Vivienda

La nuda propiedad gana enteros ante la crisis: qué es, ventajas, inconvenientes y ahorro en la vivienda

  • El principal factor es que pese a la venta, el vendedor mantiene el usufructo
  • De esta forma, podrá disfrutar de su casa hasta el momento del fallecimiento
  • Para el comprador surge la oportunidad de comprar una casa a un bajo coste
Foto: Dreamstime.
Madrid

La crisis desarrollada por la pandemia de la covid-19 y la precaria situación de las pensiones ha provocado que muchos jubilados busquen soluciones para recibir ingresos rápidos. Es ahí donde ha emergido la nuda propiedad o lo que es lo mismo, vender una vivienda pero seguir disfrutando de ella hasta el fallecimiento.

Con un crecimiento en los últimos cuatro años del 52% anual, la nuda propiedad se ha convertido en uno de los fenómenos más llamativos para buscar ingresos sencillos entre los jubilados. La venta de la casa habitual pero manteniendo el usufructo, aunque eso sí a un precio menor del fijado por el mercado por lo que puede suponer un buen trato tanto para la parte vendedora como para el comprador.

¿Qué supone para el vendedor?

Con la nuda propiedad, el vendedor encuentra una forma sencilla de ingresos ante dificultades económicas. Pierde su propiedad aunque, eso sí, seguirá disfrutando de ella hasta su muerte pasando de esta forma a ser el usufructuario. 

Ventajas para el vendedor

Como se viene indicando, es una de las formas más simples de conseguir dinero rápido pues, ante notario, se puede dejar escrito que el pago se haga de una sola vez. Además, da el total derecho a este a seguir viviendo o disfrutando de su hogar hasta el fallecimiento por lo que en ningún momento estará amenazado de perder el usufructo.

Inconvenientes para el vendedor

Pero en su venta rápida radica la gran pérdida para el vendedor, que no es otra que el menor precio de salida al mercado. Dependerá, eso sí, de la edad y la salud del vendedor de cuánto será la rebaja. Además, los herederos verán cómo se reduce su patrimonio y una vez fallezca el vendedor, no tendrán derecho a reclamar nada de la vivienda.

Por otra parte, el vendedor tendrá que hacerse cargo de los gastos de agua, luz, gas... así como de la plusvalía municipal, el impuesto que grava el aumento de valor y la transmisión de bienes. En caso de no ser vivienda habitual, tendrá que tributar en el IRPF pero si sí lo fuese, lo más común, al ser mayor de 65 años no lo haría.

Ventajas para el comprador

Como se viene comentando con el vendedor, en el caso del comprador la gran ventaja está en la obtención de un inmueble a un precio mucho más bajo del que fija el mercado. Con un ahorro de entre el 50% y el 80%, el valor medio de la nuda propiedad está en los 150.000 euros en las grandes ciudades como Madrid o Barcelona.

En resumidas cuentas, se hace con una vivienda que en condiciones normales no podría obtener y ve como durante los años sucesivos se mantiene o, incluso, crece su valor de mercado.

Inconvenientes para el comprador

Pero no es oro todo lo que reluce y claramente la oportunidad de un precio bajo supone la desventaja de que no se puede disfrutar de la casa hasta la muerte del usufructuario. Así, podrían pasar hasta (por ejemplo) 30 años, en caso de que se firme cuando el vendedor tiene 65 y fallezca con 95 no habiendo disfrutado de la vivienda durante todo este tiempo.

Además, tendrá que hacer frente a los gastos de comunidad y derramas, mientras que el IBI podrá negociarlo con el vendedor quién se hacer cargo de ello (lo normal es el usufructuario). 

Ya hay una inmobiliaria especializada en la nuda propiedad

Con el aumento del interés en este tipo de venta de inmuebles, tal y como destaca Idealista, ya ha surgido la primera franquicia inmobiliario especializada en la nuda propiedad. Molet Mayores forma y asesora a jubilados sobre este tipo de operaciones, con más fijación sobre las grandes ciudades.

Sin embargo, el objetivo de la inmobiliaria es expandirse hasta entornos rurales puesto que se desconoce el sistema y podría ofrecer a los mayores una "oportunidad rápida de generar nuevos ingresos como complemento a sus pensiones".

comentariosforum8WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

forum Comentarios 8

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

Usuario validado en elEconomista.es
Joshi
A Favor
En Contra

Teniendo en cuenta cómo están las leyes en este momento, comprar una cosa que no puedes utilizar es arriesgarse a que acabe ocupada por los hijos del usufructuario y que no los puedas echar cuando éste muera.

Puntuación 70
#1
Usuario validado en elEconomista.es
Diabolo
A Favor
En Contra

Y el comprador, cuando fallezca el usufructuario... tendrá que pasar otra vez por Hacienda para pagar por el valor en que se valoró el usufructo en su día, y otra vez plusvalía...

Es decir, pagar para no disfrutar nada, solo gastos...

Ya me dirán donde está la ventaja. Mientras tanto el usufructuario a disfrutar del inmueble, menos gastos... un chollo, claro.

Imagínense que te alquilan un apartamento en la playa por cero euros hasta que te mueras, con mínimos gastos ... y el nudo propietario a pagar los gastos mientras...

Pues eso

Puntuación 34
#2
A Favor
En Contra

Cómo hacer más pobre al propietario

Puntuación 20
#3
Nudo al cuello.
A Favor
En Contra

Eso suponiendo que no se muera antes el comprador que el vendedor...

Puntuación 40
#4
Jose
A Favor
En Contra

Hola

Puntuación 9
#5
Francisco
A Favor
En Contra

Inconveniente 2. El vendedor no podrá dormir tranquilo pensando que el comprador esta deseando mas que nadie su muerte.

Puntuación 36
#6
V for Vendetta
A Favor
En Contra

O como aduce Francisco: el comprador tiene interés en tu pronto fallecimiento.



Hay cosas que se peden organizar en, por ejemplo, Colombia.

Puntuación 14
#7
Sebas
A Favor
En Contra

Hombre, si se consiguen pisos en Salamanca por 50.000 euros puede ser negocio. Pero pagar un 80% por un piso en que tienes que hacerte cargo de las derramas hasta que fallezca el propietario, pues va a ser que no..

Puntuación 29
#8