Transportes y Turismo

Aena propone una subida de sus tasas aeroportuarias inferior al 1% para 2025

Aeropuerto de Asturias. / Aena

Aena subirá sus tasas aeroportuarias en 2025, por segundo consecutivo y tras diez años congeladas, para hacer frente al aumento generalizado de los costes derivado de la inflación. Pero esta subida será muy reducida, inferior al 1% y sustancialmente menor al alza del 4,09% que han tenido que afrontar las compañías aéreas este año. Esta levantó una oleada de protestas de las mismas, comandadas por Ryanair.

En concreto, la cotizada semipública encargada de la red de aeropuertos españoles ha comunicado a la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) su intención de elevar el índice P (el de mayor peso en el cálculo de estas tarifas) un 0,54%, lo que, a falta de que se concreten los ajustes, implicaría una subida de tasas inferior al 1%, unos diez céntimos por pasajero.

El cálculo de este índice P no lo fija Aena de forma discrecional, sino que procede de una fórmula establecida en el Real Decreto 162/2019, que regula la actualización de las tarifas aeroportuarias en función del reconocimiento parcial de la inflación del año anterior al momento de su cálculo (2023, en este caso).

En esa fórmula se incluyen, entre otros, los costes de personal de la gestora —incluida su subida salarial del 3,5%— y buena parte de los servicios que presta en sus instalaciones: navegación aérea, seguridad, conservación, limpieza, atención a personas con movilidad reducida, energía o pago de tributos. De momento, ha logrado el visto bueno de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) a su aplicación, que ha dado traslado al Ministerio de Transportes para que el Consejo de Ministros otorgue su visto bueno definitivo.

Pero hasta llegar a ello todavía falta por concretar el porcentaje definitivo de esta subida de tasas. La gestora de los aeropuertos y las compañías aéreas están en plena negociación de los llamados "ajustes", que podrán elevar o rebajar el canon final a abonar por cada viajero. A pesar de ello, fuentes del sector descuentan que no se situará por encima del mencionado 1%, un valor que sólo se ha superado en el presente ejercicio 2024.

Quejas de las aerolíneas

Tanto el Gobierno como la compañía dirigida por Maurici Lucena defendieron la necesidad de subir las tasas aeroportuarias para hacer frente al aumento de costes derivado de la inflación y el aumento de tráfico. La subida, que equivale a unos 40 céntimos de euro por pasajero, llegó a ser defendida por Aena y el Ministerio de Transportes bajo el pretexto de que las tasas actuales son un 6,9% inferiores que hace una década.

En general, las aerolíneas han trasladado esta subida a los viajeros, algo que ha contribuido a que los billetes de avión acumulen incrementos de hasta el 10% durante el último año, según han reconocido compañías como Ryanair. La firma irlandesa, que comprometió hasta 5.000 millones en nuevas rutas, aviones y proyectos para España para lo que queda de década, lideró la ofensiva contra la subida de tarifas aeroportuarias y dejó entrever una posible reducción de su inversión.

Para evitar este escenario, Aena y el Gobierno se inventaron un modelo de incentivos que ya ofrece bonificaciones a las aerolíneas que demuestren que han llevado más pasajeros durante el año, con el fin de impulsar el crecimiento del tráfico y descongestionar los grandes aeródromos. Este sistema aplica sobre las instalaciones con menos de 3 millones de pasajeros anuales, 32 por toda España, y que habitualmente son los usados por las firmas low cost, más sensibles a las subidas de costes fijos.

España, país con bajas tasas

Aunque la subida se notará especialmente en grandes hubs como Madrid-Barajas y Barcelona-El Prat, estos continuarán siendo los más competitivos de Europa, según Aena y el Ministerio de Transportes. En concreto, apuntan a que el coste que han de afrontar las aerolíneas por operar en los mismos es hasta un 60% inferior al de sus competidores continentales, como Londres-Heathrow, París-Charles de Gaulle, Frankfurt o Ámsterdam-Schiphol.

La mayor parte de ellos han elevado de manera generalizada sus tarifas para hacer frente a los mayores costes que deja tras de sí la pandemia: Londres subió un 37,4% sus tarifas en 2022 y un 4,5% en 2023; Ámsterdam subió un 9% en 2022, 12% en 2023 y otro tanto en 2024. Por su parte, Frankfurt, que limitó la subida al 4,3% en 2022, la ha duplicado hasta el 9,5% en 2024.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud