Video Extendido

Castor Fantoba, el español que 'conquista' el cielo a golpe de acrobacias

  • "Este deporte es realizar maniobras perfectas en el tiempo y en el espacio"
  • "Tenemos que dar con una fórmula para que el espectador entienda esta disciplina"
  • "En la crisis los pilotos no podían dedicar dinero a la competición, y perdimos muchos"
Madrid

Cástor Fantoba (Sangüesa, 1966) es Ingeniero Técnico Aeronáutico por la Universidad Politécnica de Madrid. Tras trabajar varios años en mantenimiento de Aeronaves, su vocación aeronáutica y "una apuesta con un amigo" le llevaron a formarse como piloto privado, hasta llegar a comandante de línea aérea, calificado en Boeing 737, 757 y 767. Además, Fantoba es piloto agroforestal y de vuelo acrobático. Éste último, un deporte que le ha dotado con un total de 45 medallas, entre las que destacan su actual tercer puesto en el Mundo de Freestyle, Campeón de Europa en 2014 y 9 veces Campeón de España.

El piloto, que ya está preparándose para disputar el Mundial de Vuelo Acobrático que se celebrará en dos meses en Francia, se alza como un referente español de este deporte, y nos cuenta, en una entrevista con este medio, cómo es trazar los cielos con una máquina y lo que queda por hacer para que el vuelo acrobático adquiera la notoriedad que merece.

Castor Fantoba, piloto.

Para todos los que lo desconocen, ¿qué es exactamente el vuelo acrobático?

Es realizar maniobras perfectas cuando tú quieres hacerlas. Perfectas en el tiempo y en el espacio, llegando un momento que las puedes hacer incluso sin haberlas entrenado. Tú puedes imaginarte todo eso que tienes que volar mentalmente, sin haberlo ensayado físicamente, y vas, lo vuelas, y lo vuelas perfecto. Ese es el deporte del vuelo acrobático.

¿Cómo fue la primera vez que lo practicaste?

Todo un descubrimiento. Al principio no nos dejaban hacer todo, eran maniobras sencillas, pero aún así fue fantástico. Todo una experiencia y un descubrimiento, y desde entonces tuve claro que ese era el camino.

¿Cómo es el día a día de un profesional de este deporte?

Desgraciadamente, hoy en España no se puede vivir de este deporte. Digamos que económicamente no soy profesional, pero mentalmente sí que lo considero. El tiempo libre que me deja la actividad que me da de comer, que es ser piloto en una línea de cargas, lo destino a entrenamientos y competición.

¿Los aviones corren de vuestra cuenta?

Sí, es un deporte privado. Tenemos cierto apoyo por parte de la federación, pero no va más allá de cubrir las inscripciones, es una cantidad que no llegaría al 0'5% de lo que cuesta el deporte. La federación hace lo que puede, pero es una federación pobre, y nosotros también hacemos lo que podemos. Lo que realmente nos ayuda son nuestros espónsor, que son los que realmente financian las competiciones. Esto es como moto GP, por ejemplo, quien lo mueve son los espónsor.

Avión de vuelo acrobático de Castor Fantoba.

¿Esta creciendo la popularidad de este deporte?

Ha ido a mejor teniendo en cuenta que venimos de una crisis donde se perdió lo que se había ganado en muchos años. En la crisis los pilotos no podían dedicar dinero a la competición, por lo cual perdimos muchísimos pilotos activos. Desde hace 4 años aquí, se empieza a notar cierta mejoría, y yo creo que hemos vueltos a los niveles próximos a antes de la crisis. Podríamos decir que estamos a un 80% de cómo estábamos.

¿En países como EEUU se puede vivir de esto?

Sí, pero tenemos que distinguir entre los pilotos de competición y los de exhibición. Los de competición son todos de exhibición, pero los de exhibición no son todos de competición. Si eres piloto de "show" en EEUU, puedes vivir de ello. No todos, pero hay un grupo que sí. En Europa no hay esta posibilidad. Aquí hay personas como nosotros, que tenemos una esponsorización de 300 marcas que nos aligera bastante la carga de entrenamientos, pero para nada llega a los niveles de los pilotos de exhibición americano. También hay que tener en cuenta que en EEUU hay un circuito de exhibición por todo el país, que es más grande que toda Europa, que permite que siempre estén en activo. En Europa, para empezar, en cada país hay una legislación diferente, y los costes, al haber estos cambios de normativa, hacen muy difícil poder moverte de una país a otro.

Además de una mayor difusión en los medios de comunicación, ¿qué otras medidas podrían adoptarse para que este deporte adquiera más notoriedad en España?

Creo que tenemos que mirar a otros deportes de motor que tienen mucha fuerza. El problema es sobre todo interno, porque no acabamos de dar una fórmula que lo haga fácil de entender al espectador. Es un deporte muy complejo, tiene muchas similitudes con el patinaje artístico. Es un deporte con muchos jueces, muy técnico... explicar al espectador la técnica de cada figura lleva mucho tiempo y es aburrido. Por un lado es un deporte muy bonito y vistoso y por otro es difícil de entender. Creo que nosotros tenemos que descubrir una fórmula que haga mucho más sencilla esta interpretación. Tenemos que adelgazar el libro de reglas para que no tenga que hacer un máster todo aficionado que le guste el deporte.

Vuelo acrobático.

¿Cómo se maneja este tipo de aviones?

No es muy diferente a otra máquina como una moto o un coche. Al principio piensas todo el rato lo que haces y poco a poco automatizas procesos. Poco a poco los procesos y las maniobras son mas complejas, y tú las vas automatizando para hacerlas cada vez más perfectas. Cuanto más experiencia tienes, añades factores como la temperatura, la presión.... En invierno, por ejemplo, el avión se agarra mucho mejor al aire que verano. Tú eso lo vas adaptando, vas modificando tu estilo de pilotaje para que el avión vuele como tiene que volar, pero eso lo vas haciendo con la experiencia.

¿Qué es lo imprescindible para un piloto de este deporte?

Saber sus límites. Hay unas alturas de las que no bajamos. Hay una serie de figuras críticas en cada programa que se tienen que revisar a una altura mínima o máxima. Tienes que saber tus mínimos y máximos. El máximo te puede penalizar, pero no va contra tu seguridad, el mínimo sí. Entonces, en el momento que veas que están en riesgo estos estándares, suspendes el programa. Mientras que tú tengas eso claro, es un vuelo totalmente seguro, no hay ningún problema.

¿Has sentido miedo alguna vez?

No, si no no lo haría. No puedes vivir con miedo. Es un deporte de motor, por lo que tienes que saber que la máquina está perfecta, y si hay duda, no vuelas. Hay muchísimos controles. El mantenimiento que se hace ahora en los coches viene de la idea aeronáutica, que se trata de un mantenimiento preventivo y no correctivo. Tenemos revisiones cada X horas y el avión siempre se revisa para que esté en perfecto estado.

¿Qué se siente al ser uno de los referentes españoles del vuelo acrobático?

Mucha satisfacción. Pero este no es comparable con un deporte de los grandes, aquí sales de tu casa y te conoce tu perro (bromea). Me da pena por otra parte que al ser un deporte tan desconocido y tener menos presencia mediática, los espónsor no están muy activos. Entonces, por un lado sería deseable tener un poco más de presencia en los medios, que es lo que hace que la gente lo conozca y el deporte crezca.

¿Cómo afrontas el próximo mundial?

Con mucha esperanza. De hecho, en este Campeonato de España, conjuntamente disputamos el Open, donde han participado el campeón del mundo y el tercer clasificado. Yo estaba en la posición 7 y he ganado el Open, por lo que creo que estoy en nivel. Estoy en el buen camino y quedan dos meses, así que espero estar en forma y con posibilidad de estar en el podio.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.