Transportes y Turismo

La explosión del carsharing: Medio millón de personas se mueven por España con sólo 4.000 vehículos

Vehículos de las distintas operadoras de carsharing en España. / AVCE

Los españoles se suben al coche compartido. Esta modalidad de transporte, centrada en las ciudades, creció un 10% durante el año 2023 hasta alcanzar los 3,75 millones de viajes, según los datos del primer barómetro del Carsharing elaborado por la consultora Pons Mobility y presentado por la Asociación del Vehículo Compartido España (AVCE). Las compañías que lo integran cuentan ya con 462.000 usuarios activos, y sumados los ocasionales, son más de medio millón los conductores que apuestan por esta fórmula de movilidad compartida.

El mercado del coche compartido está en un momento de madurez tras diez años presentes en las calles españolas, principalmente en Madrid, donde se concentran la mayoría de operadores al considerar que esta ciudad es la que más facilidades está ofreciendo para implantar sus servicios. Sin embargo, el auge de esta modalidad ha llevado a que algunas compañías se hayan lanzado a otros mercados más locales, como Guppy, que opera en Asturias, Cantabria y el País Vasco tanto en régimen de free float (alquiler por minutos) como de estaciones fijas, que conlleva alquileres por horas.

El grueso de la flota (82,6%) está repartida entre las grandes compañías del sector del automóvil, centradas en el segmento del free floating. Es el caso de Free2move, la marca de movilidad de Stellantis (PSA), que en su día integró los coches de eMov y el año pasado cerró la compra de Sharenow (antiguamente Car2go), que estaba en manos de un consorcio de BMW y Mercedes-Benz, aunque sigue operando con esta marca. Buena parte del mercado en España también está en manos de Zity, cuyo propietario es Mobilize, la marca de movilidad de Renault después de que Ferrovial vendiera su parte.

Varias compañías españolas también lanzaron a crear sus propios proyectos de carsharing. Es el caso de Repsol, que junto a Kia montó Wible, un servicio con coches más grandes que sus competidores y que ha virado su modelo hacia los préstamos por días, aunque sigue teniendo operativa urbana en Madrid. A finales de 2022, Mutua Madrileña puso en marcha Voltio, su propia compañía con 500 vehículos en la capital. Meses después, en junio de 2023, se confirmó la compra de GoTo por Astara, dando lugar a otro gran actor a nivel nacional compartiendo ambos nombres en su marca.

El resto de vehículos están en manos de la mencionada Goopy y de Getaround, una compañía de capital francés que opera mediante bases fijas en varias ciudades españolas como Barcelona, Valencia, Málaga, Sevilla o Madrid. Este modelo cuenta con un tiempo medio de viaje superior a 20 horas y una media de 152 kilómetros, frente al free floating, cuyos viajes suelen ser de 11 kilómetros con un tiempo medio de 51 minutos y lo convierte en un segmento más enfocado a los viajes urbanos.

Esta industria destaca su capacidad para sustituir viajes y vehículos privados por coches compartidos que permiten liberar plazas de aparcamiento y así optimizar el uso del espacio público. En concreto, y según sus cifras, un vehículo de carsharing se usa una media de 3,12 veces al día, frente a las 0,92 veces del coche privado, llegando a localizar vehículos con 18 usos diarios.

"Nos permite tener vehículos que no están ocupando un espacio público en las calles cada vez más demandado por los ciudadanos, son vehículos que se están moviendo", reseñan desde la entidad. Sus usuarios mayoritarios son ciudadanos de entre 25 y 55 años, una cuarta parte de ellos sin vehículo propio, por lo que el coche compartido se convierte en su alternativa de movilidad en caso de necesitarlo. El 30% de los usuarios registrados lo utilizan con frecuencia, valorando especialmente la ausencia de gastos fijos, la facilidad para aparcarlos o la posibilidad de acceder a las zonas de bajas emisiones.

El informe, que no incluye el análisis de los precios de las distintas compañías —superiores a los que ofrecieron cuando llegaron al mercado—, tampoco hace mención a la rentabilidad de estas compañías, cuestionada por la dificultad de generar beneficios. Fuentes del sector señalan que "hay empresas que han demostrado tener Ebitda o flujos de caja positivos, que generan empleo, pagan salarios y costes energéticos", en respuesta a la sostenibilidad del negocio. Entre los retos futuros, disponer de más espacios para aparcar y extender las flotas a las zonas con mayor demanda.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud