Transportes y Turismo

Renfe redobla la presión a Talgo para que entregue los nuevos trenes AVE

Tren Avril de Talgo, circulando con los colores de Renfe. / Autor: J.E.

Renfe intensifica sus presiones a la fabricante de trenes Talgo para que ponga en servicio la primera tanda de trenes de alta velocidad del modelo Avril que conformarán su serie 106, cuya entrega acumula tres años de retraso. La compañía ferroviaria ha vuelto a insistir a su proveedor para que cumpla con el último plazo establecido por el ministro de Transportes, Óscar Puente, que se comprometió a que los trenes estuvieran en funcionamiento a finales del primer trimestre del año, con fecha límite en el 31 de marzo.

En esta ocasión, el toque de atención vino directamente del presidente de la empresa pública, Raül Blanco, quien recordó a su cliente la necesidad de cumplir con los plazos fijados, una vez acordado el calendario de entregas. La comunicación tuvo lugar en la última reunión de seguimiento convocada por el Ministerio de Transportes, un encuentro semanal en el que participan técnicos de todas las partes afectadas, en el que realiza seguimiento de los hitos del proceso con el fin de resolver un conflicto que se está alargando en tres años más de los inicialmente previstos.

Lo llamativo de esta reclamación está en que Blanco no es un participante habitual en esta reunión, normalmente limitada a técnicos intermedios que están en el día a día del proceso de homologación y puesta en servicio. En su exposición, el máximo directivo de Renfe insistió en que la demora en la entrega de estos trenes está causando un importante perjuicio económico a la sociedad pública, al no poder incrementar su flota de trenes en plena apertura del mercado de alta velocidad.

Por estos retrasos, la empresa pública anunció que activaría cláusulas de penalización del contrato valoradas en 116 millones de euros, casi un 8% de los 1.495,4 millones en los que se cerró la compra allá por el año 2016. De momento, la sanción está congelada a la espera que Talgo complete la entrega del pedido, que se extenderá hasta 2025, y a que los peritos contratados por Renfe cuantifiquen exactamente el valor del perjuicio causado, lo que podría incrementar esta multa.

8 de abril, posible puesta en servicio

La nueva fecha que maneja Renfe para que los Avril comiencen a prestar servicio es el lunes 8 de abril, primera semana de normalidad una vez superada la Semana Santa, que supondrá un nuevo reto operativo para la compañía pública, al tener que hacer frente a un nuevo pico de viajeros que deseen desplazarse por España. Será varios días después de la primera fecha fijada por Puente, que en enero anunció su puesta en marcha "a finales del primer trimestre", aunque más recientemente se abrió a flexibilizarla "unos días".

El propio Secretario de Estado de Transportes, José Antonio Santano, ha confirmado este lunes en una visita al País Vasco que los nuevos trenes se pondrán en servicio "después de Semana Santa", lo que confirma el plan del 8 de abril como fecha más probable. Coincidirá un reajuste horario en la línea de alta velocidad Madrid-Galicia qué, además, permite a todas las partes implicadas ganar tiempo para finalizar las pruebas de fiabilidad.

El año que viene, más trenes

Además del retraso en la entrega de la serie 106, Talgo también tiene cerrados con Renfe contratos por 307 millones de euros para fabricar la nueva serie 107, a partir de los antiguos coches que componían los Trenhoteles, que también construyó el fabricante de origen vasco.

Este proceso se divide en dos fases: un primer contrato de transformación de los antiguos Trenhoteles en AVE, sellado en junio de 2018 por 103 millones, y que debían ser entregados en septiembre de 2022. Ante las dificultades del adjudicatario para cumplir con sus plazos, ambas partes han negociado la extensión de los plazos de entrega, de forma que estas 13 nuevas ramas estén en los talleres de Renfe a finales de este 2024.

Pero para verlos en circulación habrá que esperar a que se construyan las máquinas que los moverán. Para ello, Renfe formalizó en abril de 2022 y por 204 millones de euros la compra de 26 locomotoras destinadas a traccionar los antiguos trenhotel una vez transformados a AVE. Estas cabezas tractoras se deberán entregar entre septiembre de este año y enero del que viene. Así, en 2025 dispondrá de 13 nuevos trenes de alta velocidad, capaces de cambiar de ancho y alcanzar los 330 km/h.

La operadora dejó abierta la posibilidad de ampliar el pedido con otras 14 cabezas motrices (6 trenes extra y dos locomotoras de reserva) a cambio de 79 millones más, para lo cual necesitará nuevas composiciones, seis de las cuales también estaban concertadas en caso de requerirlas.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud