Tecnología

Qué es el 'modo ASMR' de Alexa y cómo activarlo

¿Puede un altavoz supuestamente inligente (aunque están envejeciendo algo mal) como Alexa, llevarnos a un estado de calma profunda? La pregunta, que recuerda a la película Her, surge en un mundo acelerado, donde el estrés y la ansiedad campean a sus anchas, y donde parece que algunos han encontrado algo de paz en un modo algo oculto del altavoz de Amazon que ya denominan 'modo ASMR de Alexa'.

Las siglas responden a lo que se conoce como Respuesta Sensorial Meridiana Autónoma (ASMR, por sus siglas en inglés), que ha ganado popularidad en internet en los últimos años.

El ASMR es un fenómeno caracterizado por una sensación placentera de hormigueo que suele comenzar en el cuero cabelludo y se propaga por la espalda y otras áreas del cuerpo en respuesta a ciertos estímulos auditivos, visuales o táctiles. Esta experiencia es a menudo descrita como relajante y puede incluso inducir al sueño.

Los desencadenantes de ASMR varían ampliamente entre individuos, pero comúnmente incluyen susurros, golpeteos suaves, crujidos, movimientos delicados de manos, lo que ha hecho que por ejemplo en Youtube se hayan hecho muy populares canales de esta temática donde el sonido es lo importante.

¿Pero qué tiene que ver con esto Alexa? Ahí es donde entra su modo susurro.

Cómo se activa el modo susurro o ASMR de Alexa

Invocar la calma es ahora tan sencillo como decir "Alexa, activa el modo susurro". Este comando despierta una faceta hasta ahora poco conocida del asistente: una voz más suave, diseñada para relajar y calmar al usuario. Pero esto también ha traído otra duda, ¿es suficiente la tecnología para gestionar estados de ansiedad?

La introducción del "modo ASMR" en Alexa representa un avance en la personalización de experiencias con dispositivos inteligentes, mostrando una sensibilidad creciente hacia las necesidades emocionales de los usuarios. Sin embargo, no debe verse como un sustituto de la atención especializada en salud mental.

Este modo es un complemento, una herramienta más en el arsenal contra el estrés, pero no un reemplazo de terapias y estrategias psicológicas consolidadas, han corrido a advertir varios expertos.

En un mundo donde la línea entre lo humano y lo artificial se difumina cada vez más, iniciativas como esta siempre caen en el denominado valle inquietante, ese que nos hace las máquinas cada vez más cercanas a nosotros, pero siguen generando un extraño rechazo.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud