llega primero y es el mas fuerte se queda la casa.

Puntuación 3
#4