Transportes y Turismo

Talgo, CAF y Alstom batallarán con los gigantes asiáticos por los trenes para el AVE de Marruecos

Tren del servicio Al-Boraq de alta velocidad en Marruecos. / ONCF

El ambicioso plan de modernización del ferrocarril de Marruecos ha atraído la atención de gigantes internacionales del sector ferroviario, donde la industria española se enfrentará a los gigantes asiáticos para hacerse con otro suculento contrato en el extranjero. La Oficina Nacional de Ferrocarriles (ONCF) del país del Atlas lanzó un concurso internacional valorado en 1.500 millones de euros (16 mil millones de dirhams) para la adquisición de 168 trenes.

El concurso contará con una gran presencia de la industria ferroviaria española: A las postulaciones previstas de Talgo y CAF se sumó la filial española de Alstom, después de que la dirección francesa dejase en manos de su fábrica en Cataluña el pedido para salvar las diferencias entre los gobiernos marroquí y galo. A todas estas empresas se han sumido dos importantes competidores asiáticos: Hyundai Rotem (Corea del Sur) y el gigante chino CRRC. A todas ellas se sumó un sexto contendiente inesperado, la británica TDI Innovations.

El 9 de julio, la ONCF recibió las propuestas formales de estos fabricantes. El concurso se divide en cuatro sublotes que cubren diferentes tipos de trenes: 18 trenes de alta velocidad, 40 trenes interurbanos, 60 trenes de cercanías rápidos (TNR) y 50 trenes de red exprés regional (RER).

Según ha dado a conocer la prensa norteafricana, las ofertas de CAF, Alstom y Hyundai Rotem aspiran a cubrir todas las necesidades del concurso, mientras que TDI Innovations y CRRC han centrado sus propuestas en los trenes de Cercanías y Regionales. Talgo, por su parte, habría presentado su candidatura para los de alta velocidad e interurbanos.

Además de la adquisición de estos trenes, el contrato incluye dos componentes clave: un acuerdo de mantenimiento durante 20 años y un compromiso de integración local. El fabricante que gane deberá no solo proveer los trenes, sino también colaborar en un proyecto de mantenimiento conjunto con la ONCF y desarrollar un ecosistema industrial ferroviario en Marruecos, similar al ya existente para las industrias automotriz y aeronáutica del país.

El proceso de selección incluye una fase de diálogo, que comenzará tras la revisión administrativa y técnica de las propuestas. Este diálogo, que se extenderá por dos meses, abordará aspectos técnicos, financieros y legales, así como el desarrollo del ecosistema industrial. Al finalizar, la ONCF actualizará su pliego de condiciones y solicitará las mejores ofertas finales de los constructores seleccionados. La decisión final se espera para octubre.

El pasado febrero, la ONCF adjudicó el diseño del anteproyecto para la construcción del trazado de alta velocidad entre Marrakech y Agadir a la a la consultora china CRDC (China Railway Design Corporation). En la licitación participaron varias consultoras internacionales, pero la firma china fue seleccionada "por su oferta más competitiva", según informó la gestora de los ferrocarriles marroquís. Una vez se defina el proyecto, se sacará a concurso la obra, sin que por el momento haya plazos concretos para llevarla a cabo.

Estos proyectos no solo buscan renovar la flota ferroviaria y responder al creciente tráfico de pasajeros, sino también expandir la red de alta velocidad hasta Marrakech y mejorar los servicios de cercanías en Casablanca y Rabat. Con un horizonte de entrega entre 2027 y 2030, Marruecos busca reforzar su red de transportes de cara a la celebración del mundial 2030 al tiempo que moderniza su conectividad interna.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud