Transportes y Turismo

El nuevo gestor no salva a Marina d'Or y pierde casi 21 millones

  • El grupo ha optado por cerrar sus hoteles hasta febrero para ahorrar costes
Hotel en la ciudad de vacaciones de Oropesa.

Marina d'Or no atraviesa un buen momento pese a la recuperación generalizada del sector turístico tras el trauma que supuso el coronavirus. La famosa ciudad de vacaciones, que gestiona cinco hoteles y decenas de apartamentos vacacionales en Oropesa de Mar (Castellón), cerró en agosto de 2021 su ejercicio fiscal con pérdidas cercanas a los 21 millones de euros, lo que supone encadenar dos años consecutivos en números rojos, tras perder otros 23 millones en 2020.

La facturación de sus establecimientos también se ha contraído y el grupo ha ingresado cerca de 16 millones de euros, lo que supone un 22% menos si se compara con los 20,5 millones que registró a cierre de 2020. Una evolución que la sitúa prácticamente un 70% por debajo de la cifra de negocio que tenía antes de la pandemia.

Desde la compañía justifican estos malos resultados porque durante el ejercicio cerrado en agosto de2021 el negocio seguía viéndose muy afectado por la crisis del Covid-19 "que ha supuesto el cierre de los establecimientos hoteleros españoles durante una parte del año continuando los efectos negativos iniciados durante el ejercicio 2020".

Cambio de gestor

Es el primer ejercicio completo que cierra el grupo después de que se cambiara al equipo gestor. A finales de 2020 el fondo estadounidense Farallon Capital asumió la mayoría de la deuda del grupo y reemplazó a su dueño y fundador, Jesús Ger, en la gestión.

El fondo dio entrada entonces al operador especializado Gestión de Activos Turísticos (GAT) para que asumiese la administración y el control del día a día, con la misión de volver a impulsar la actividad del complejo que además de los alojamientos incluye también varios parques de ocio enfocados al público familiar, su principal mercado. En la actualidad figura como administrador único del grupo el abogado Francisco Javier Díaz de Bustamante.

El vehículo ha materializado ahora la capitalización de esos créditos que había adquirido, con lo que ha pasado a convertirse en el dueño del complejo hotelero y de los parques de ocio de la ciudad de vacaciones. Una operación que se ha materializado mediante tres ampliaciones de capital que suman un importe total de 99,61 millones de euros, como publicó elEconomista.es.

Aunque desde 2020 la gestión ya no estaba en manos de Ger, junto con la ampliación de capital se ha formalizado la salida como administrador único de la sociedad de Gestión Cartera de Castellón, la sociedad del empresario a través de la que controlaba la empresa turística.

En marzo de 2021, Marina d'Or suscribió un acuerdo de refinanciación con la mayoría de sus acreedores financieros con el objetivo de de asegurar su viabilidad en el corto y medio plazo. Este acuerdo, que estaba pendiente de homologación judicial, contempla la aportación de nueva financiación y la conversión de la deuda no sostenible en participaciones sociales.

Además, la compañía tiene un fondo de maniobra negativo de 133,7 millones de euros. Esto significa que no puede hacer frente a sus pagos en el corto plazo al ser las deudas a corto plazo más elevadas que la liquidez que dispone, aunque la compañía asegura que gracias "al apoyo de su principal acreedor financiero" puede afrontar sus operaciones ordinarias.

Entre las medidas que ha llevado a cabo Marina d'Or para tratar de hacer frente a su caída de ingresos y la subida de costes actuales, se encuentra el cierre de sus hoteles y parques desde el pasado 13 de octubre hasta febrero. La empresa, que llegó a incluir a 237 trabajadores en un expediente temporal de empleo (erte) por la pandemia que prolongó hasta marzo de este año, asegura que con esta medida pretende aprovechar para realizar trabajos de mejora y mantenimiento en sus instalaciones.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud