Tecnología

Admiten a trámite la demanda de la OCU que pide a Facebook una compensación de 200 euros por usuario

El juzgado de lo mercantil número 5 de Madrid ha admitido a trámite la demanda que OCU presentó el pasado mes de octubre contra Facebook por incumplir, entre otra normativa, la Ley de Consumidores y Usuarios y la normativa de protección de datos al no solicitar la autorización expresa, ni informar a los usuarios sobre la utilización de sus datos, haciendo un uso abusivo de sus condiciones de la contratación.

Según informa la organización, se trata de una demanda colectiva en la que OCU defiende no solo a los afectados por el escándalo de Cambridge Analytica y otros casos similares sino a todos los usuarios de Facebook en España, para los que pide una indemnización de al menos, 200 euros de compensación por daño moral, una cantidad que considera justa teniendo en cuenta los beneficios comerciales que Facebook ha obtenido a costa de sus datos.

Esta acción se una las que han llevado a cabo a raíz del escándalo de Cambrige Analytica las organizaciones del grupo Euroconsumers de España (OCU), Portugal (Deco-Proteste), Italia (Altroconsumo) y Bélgica (Test-Achats), en nombre de los más de un millón y medio de consumidores que representan.

"La admisión de la demanda supone un paso más en la defensa de los derechos de los usuarios de Facebook. Para que todos los usuarios de la red social puedan estar informados sobre los avances de esta acción, OCU mantiene abierta una campaña en su página web: misdatossonmios.org, en la que también solicita el apoyo de los consumidores para impedir que las empresas puedan seguir disponiendo de sus datos sin su consentimiento y utilizarlos en su propio beneficio y a la que se han sumado más de 40.000 personas en España", concluye la organización.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.