Vivienda - Inmobiliario

Vacaciones en villas de millonarios a precio de apartamentos, posible gracias a la copropiedad

  • Dalima gestiona la compra de segundas residencias en zonas turísticas con hasta ocho copropietarios
  • La compañía se encarga de organizar desde la cesta de la compra a contratar chefs privados, actividades náuticas, entre otras
Madrid

Las familias que optaban por comprar una segunda residencia en una zona vacacional pueden acceder ahora a viviendas de un valor mucho más alto por una fracción de su precio, gracias al modelo de copropiedad que gestiona Dalima, una compañía creada en 2022 y con capital 100% español.

La compañía selecciona casas de lujo en los principales destinos vacacionales de España para que sus miembros puedan disfrutarlas bajo el modelo de copropiedad. Cada casa se divide en 8 participaciones y cada una de ellas da derecho a disfrutar de la casa durante 45 días al año, pudiendo adquirir hasta un máximo de 4 participaciones que darían derecho a seis meses al año.

El equipo de Dalima se encarga directamente del trabajo previo de la compraventa, que incluye desde presentar la documentación legal hasta obtener financiación para los copropietarios o coordinar la reforma, en caso de que la necesitara, y constituir una Sociedad Limitada que regula el uso de la vivienda y la relación entre los copropietarios y Dalima.

Una vez comprada la propiedad, Dalima gestiona todos los aspectos de la vivienda: limpieza, mantenimiento, reparaciones, gestiones administrativas e impuestos, proveyendo, además, de un servicio de soporte a cada propietario disponible las 24 horas del día, todos los días del año.

La tecnología propia de Dalima permite un reparto equitativo del calendario, que se divide en temporada alta, media y baja. A través de la app, cada copropietario puede reservar fácilmente su estancia con una antelación mínima de 48 horas y máxima de 2 años, así como servicios y experiencias que van desde organizar la compra antes de la llegada a contar con chef privado, masajista, servicio de cuidado de niños o el alquiler de un barco.

Puede adquirirse una fracción de una vivienda Dalima desde 80.000€, de los cuales el 50% está ya financiado por Dalima, por lo que el desembolso inicial es de tan solo 40.000€. En definitiva, se trata de una compra inteligente que permite ser propietario de una vivienda exclusiva mientras se disfruta de la experiencia de un hotel de lujo, y todo ello a un precio asequible para la mayoría de compradores.

Las características que diferencian el servicio de esta compañía frente a sus competidores son varias. En primer lugar, se trata de un producto al alcance de cualquier familia de clase media que esté valorando la compra de una segunda residencia. Otro aspecto clave de Dalima es su servicio personalizado, pues cada copropietario cuenta con un concierge personal que conoce sus gustos, aficiones y particularidades, atiende sus peticiones y le propone ideas para disfrutar al máximo de su estancia en su segunda residencia. El home manager es el encargado de tener la casa lista para recibir a los copropietarios: desde la vivienda ventilada y a la temperatura ideal hasta la nevera llena (teniendo en cuenta cuestiones como alergias o intolerancias). Cada vivienda Dalima incluye el servicio diario de limpieza y desayuno. Y entre las principales diferencias con respecto a otros competidores es que las estancias que finalmente no se vayan a disfrutar se pueden alquilar a terceros, pudiendo utilizar dicho importe para reservar servicios y experiencias durante las siguientes estancias.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.