Tecnología

¿Subida de precio antes del Black Friday? ¿el descuento es real?: trucos para analizar los chollos

El Black Friday ha llegado. Aunque la jornada de descuentos es el viernes 23 de noviembre, desde principios de semana han comenzado a aparecer los primeros chollos, y en las próximas horas se sumarán todas las grandes marcas como El Corte Inglés, Media Markt, Amazon, PcComponentes o Zara con agresivas rebajas.

Sin embargo, en algunos casos los descuentos son tan grandes como las compañías quieren hacer parecer, una técnica que llevan a cabo habiendo subido el precio en las jornadas anteriores a realizar el descuento por el Black Friday o Cyber Monday.

De hecho, hasta un 45% de los consumidores españoles son conscientes de esta situación que se produce en ocasiones y cree que los descuentos no son "auténticos" y que en cierto modo están inflados de forma artificial por los comercios, según recoge un estudio realizado por Ingenico y YouGov entre 8.000 consumidores europeos.

Eso sí, pese a que creen que muchos de los productos pueden tener un descuento menor al publicitado, Según las conclusiones del estudio Este no es un impedimento para el 70% de ellos, que igualmente tiene intención de buscar las mejores ofertas.

¿Cómo comprobar si han inflado el precio?

El descuento es el gran aliciente para la compra. La chispa que desemboca en que acabemos comprando un producto. Las compañías lo saben y en múltiples ocasiones ponen una rebaja mayor a la real para incentivar la compra.

Sin embargo, para no caer en este juego y estar seguros de que el producto que se va a comprar tiene un descuento real -o al menos tan bueno- como esperamos, hay varias formas de comprobarlo.

Por un lado, lo más lógico es acudir a la marca del producto para comprobar su precio de venta recomendado y así compararlo con el precio rebajado.

Por otro lado, existen plataformas online que permiten realizar un seguimiento de los precios para saber si han subido antes de ser rebajados.

El más conocido es CamelCamelCamel, un rastreador de precios en Amazon que permite hacer un seguimiento de millones de productos en la plataforma e incluso avisa cuando los precios bajan, para que comprar resulte más sencillo.

Otra opción para seguir la evolución de los precios en Amazon es Keepa, un servicio parecido a CamelCamelCamel pero que además permite seguir las ofertas del día o la disponibilidad de los productos.

En ambos casos, cuentan con extensión para el navegador, con lo que permitirá comprobar la evolución de los precios en Amazon directamente cuando se vea la oferta.

Por su parte SlickDeals es un rastreador de precios orientados a las principales marcas, con lo que avisará al usuario cuando haya ofertas interesantes de las compañías en las que está interesado. 

Compara tiendas para asegurar el descuento

Más allá de los usuarios, pensando en retailers y marcas, también existen herramientas de monitorización de precios, promociones y stock, tanto el canal online como offline. La más conocida en este aspecto es Minderest, que pone en aviso sobre las diferencias de descuentos que se pueden producir entre las tiendas.

En concreto, Minderest ha realizado un estudio comparativo entre PcComponentes, Amazon, Carrefour, El Corte Inglés, MediaMarkt, Fnac, LDLC y Worten en los departamentos de smartphones y portátiles.

La compañía explica que el ahorro máximo que conseguiría un usuario comparando precios entre estas tiendas sería de un 12,95% si está buscando un smartphone, mientras que si está interesado en un portátil es algo más baja, un 10,21%.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Google+Google plus
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
Publicidad
Otras noticias
Contenido patrocinado
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.