Vivienda - Inmobiliario

Country Garden entra en default: el gigante inmobiliario chino se derrumba y agrava la crisis de la vivienda

Logo de Country Garden. Foto de Alamy

El gigante inmobiliario chino Country Garden Holdings ha impagado los intereses de un bono en dólares por primera vez en la historia. Este impago es el fiel reflejo de las dificultades de un sector que lleva varios trimestres consecutivos en caída. Los promotores inmobiliarios están teniendo serios problemas para cumplir con sus acreedores en medio de una crisis mucho más amplia en China, pero que tiene la deuda inmobiliaria en el epicentro, sacudiendo así los pilares de la segunda economía más grande del mundo.

El hecho de que Country Garden no pagara los intereses del pagaré dentro del período de gracia que finalizó la semana pasada "constituye un evento de incumplimiento", según un aviso a los tenedores del pagaré, según Citicorp International, y recogido por la agencia financiera Bloomberg. De este modo, Country Garden podría seguir los pasos de su competidor Evergrande, la segunda promotora más importante de China, que declaró este verano pasado su bancarrota.

El constructor, uno de los promotores más endeudados del mundo, no pagó 15,4 millones de dólares en intereses de bonos al final de un período de gracia de 30 días después de incumplir la fecha límite inicial del 17 de septiembre. Un incumplimiento parecía casi oficial después de que Country Garden revelara Bloomberg News la semana pasada que no esperaba poder cumplir a tiempo con todas las obligaciones de pago en el extranjero. Es probable que la compañía ahora se encamine a lo que sería una de las reestructuraciones más grandes jamás realizadas en el país.

La construcción supone el 20% del PIB

Dirigida por una de las mujeres más ricas de China, Yang Huiyan, el gran tamaño de la constructora la ha hecho importante para la economía del país, donde el mercado inmobiliario junto con las industrias relacionadas representa alrededor del 20% del producto interior bruto (PIB). El incumplimiento se produce justo cuando el presidente chino, Xi Jinping, intensifica su apoyo a la economía, emitiendo más deuda soberana, elevando el ratio de déficit presupuestario e incluso realizando una visita sin precedentes al banco central.

Aunque el último dato de PIB chino ha sido mejor de lo esperado, la desaceleración de la segunda economía del mundo sigue en marcha. Algunos de los sectores más importantes de la economía se encuentran en una situación compleja (los entes locales o provinciales) o límite (como el inmobiliario).

China está intentando estimular su economía, que la rueda vuelva a funcionar y el dinero circule para evitar que la economía siga perdiendo velocidad. Lo cierto es que, por ahora, los agentes chinos (empresas y familias) no parecen dispuestos a consumir e invertir, lo que está esterilizando los intentos de política fiscal y monetaria expansiva de Pekín.

Esta firma ha sido la constructora más grande del país por ventas durante varios años antes de caer al séptimo lugar en lo que va de 2023. A pesar de esa caída, recientemente tenía más de 3.000 proyectos de viviendas en ciudades medianas y pequeñas y alrededor de 70.000 empleados. Por esa razón, las turbulencias podrían tener un impacto peor que la caída de algunos de sus competidores como Evergrande Group, dado que Country Garden tiene muchos más proyectos.

Las autoridades chinas han estado tratando de reactivar el mercado inmobiliario después de que los promotores sufrieran impagos récord mientras la crisis de deuda de los constructores se acerca a su cuarto año. Los problemas para el mercado inmobiliario comenzaron en 2020 cuando las autoridades trazaron "tres líneas rojas". Esas reglas establecían puntos de referencia de apalancamiento que los constructores debían cumplir si querían pedir prestado más dinero.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud