Tecnología

El futuro estándar de WiFi se impondrá en todas las viviendas

  • Los puntos de acceso a Internet se distribuirán por la casa como enchufes
Foto: Archivo

Wi-Fi Alliance, la organización que se encarga de certificar los productos que soportan WiFi, acaba de dar un paso más hacia el Internet definitivo sin cortes e inteligente. La presentación de su nuevo estándar EasyMesh -que podría traducirse algo así como malla fácil-, ha venido para quedarse y, entre otras ventajas, eliminará las interrupciones en la señal. De hecho, las viviendas de nueva construcción están llamadas a incorporar este tipo de herramienta para que la conectividad esté garantizada en cualquier rincón del hogar, por muchos pasillos, tabiques y barreras arquitectónicas que haya de por medio. Sorprendería que al comprar una casa ésta incluyera un único enchufe al que conectar todos los dispositivos, e igual de rocambolesco nos resultaría encontrar una sola toma de agua.

El lanzamiento del EasyMesh ha coincidido con el 20 aniversario de la invención del WiFi, un término que aceptó la Real Academia Española en 2015 y que se ha convertido en algo irremediablemente unido a nuestras vidas. Así lo definieron los académicos entonces: "Sistema de conexión inalámbrica, dentro de un área determinada, entre dispositivos electrónicos, y frecuentemente para acceso a Internet".

Es indudable que la mayor capacidad de las redes se ha visto acompañada de un aumento en el número de usos y dispositivos que tenemos conectados. Ante la extensión del Internet de las Cosas (IoT) y ese escenario en el que electrodomésticos tradicionales como la lavadora, el frigorífico o el horno también van a querer estar en red, las necesidades van a aumentar de forma considerable.

Múltiples dispositivos

Con el nuevo estándar de Wi-Fi Alliance se quiere facilitar la instalación de la red inalámbrica de manera que ésta se adapte a las necesidades de cada uno de los dispositivos conectados a un mismo tiempo, canalizando y distribuyendo de forma inteligente -y sin que nosotros tengamos que hacer nada- la capacidad de la señal. Varios gigantes como Intel, Qualcomm o Mediatek han aplaudido esta decisión. Estas empresas tienen mucho que decir al respecto, ya que son las fabricantes de los procesadores que deben de ejecutar en la práctica este nuevo estándar dentro de muy diferentes dispositivos -desde los propios routers a los smartphones, tabletas, televisores, electrodomésticos, otros elementos de domótica, etc.

Hasta el momento, cuando la señal de nuestro router no llegaba hasta el otro extremo de la casa, intentábamos que el operador nos ampliara la señal, nos cambiara de canal o de redes de 2,4Ghz a 5Ghz, optimizara el servicio. Si, aun habiendo efectuado todos esos ajustes, la señal seguía siendo muy mejorable y no llegaba correctamente a determinadas habitaciones, no había otra opción que instalar un repetidor o un amplificador. La nueva tecnología WiFi EasyMesh planea desterrar todos esos inconvenientes.

Se encargará de coordinar múltiples puntos de acceso en una red unificada e inteligente ayudando de forma autónoma a todas las áreas del hogar a alcanzar una cobertura completa. Después de una configuración inicial intuitiva, WiFi EasyMesh supervisará las condiciones de la red y se adaptará automáticamente según sea necesario.

El nuevo sistema irá guiando a los teléfonos inteligentes, tabletas y otros dispositivos del usuario al punto de acceso óptimo, incluso cuando estos se van moviendo dentro del hogar. Explican desde Wi-Fi Alliance que estas redes admitirán una mayor selección de dispositivos y también, al ser ampliables, los usuarios podrán incluir nuevos puntos de acceso Wi-Fi EasyMesh en su red. Y, como se trata de un estándar, el sistema será compatible con cualquier marca y operador.

En España, Orange ha sido el primero en ofrecer a sus clientes un servicio de Wi-Fi inteligente o tipo malla. Sin llegar al estándar recién aprobado por el organismo inventor de las conexiones inalámbricas, sí nos permite conocer o intuir cómo funcionará este sistema en el futuro. A cambio de 34 euros, los clientes de Orange pueden hacerse con un dispositivo que sustituye al router y que crea esa malla en el hogar o la oficina.

Los sistemas WiFi tipo mesh se presentan en packs de dos o tres dispositivos. Uno de ellos se conecta por cable al router e inhabilita el WiFi mientras que el resto de repetidores se distribuye tejiendo esa red por las otras dependencias de la casa.

Mientras que el amplificador de señal o repetidor a secas simplemente multiplica la señal, estos sistemas van más allá y su software va identificando los dispositivos y sus movimientos para equilibrar las fuerzas de la señal y hacer el uso de la conexión lo más eficiente posible.

Según explica Óscar Castillo, responsable de Dispositivos de Conectividad de Orange España, "gracias a la funcionalidad band steering, nos olvidaremos de tener dos redes diferenciadas para 2,4 y 5Ghz. Solo veremos un único nombre de red (SSID) al que conectar los dispositivos y será el propio sistema el que, en función del estado de las bandas, el tipo de dispositivo y su ubicación moverá a cada uno de ellos a la banda más adecuada de forma transparente. Por ejemplo, la tecnología intentará colocar a todos los dispositivos dual band en la banda de 5Ghz, más veloz y menos saturada. Pero si, en ciertos puntos alejados del router, se determina que puede obtenerse mejor rendimiento en la otra banda, se realizará este cambio sin necesidad de acción del usuario y sin cortes en el servicio", explica Castillo.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Google+Google plus
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
Publicidad
Otras noticias
Contenido patrocinado