Vivienda - Inmobiliario

La vivienda aguanta el pulso al enfriamiento del sector y acumula nueve años de subidas en el precio

  • Lleva 37 trimestres al alza tras encarecerse un 3,6% de abril a junio
  • La vivienda nueva anota una subida del 7,7% y apunta a un alza imparable
  • El sector inmobiliario ya asume que los precios no retrocederán este año

El precio de la vivienda libre alargó entre abril y junio la racha al alza que acumula desde hace nueve años tras subir un 3,6%, una décima más que en el arranque de año con la que acumula 37 trimestre de ascensos y confirma la fortaleza del sector frente a la coyuntura económica actual.

Es en la variación trimestral donde mejor se aprecia el aguante de la vivienda en pleno enfriamiento del sector de la compraventa. De abril a junio, según el Índice de Precios de Vivienda (IPV) publicado este jueves por el Instituto Nacional de Estadística (INE), los precios se encarecieron un 2,1%, el mayor repunte desde el primer trimestre de 2022, muy por encima de 0,6% que rebotaron en el trimestre previo.

Los precios de la obra nueva del 7,7%, 1,7 puntos más que el trimestre pasado que dejan atrás la senda de caídas que inició en el tercer trimestre de 2022 y son los principales responsables del camino hacia cotas de la burbuja que están a punto de cosecharse. La vivienda de segunda mano, por su parte, repuntó un 2,9%, una décima frente al trimestre anterior.

El sector ya asume que los precios no bajarán

Los datos de Estadística confirman la convergencia de dos circunstancias opuestas: si bien los precios siguen presionando al alza, se trata de la segunda menor subida interanual en dos años en un momento de cambio de tendencia principalmente en la compraventa por la subida de tipos de interés acometida para controlar la inflación.

El encarecimiento de las hipotecas expulsa del mercado a potenciales compradores con capacidad financiera baja, sin embargo, el dato confirma que la demanda entre quienes sí tienen solvencia para hacer frente a las condiciones de los bancos sigue estando muy por encima a la actual oferta de vivienda.

Patricia Rodríguez-Lázaro, especialista en inversión inmobiliaria y Head of Investment de Clikalia, aleja el escenario de una caída en los precios si se mantiene ese desajuste entre oferta y demanda: "Pese a la idea que se ha extendido en una parte del mercado, los precios no solo no van a bajar, sino que van a seguir esta tendencia alcista en lo que queda de año".

La ralentización en la compraventa anotada en los últimos meses es reflejo de la salida del mercado de las familias con los bolsillos más apretados. En datos de Fotocasa, el total de compradores que renuncian a adquirir una vivienda en propiedad roza el 28%, pero el resto de demanda se mantiene fuerte.

Que los precios se enfríen no depende de lo anterior. Según el análisis de María Matos, directora de Estudios de Fotocasa, "existe una demanda latente que continúa manteniendo el precio al alza, y que hace que los propietarios todavía se resistan a bajar precios. Probablemente una parte importante de este interés que permanece sea porque hay muchos ciudadanos esperando a que se produzca una gran bajada de precios, una situación que es difícil que se produzca".

Lo máximo que espera el sector son "fluctuaciones puntuales" en el precio de la vivienda usada. El "auge sin precedentes" que está marcando la vivienda nueva, indica Matos, impedirá cualquier corrección a la baja de su precio si la demanda continúa tan fuerte. En los próximos meses veremos cómo sigue incrementado el precio "no solo por la inflación desbocada, que afecta al coste de los materiales, a la producción y logística, que ha ocasionado la ralentización y paralización de algunas promociones, sino por los escasos niveles productivos de la obra nueva".

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud