Telecomunicaciones y tecnología

Google Irlanda depende de Bermudas y Apple está ligada a las Islas Vírgenes

  • Dublín recurre la decisión de la UE sobre la tributación de Apple

Irlanda no es la última parada de las grandes tecnológicas estadounidenses que buscan reducir su factura fiscal en Europa. Según la documentación a la que ha tenido acceso elEconomista, las filiales que Apple y Google tienen en Dublín están participadas a su vez por firmas en paraísos fiscales. En el caso de la propietaria del iPhone se trata de una sociedad domiciliada en las Islas Vírgenes Británicas (Baldwin Holdings Unlimited) y en el del buscador en Internet de dos empresas en Bermudas: Google Bermuda Limited y Unlimited. Ambas estarían recurriendo así a una figura que los expertos en fiscalidad denominan el doble irlandés, por el que se trasladarían de forma completamente legal los ingresos de estas empresas hacia territorios de escasa o nula tributación.

El funcionamiento es sencilla. Estas multinacionales crean una filial con sede en Irlanda, desde donde facturan todos sus ingresos en Europa, y otra con sede en un paraíso fiscal, que opera como propietaria de los derechos intelectuales. La matriz irlandesa es la que se encarga de comercializar los productos de la compañía y de recibir ingresos de todo el mundo, pero paga a cambio altas cantidades a la firma domiciliada en el territorio offshore, con lo que reduce al mínimo el beneficio sobre el que debe tributar en Irlanda.

"El pago por estos derechos (marca, royalties) a otros países en territorio europeo está exento de tributación. La filial irlandesa paga un precio muy alto por estos intangibles por lo que su beneficio queda reducido a casi nada y así no paga el impuesto de sociedades en ningún país", explica a este diario Carlos Cruzado, presidente de Gestha, el sindicato de técnicos del Ministerio de Hacienda.

Desvíos a Holanda

En este sentido, según publicó el pasado mes de febrero el diario irlandés Irish Time, entre 2012 y 2014 Google habría desviado de Irlanda a sociedades holandesas y de ahí a firmas en Bermudas un total de 28.700 millones de euros. El buscador, que emplea a 2.200 personas en Dublín, desde donde factura todo el negocio en Europa, habría desviado así al paraíso fiscal del Caribe, según este rotativo, 8.800 millones en 2012, 9.200 millones en 2013 y 10.700 millones de euros en 2014.

La estructura societaria montada por Google en Irlanda es simple. El buscador vende la publicidad online de casi toda Europa a través de Google Ireland Limited y comercializa tecnología y otros servicios a través de Google Commerce Limited, ambas radicadas en la Tigre Celta.

Estas empresas, que se encargan de facturar los ingresos generados en el Viejo Continente y luego pagar cánones a las distintas filiales europeas por servicios prestados, son subsidiarias al cien por cien de Google Ireland Holding, cuyos accionistas están radicados en Bermudas. La sede caribeña de los dueños de Google Ireland es el buzón número 666 que se encuentra dentro del edificio Claredon House de la calle Chuch Street (Hamilton). En esta dirección está domiciliado un despacho de abogados especializado en prácticas offshore: Conyers Bermuda.

Aunque la matriz de Google Spain es la firma norteamericana Google International LLC, la vinculación con la red irlandesa es directa. El 95 por ciento de los ingresos de la filial española de Google dependen directamente de la Google Ireland Limited, que le pagó 62 millones de euros en 2015 en concepto de intermediación por la venta de espacios publicitarios. La firma española no factura nada directamente dentro de nuestras fronteras. En este sentido, los gastos de Google Spain se comen casi todos los ingresos, dejando un beneficio neto de 5,3 millones después de haber pagado 2,2 millones en el impuesto de sociedades.

Por su parte, el esquema desarrollado por Apple, que también concentra gran parte de su negocio europeo en Irlanda, es un poco más complicado. La del Cupertino tiene, al menos, cinco empresas radicadas en Irlanda que están participadas directamente por Baldwin Holding Unlimited, una sociedad con sede en las Islas Vírgenes. En concreto, está en el buzón 3340 de la compañía Tricor Services (BVI) Limited. A diferencia de Google, la filial de las Islas Vírgenes tiene una pequeña participación en cada una de las firmas: Apple Sales Ireland, Apple Operations Europe, Apple Retail Europe Holding, Apple Operation International y Apple Distribution International. Ésta última es la distribuidora de Apple Retail Spain (se lleva el 76 por ciento de los ingresos) y el único cliente de Apple Marketing Iberia, cuya matriz es Apple Retail Europe.

Recurso de Irlanda

El Gobierno de Irlanda ha acordado recurrir la decisión de la UE que supone obligar a Apple a devolverle 13.000 millones por haber disfrutado de ventajas fiscales. En este caso, la UE no está persiguiendo que Apple se pueda llevar su beneficio o ingresos a paraísos fiscales, sino una serie de acuerdos firmados con el Ejecutivo irlandés para pagar menos impuestos. Al ser un acuerdo a medida para Apple, la UE lo ha considerado ayudas de Estado y eso es ilegal. Ni Irlanda quiere cobrar, para preservar su papel como sede de las tecnológicas de EEUU (Twitter, Yahoo o Microsoft centralizan ahí su negocio), ni Apple quiere pagar.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Google+Google plus
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum1
Publicidad
Otras noticias
Contenido patrocinado

el gato
A Favor
En Contra

Qué sencillo! Todo legal, no pasa nada. Al ser de esta manera los precios de los productos nos llegan a un valor más asequible. No nos libramos del 21% de Iva que va a parar a los manirrotos de turno.

Puntuación 0
#1