Tecnología

HMD: "En Nokia no hablamos de momento de compra, sino del ciclo de vida del teléfono"

  • Entrevista a Luis Peixe, country manager HMD para España y Portugal
Luis Peixe, country manager HMD para España y Portugal. EE.

Nokia ha lanzado a principios de mes sus últimos teléfonos, los Nokia 4.2 y Nokia 3.2, dos smartphones enfocados a la gama media y que llegan con el compromiso de estar actualizados y mejorando sus características gracias a una promesa: tener la última versión de Android durante, al menos, dos años.

Sin descuidar el hardware, "que es crítico", el gran objetivo de HMD con Nokia es ser de los primeros en actualizar a las nuevas versiones de Android y que los smartphones tengan la mayor actualización posible, según explica Luis Peixe, country manager HMD para España y Portugal, a elEconomista.es.

Tener la versión más avanzada del software, con las últimas funcionalidades, es uno de los grandes compromisos con los que HMD, la empresa creada en 2017 para gestionar la marca Nokia, busca fidelizar al usuario y atraer a más clientes en un momento en el que en la gama media hay más competencia que nunca.

"Es un mensaje que lleva tiempo. Tienes que hacerlo casi individualmente. Un buen ejemplo es el Nokia 5. Lo lanzamos hace dos años con Android Nougat, y ahora mismo está con Pie. Dos actualizaciones que han traído una evolución brutal al dispositivo. Asistente, optimización del teléfono, batería, rendimiento...", explica en una entrevista Peixe a elEconomista.es, quien hace énfasis en que asegurar la actualización de Android durante dos años permite tener "un teléfono que evoluciona, sabes que va a ir a mejor".

Pese a todo, la nueva Nokia no es la que era. Ahora tiene Android y tiene que batirse contra una gran competencia, especialmente en el segmento donde ellos son más fuertes: en la gama media y baja. Eso sí, Peixe explica que pese a todo no descuidan en absoluto la gama alta, "la más interesante", y por eso han lanzado el Nokia 9 PureView.

¿Cómo responde el mercado español a la nueva Nokia?

La respuesta ha sido muy positiva. El mercado es completamente diferente a cuando Nokia tenía un 40% de cuota en España, no tiene nada que ver, es muy diferente. Los players son distintos, hay marcas muy fuertes que están haciendo un muy buen trabajo. Pero si hay algo que esta marca tiene es un conocimiento muy fuerte. Hay mucha asociación a la marca Nokia. Ahora bien, la gente ahora mismo no tiene a Nokia en términos de preferencia. No nos asocia como sucedía hace años, es un trabajo que tenemos que hacer. Hay preferencia, tenemos que mejorarla, estamos trabajando en eso.

¿Qué es lo que más buscan los clientes?

Los usuarios lo que más buscan es batería, pantalla y cámara. El tema de la batería es un tema muy importante porque veo en mi entorno de amigos que la gente se acostumbra pronto a las cosas malas. No es aceptable que tengas un teléfono que a las cuatro de la tarde tienes que ponerlo a cargar, esto no es normal. Esto nunca me ha pasado con un Nokia. Y nunca va a pasar. A nosotros el Nokia 7 Plus nos ha funcionado muy bien y el mensaje principal del equipo era que la batería era para dos días y, sí, funciona dos días sin cargar. Para mi es lo normal.

Cuatro cámaras, pantallas plegables, ¿cómo ve la carrera de implantación de hardware avanzado?

La evolución de hardware siempre va a existir. Las pantallas flexibles, el 5G... nosotros estamos en todo eso y mirando a todo. Queremos estar ajustados a la realidad del mercado y dar calidad al nivel de los mejores. Un buen ejemplo de nuestro compromiso de innovación de hardware es lo que hemos hecho con el Nokia 9, con las cinco cámaras.

Más allá del hardware, ¿puede ser el software un aliciente de compra?

El tema de hardware es crítico para nosotros. Los equipos tienen que ser resistentes, bonitos, con calidad. El cuidado en el diseño está muy asociados a Finlandia y a la marca Nokia, tienen que durar durante años, es crucial.

Sin embargo, con nosotros también tienes la garantía de que tu software va a ir mejorando con el paso del tiempo. Ya no hablamos de un momento de compra sino de un ciclo de vida del teléfono. No tenemos ni idea de lo que traerá Google en las próximas versiones de Android, pero lo que sí sabemos es que estará disponible en mi teléfono.

¿La estrategia está centrada en gama media y entrada?

Tenemos de todo. La marca es muy democrática y queremos tener opciones para todos. Tenemos el Nokia 9, que es un gama más alta, tenemos una oferta con la que estamos en todos los segmentos. Lo que acabamos de lanzar (Nokia 3.2 y 4.2) sí son una renovación de las gama media-baja, pero no hay un foco de la empresa por lanzar gamas medias o bajas.

¿El mercado español está más interesado en la gama media?

Hay de todo, pero en general el mercado español está más interesado en los teléfonos que están entre los 150 y 350 euros. Ronda el 50% de cuota de mercado. Ahí hay que estar. Después tenemos las gamas muy bajas, donde también se vende, y luego quedan las gamas muy altas, donde hay menos competidores pero al final resulta ser la gama más interesante.

¿Cómo es el proceso de renovación de las gamas?

La oferta de la marca es centrarse en una renovación permanente en términos de hardware, y por el otro una permanente evolución y mejora en términos de software. Ahora mismo vemos que la innovación está más en el mundo del software que en el hardware. El hardware es una pantalla mejor, una memoria más potente o una cámara con más megapíxeles. Pero en el software toda la innovación, sobre todo con Google con la parte de Inteligencia Artificial, su asistente, la forma en la que el teléfono está siempre aprendiendo en función de cómo lo usas y lo utilizas... la gente se acostumbra cada vez más a las mejoras del software y a que hay mucha innovación ahí. 

¿Cómo se combina buscar un público joven con una marca que evoca nostalgia?

Nos ha pasado mucho. Con el lanzamiento del nuevo 3310 y la percepción era de un producto nostálgico, de gente mayor que se acuerda de Nokia... pero los datos que tenemos es que un 70% de la gente que compró el 3310 está por debajo de los 30 años. Las sorpresas a veces vienen de dónde menos te los esperas.

¿Tienen previsto seguir alimentando la reedición de productos clásicos?

El 3310 fue un éxito brutal y sigue funcionando muy bien. Hemos lanzado el 8110, el Banana phone, es un equipo más difícil de vender, más caro, pero también ha salido bien. No tenemos nada que anunciar, pero sí, seguimos mirando.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0