Tecnología

Just Eat tras comprar La Nevera Roja: "Queremos ser sinónimo de pedir comida a domicilio"

  • "No somos un monopolio. Sólo el 8% de los pedidos no son llamando"
  • "Estamos muy contentos con el acuerdo al que hemos llegado"

"Hoy no cuesta sonreir", dice Jesús Rebollo, country manager de Just Eat en España mientras posa para las fotografías de esta entrevista. Y es que hoy la compañía se ha hecho con su principal rival en España, La Nevera Roja, así como con otras tres plataformas de comida a domicilio en Italia, México y Brasil por 125 millones de euros.

Una compra que sirve para confirmar su posición en cuatro mercados. Ya han acogido a los nuevos negocios en su estructura, en España están pendientes de la aprobación de Competencia por tratarse de las dos plataformas principales para pedir comida a domicilio a través de una app, sin embargo Rebollo es optimista porque cree que el mercado es mucho más amplio.

¿Cuánto tiempo llevabais tras La Nevera Roja?, Cuando la compró Rocket Internet ya se rumoreó que pujasteis.

Es un mercado donde hay un montón de ruido siempre. Esto es como cuando se dice que el Barça va a fichar a Pogba, luego lo ficha el Madrid y se acaba fichando a Luis Suárez. Es un mercado con muchísimo ruido y mucha incertidumbre. Nosotros estamos atentos, tenemos conversaciones con todo el mundo y obviamente es un acuerdo que ha llevado su tiempo, su trabajo, pero que al final ha concluido genial.

¿Y cómo ha cuajado para que haya sido ahora?

Es la oportunidad perfecta. Tiene mucho sentido para nosotros desde el punto de vista estratégico en países donde ya somos fuertes, consolidar una posición y seguir creciendo para acercarnos a nuestra ambición final: que el usuario pase del teléfono a Internet. Desde la parte vendedora han entendido que ha sido una muy buena ocasión para ellos para poder centrarse como decía Oliver Samwer [CEO de Rocket Internet] en sus objetivos fundamentales.

La operación confirma vuesta posición en cuatro mercados, ¿estáis conformes con el precio?

Estamos muy contentos con el acuerdo al que hemos llegado, son 125 millones de euros por los cuatro países, consideramos que es un buen precio y por eso lo hemos hecho ahora. Estamos contentos.

El panorama en España ha cambiado, ¿tenéis ahora la sartén por el mango?

Estamos pendientes, y tenemos que ser muy escrupulosos, de lo que dictamine la CNMC -que esperemos que sea positivo-, pero creo que este acuerdo nos permite estar en muy buena disposición con nuestros restaurantes y poder dar un servicio aún mejor. Siempre teniendo claro que el mercado para nosotros es un mercado gigantesco y que lo único que hemos hecho es empezar. Al final lo que necesito cambiar la forma en la que se pide comida a domicilio, que pase de llamar a Just Eat.

¿Pasáis a ser un monopolio?

Se parte de un principio completamente absurdo, ¿cómo puedes pensar que un mercado es monopolístico o no en función del número de agentes? Es en función del número de productos sustitutivos. Tengo hambre y estoy en mi casa, ¿qué puedo hacer? Uno, me levanto y cocino. Dos, cojo el teléfono. Tres, entro en mi móvil. Cualquiera de las dos últimas opciones son válidas: llamo al chino de barrio o entro en la app. Nuestra ventaja es que pedir desde la app es muy cómodo.

Hay que tener en cuenta que sólo el 8% de los pedidos del mercado no se hacen por teléfono. Sabemos que casi la mitad de los usuarios que adquirimos no repiten inmediatamente con nosotros porque empiezan a pedir por teléfono directamente al restaurante, cuando se cansan de él, vuelven a nosotros para buscar nuevos. Nos hemos convertido en intermediarios que garantiza un buen servicio.

¿Cómo será vuestra defensa ante la CNMC?

Nosotros consideramos que el mercado es muy amplio, con una tarta muy grande en donde nosotros sólamente somos un agente más. Somos un canal más de distribución, no se puede considerar como un mercado per se.

Pero, si eres más grande, te conciben de otra manera.

Se generan muchas sinergias a nivel de marketing o muchas sinergias de comunicación que nos va a permitir ser mucho más efectivos, es evidente. Por otro lado lo que se termina de corroborar que este es un mercado en el que el atractivo está ahí, responde a un cambio en los hábitos de consumo de los españoles que claramente está yendo en esta dirección. En realidad no es algo nuevo, llevamos 20 años con Telepizza, no hay muchos países en Europa que tengan esa tradición de comida a domicilio que tenemos nosotros, lo que hacemos es incorporar usuarios a este panorama.

Tras la compra, ¿qué diferenciará a Just Eat?

La ambición que tenemos es que Just Eat de toda la oferta de posible, que pedir comida a domicilio sea sinónimo de pensar en nosotros. Un día te va a apetecer tomarte una hamburguesa y otro día te va a apetecer una comida vegana. Nuestro trabajo está en conseguir que todo eso esté en Just Eat, que el usuario entre y encuentre todas las opciones.

¿Cómo ves el sector?, porque también han llegado nuevos agentes.

Ante un mercado que crece a esta velocidad es lógico que haya agentes que quieran entrar. Además algunos están funcionando en algunos países con modelos de negocio diferentes al nuestro, me parece que es muy buena noticia. Creo que lo que necesita un mercado es que tenga el mayor número posible de competidores. Cuando Burger King lanzó su comida a domicilio me pareció la gran noticia, porque lo está poniendo en la tele y lo que va a hacer es incrementar el tamaño del mercado. Es lo que necesitamos, a alguien que pida a domicilio y ya le convenceremos para que alguna vez use nuestra app. Necesitamos que todas las enseñas lo hagan, que McDonald's entre sería una gran noticia. Al final es la comida a domicilio lo que importa, es un mercado es gigantesco.

¿Qué estrategia vais a seguir en Italia, México y Brasil?

En todos los países compartíamos que ya éramos líderes del segmento y estas compras llegan para confirmar la buena situación que teníamos en el mercado. Allí la situación es diferente con respecto a España porque desde hoy ya hemos dado la bienvenida a los nuevos equipos y hemos comenzado con la responsabilidad de acogerles y empezar a trabajar juntos. Lo que tenemos que hacer ahora allí es trabajar bien el plan de integración, establecer bien los pasos y asegurarnos de que la transición sea lo más sencilla y efectiva posible.

Tras la compra, ¿está trazado un plan de integración?

Por casi mandamiento legal no podemos comentar nada hasta que la CNMC no determine la viabilidad del proceso y a partir de ahí empezaremos a estudiar lo que es. A día de hoy somos dos empresas completamente independientes y no podemos intervenir en ello.

comentarios1WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

Comentarios 1

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

kaustiko
A Favor
En Contra

Los negocios del siglo XXI y el arte de inventar necesidades que no tenemos.

Puntuación -1
#1