Transportes y Turismo

El mejor municipio al que viajar en verano: poco masificado, pero tremendamente bonito

Foto lejana del pueblo de Pals, Girona. Firma: iStock

A la hora de planificar un viaje veraniego hay que pensar qué tipo de destino buscamos. Cada vez es más común decantarse por lugares tranquilos. La Costa Brava tiene una gran variedad de pueblos con mucho encanto pero si lo que realmente se quiere es un lugar poco masificado, el idóneo es Pals.

Este municipio a 44 kilómetros en coche de Girona, está ubicado en la cima del monte Aspre y construido en torno a una fortaleza. Lo destacan como una de las villas más pintorescas de la Costa Brava. Destaca por tener una larguísima playa de 3,5 kilómetros, rodeada de dunas. Además, en Pals son característicos los campos de arroz.

Vista aérea de la localidad medieval de Pals, Girona, Cataluña

Qué ver en Pals, el encantador pueblo de la Costa Brava

De este pueblo llama la atención el casco histórico, conocido como el Pedró, todo peatonal y que está muy bien conservado con elementos de la arquitectura gótica. Aunque quedó muy dañado en la Guerra Civil, se restauró. De su muralla quedan en pie cuatro torres y en lo alto de esta se situaba el castillo del que se conserva la torre del homenaje. Las calles del pueblo son callejuelas empedradas, a través de ellas se llega a la plaza Mayor de Pals, donde está el Ayuntamiento, edificio gótico del siglo XIII.

Cerca se ubica la iglesia de Sant Pere de Pals, de estilo románico y reconstruido en 1478 con toques góticos. Recomendable visitar el Museo Casa de Cultura Ca la Pruna, de arquitectura románica en su interior alberga el Museo de Arqueología Submarina. Desde el mirador de Josep Pla se obtienen unas hermosas vistas de las Islas de Medes.

Callejuela de Pals, Girona

La fiesta mayor de Pals es el primer fin de semana de agosto y durante el año, se celebra todos los martes un mercado semanal y los sábados un mercado de segunda mano.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud