Transportes y Turismo

Los robos e incendios en Rodalies costarán 15 millones de euros y tardarán dos meses en ser reparados

El ministro de Transportes, Óscar Puente. / Europa Press

El Ministro de Transportes, Óscar Puente, ha reconocido que los daños causados por la manipulación de la infraestructura ferroviaria en Cataluña costarán unos 15 millones de euros y que su afección se extenderá durante dos meses. "Vamos a tardar dos meses en volver a la normalidad", ha reconocido tras una primera evaluación de los daños. El responsable ha calificado de "actos vandálicos" a los acontecimientos sucedidos ayer que obligaron a cortar todo el servicio ferroviario de Rodalies, a los que tacha de "lamentables y gravísimos" sin descartar que sea un sabotaje.

Según ha desvelado, Adif continúa trabajando para reparar los daños "a la mayor brevedad posible" y Renfe, en coordinación con Generalitat de Cataluña y Ayuntamiento de Barcelona, pondrá en marcha un plan de transporte alternativo con autobuses. Este costará 5 millones de euros, a lo que habrá que añadir un lucro cesante de otros cinco millones.

El Gobierno presentará denuncia ante los juzgados al considerar que son "dolosos, intencionados" y considerar que "deben ser investigados con rigor y con urgencia", para esclarecer "quién está detrás". Además, el ministro recarga la responsabilidad de garantizar la seguridad sobre los Mossos, alegando que "la responsabilidad le ejerce a la Policía".

"Los Mossos descartaron el sabotaje sin ni siquiera entrar en los túneles donde se produjeron las incidencias", ha revelado. También ha criticado las declaraciones del máximo responsable de los Mossos, quien en la mañana de este lunes ha asegurado a que la responsabilidad sobre la trama ferroviaria correspondía a Adif. "El gestor tiene que garantizar la seguridad sobre la circulación, pero los actos vandálicos, robos o la seguridad sobre las personas recae sobre los Mossos", declaró. "Ni Renfe ni Adif tienen ningún tipo de responsabilidad", apuntó.

No se descarta el sabotaje

El titular de Transportes, que no ha querido hablar de sabotaje pero tampoco lo ha descartado, ha señalado que la manipulación se produjo sobre un cable de 40 metros, "de una longitud despreciable", y que se produjo "en un punto de no fácil acceso, bajo una autopista, rodeado de cañas, y al que hay que subir por un terraplén", explicó. "El que fue allí a robar el material para venderlo supuestamente en el mercado negro, lo hizo jugándose la vida y con unas dificultades extraordinarias de acceso", destacó.

Puente ha explicado que Montcada Bifurcación "es un punto clave en Barcelona, con muchas vías, agujas, señales, un centro de mantenimiento de Adif y un taller de Renfe". "El robo del cable, dejándolo sobre la señal, emitiendo tensión durante tanto tiempo, en cualquier otro punto, no hubiera generado esta afectación que se generó", mencionó.

"Lo más grave no son las consecuencias sobre las cosas, que son muy graves y de un valor muy elevado; sino las consecuencias para las personas. Más de 75.000 usuarios se vieron afectados en una jornada marcada por las Elecciones. Se van a prolongar en el día de hoy para cerca de 400.000 viajeros que cada día utilizan el servicio de Rodalies. En torno al 30%, 120.000, se van a ver afectados directamente".

Así se produjo el robo de cables

El ministro ha explicado que, según la investigación oficial, a las 3:32 horas se produce un corte del cable de alimentación eléctrica (feeder) desde la subestación de Montcada Bifurcació. Este corte de cable y el robo de la toma de tierra provocaron un cortocircuito de gran intensidad sobre las instalaciones y telecomunicaciones.

A las 4:05 se cae la tensión de las señales, y con ello, el enclavamiento —que regula las señales con las que se autoriza el paso de trenes—. En consecuencia, se cae la tensión de las instalaciones de seguridad, afectando a las señales de seguridad, afectando a los mandos y sistemas de circulación.

A las 4:25h, en Bifurcación Glories, se produce la ocupación de los circuitos de todas las vías, con el apagado de todas las señales intermedias. El tiempo desde el primer contacto del cable con la señal y la afectación al resto de señales es de media hora. La destrucción por calentamiento de un cable afectó a otros, mientras se mantuvo. Dada la coincidencia de los daños de Montcada con la incidencia de Glories, "se puede concluir con que los daños de la primera afectó al segundo punto".

Los graves daños de esta incidencia se deben al cortocircuito de los cables de alimentación sobre los de comunicaciones se produjo por ese robo del feeder en tensión. Tras su corte, este apareció situado sobre las instalaciones de seguridad, emitiendo tensión, y acaba produciendo el cortocircuito y los incendios.

Utilización política del incidente

"¿Por qué se convierten las infraestructuras en un arma arrojadiza?", se ha preguntado el ministro, quien ha reconocido que él mismo trasladó estos hechos al Gobierno catalán, concretamente a la consellera de Territorio del Govern. También el ministro de Interior, Grande-Marlaska, comunicó estos hechos al titular de Interior del ejecutivo regional, según ha expresado.

"A media mañana nos encontramos con declaraciones que situaban la responsabilidad en Renfe y Adif, cuando sabían perfectamente que no era así. Otros, como el PP y Vox, aprovecharon la incidencia para hacer un uso político, pero nosotros no quisimos entrar en esto. Nos pareció que la jornada era lo suficientemente importante como para no contribuir a un debate que estaba fuera de lugar", ha explicado Puente, sobre su silencio durante la jornada en la que se produjo el suceso.

"Yo no tengo los datos sobre quién está detrás, por lo que no me apunto a las tesis de si son los CDR o es una contestación contra el gestor del servicio. Pero los datos son anormalmente altos, y si Rodalies de Catalunya rebajara su nivel de incidencias ajenas a los gestores (Renfe y Adif), tendríamos un servicio muchísimo mejor al que tenemos", ha señalado.

Cataluña, foco de incidencias

"En Cataluña llevamos demasiado tiempo sufriendo daños sobre los trenes, las infraestructuras y las personas", ha lamentado el ministro. "Se enmarcan en un escenario verdaderamente preocupante respecto a las incidencias, y esto no lo va a resolver el traspaso de competencias, salvo que exista una relación entre que las competencias no se hayan transferido y estos eventos sucedan", ha explicado.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud