Comunidad Valenciana

La facturación del metal valenciano cae un 18% y Femeval alerta del Brexit en 2021

  • La patronal estima 6.634 empleos menos hasta septiembre
  • Las ventas al Reino Unido, su tercer cliente exterior, caen un 40%
Vicente Lafuente.
Valencia

Vicente Lafuente, presidente de la mayor federación empresarial de la Comunidad Valenciana por número de empresas directas, la del metal Femeval, ha realizado una valoración de un año marcado por el coronavirus.

Según Lafuente la pandemia ha pasado factura en todos los ámbitos del sector, con una caída de la facturación del 18,4% en el tercer trimestre del año.

Lafuente destacó que la industria y la venta y reparación de vehículos han sido los más afectadas al descender en un 21% su negocio, mientras que el comercio del metal fue el menos perjudicado, con una disminución media de su facturación del 11,5%.

Pese a ello, Lafuente también quiso mandar un mensaje de apoyo a las más de 3.000 empresas asociadas del sector. Según el presidente de Femeval, hasta ahora no se puede hablar de un impacto significativo de cierres de empresas, aunque sí de redimensionamiento en las empresas, con menos empleo.

Según sus datos, con un total de 193.049 puestos de trabajo registrados, se mantiene una pérdida de 6.634 personas trabajadoras respecto a finales de 2019.

Respecto a las previsiones de 2021, el presidente de Femeval destacó que esperan que la recuperación continúe en la mayoría de los subsectores, con la incertidumbre en los vinculados a la automoción y aeronáutico.

Lafuente advirtió de los efectos del Brexit. "Reino Unido es el tercer país en exportaciones del metal valenciano. Está claro que va a influir", señaló. De hecho, las ventas al mercado británico han caído un 40% este años, frente al descenso del 20,56% de las exportaciones.

Lafuente volvió a reclamar a la Administración una apuesta clara por la industria aprovechando la reorientación a los mercados locales que ha supuesto la pandemia. Además insistió en la necesidad de medidas de competitividad y en que se agilice la burocracia administrativa, que ha vuelto a ser un cuello de botella.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin