Transportes y Turismo

Madrid se posiciona en el turismo de lujo e incrementa en un 44% los hoteles de cinco estrellas

  • La capital ha pasado en dos años de tener 25 hoteles de cinco estrellas a tener 36
Suite Real Mandarin Oriental Ritz, Madrid

La socimi Millenium comunicó a finales de octubre la compra del hotel Iberostar Las Letras por 70 millones de euros, lo que la convirtió en la mayor propietaria de activos hoteleros de lujo de la conocida como nueva milla de oro madrileña, que abarca, principalmente, el barrio Salamanca.

Esta compra no es un hecho aislado, España en general y Madrid en particular se están posicionando como un referente europeo en el turismo de lujo. Según datos de la consultora Bain & Company, este segmento representa el 2% del producto interior bruto (PIB) del país frente al 0,8% que se registra de media en Europa. Este porcentaje supone una contribución de 25.000 millones de euros al año o lo que es lo mismo, el 26% de los ingresos totales de la industria.

Este turismo ha vivido un impulso en la capital española desde la aparición de la pandemia. En agosto de 2020 reabrió sus puertas el Hotel Palace de Madrid. Tan solo un mes después le tocó el turno al Four Seasons, aunque en este caso no fue una reapertura sino que la cadena de hoteles de lujo desembarcó en la capital con su primer establecimiento. El grupo invirtió 608 millones de euros en reformar el complejo de edificios de Canalejas, unas obras que duraron cinco años.

En 2021 llegaron las reaperturas del Mandarin Oriental Ritz y del Rosewood Villa Magna. El primero lo hizo en abril de 2021 tras una renovación que costó cerca de 100 millones, mientras que el turno del segundo llegó en octubre. En esta ocasión la reforma rondó los 50 millones de euros, por debajo de la inversión de sus competidores. "Tuvimos suerte porque la última reforma completa se había hecho completamente en 2011 y otras áreas se habían reformado en 2016. No cogimos un hotel con necesidad de reforma, estaba en un buen nivel", explicó a elEconomista.es Friedrich von Schönburg poco después de ser nombrado director general del hotel.

Justamente la llegada a Madrid del Four Season ha sido el desencadenante de este tipo de turismo. "En Madrid se da la circunstancia que en 2020 con la llegada de Four Season todas estas marcas se mueven en bloque y cuando llega una de estas marcas tan relevantes a nivel internacional pues le acompañan todas las demás y esos es lo que estamos viviendo ahora mismo en Madrid. Four Seasons levantó la liebre y todas las demás le han seguido", explica a elEconomista.es el fundador de Forward_MAD, Fabián González. La última en desembarcar en la ciudad ha sido Hyatt, que ha abierto en Madrid su primer hotel Thompson en Europa. El establecimiento cuenta con 175 habitaciones, de las que 23 son suites

El mayor impulso de este tipo de turismo se ha vivido en los dos últimos años, hasta tal punto que Madrid antes de la pandemia tenía 25 hoteles de cinco estrellas y ahora la cifra asciende hasta los 36 hoteles, lo que supone un incremento del 44%. Esto ha provocado que durante los ocho primeros meses del año, 2.861.608 viajeros se hayan alojado en hoteles de cuatro y cinco estrellas de la capital, generando 5.651.451 pernoctaciones, según datos proporcionados por la Comunidad de Madrid.

"Madrid está en disposición de ocupar una mejor posición en el panorama mundial del turismo de lujo y, de hecho, ya está cambiando la percepción que hasta el momento se tenía de la ciudad", asegura el fundador de Forward_MAD.

Madrid concretamente ha crecido mucho en este segmento en los últimos años pero en gran parte se debe a que no había terminado de posicionarse como gran mercado para el turismo de lujo. Si se analizan los datos previos a la pandemia, en 2019 tan solo el 20% del turismo que recibía era de lujo mientras que el Barcelona representaba el 80%. "Madrid tenía mucho margen para crecer porque estaba poco desarrollado. Como Barcelona dependía más desde puede parecer que se está produciendo un trasvase entre ambas ciudades, pero no es así", matiza González.

La llegada de las grandes marcas de lujo se debe en gran parte al precio del metro cuadrado en Madrid. "El margen de crecimiento de España era enorme. Si nos comparamos con los principales destinos competidores de Europa, el precio de metro cuadrado para establecimientos hoteleros era excesivamente caro y ahora está en máximos históricos. En Madrid había mucho margen de maniobra y eso supone incrementar sustancialmente los beneficios de las empresas", relata el responsable de Forward_MAD.

Además de las ventajas económicas que ofrece la ciudad, las empresas se están reposicionando en el lujo porque es un producto mucho más rentable según adelanta González. "Las empresas pueden comprar y construir muy barato y vender caro. Lo que están haciendo es rediseñar la cuidad", apunta.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud