Tecnología

China se pone las pilas y acelera su proyecto para insertarte un chip en la cabeza como Musk

Alamy

La Inteligencia Artificial no es la única tecnología que parece que va ser el futuro, y es que cada vez parece más claro que el siguiente paso que vamos a dar es convertirnos en un híbrido entre humano y robot. Esto se debe a la intención de cada vez más proyectos de insertar un chip en el cerebro.

Si bien es cierto que la idea de estos planes es la de tratar de solucionar mediante la tecnología los problemas neurológicos que provocan alguna situación de discapacidad, como ya ha demostrado el proyecto Neuralink con su primer paciente.

Pues resulta que esto se ha convertido en otra nueva carrera tecnológica en la que China también quiere participar y liderar, por esa razón, tal y como informan desde Bloomberg, el Gobierno chino ha creado un comité para desarrollar estándares para el uso de esta tecnología.

Para ello usarán todos los activos posibles dentro del país, por lo que juntarán a empresas del sector, institutos de investigación, universidades y toda una serie de expertos para lograr la brecha con Occidente que existe en esta materia.

Al parecer, el Ministerio de Industria y Tecnología de la Información ha reunido a toda una serie de especialistas para que se encarguen de definir los requerimientos técnicos, así como también los estándares éticos de esta aplicación clínica.

Entre las tareas que tendrán que realizar están la adquisición, codificación y decodificación de información cerebral, el preprocesamiento, visualización y comunicación de datos. Y no es que dispongan de mucho tiempo para ello, ya que China lo quiere ya y les ha dado como fecha límite el 30 de julio de 2024 para que los expertos debatan la situación y den su opinión.

Si bien la Neuralink de Musk y otras empresas ya están implantando sus chips en el cerebro de humanos, en China no van tan retrasados, y es que en los últimos años han presentado proyectos similares como en marzo, cuando la CCTV informó de que un paciente paralítico recuperó cierta movilidad tras implantarle en el cerebro un dispositivo, llamado Neural Electronic Opportunity, por la Universidad de Tsinghua.

Esperemos que desde China se sea prudente y no se apresuren en lanzar su propia versión para humanos sin haber comprobado que es segura siguiendo todos los procedimientos necesarios. Ya que si bien es clave lanzar este proyecto cuanto antes para pillar a los ya existentes, si no está listo y supone un riesgo estas prisas no servirán de nada.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud