Tecnología

¿Por qué no se puede usar Bard, la IA de Google, en Europa? El posible motivo de la exclusión

  • Esta semana ha sido el Google I/O el evento anual donde la compañía muestra sus proyectos e innovaciones
  • La UE es un ejemplo a seguir en lo que se refiere a la protección de datos de sus usuarios
Alamy

Esta semana ha tenido lugar el evento anual Google I/O donde la compañía presenta y muestra la tecnología y proyectos en los que está trabajando. Entre las muchas novedades que han mostrado, la compañía ya ha lanzado de manera oficial su propio chatbot impulsado con Inteligencia Artificial llamado Bard, y mientras ya está disponible en 180 países de todo el mundo, todavía no ha llegado a Europa.

Las empresas tecnológicas se encuentran ahora mismo en una carrera por posicionar a su propia IA como la principal del mercado. Microsoft con ChatGPT es la que tiene más ventaja de momento, pero eso no significa que ya lo haya ganado todo, ya que en estas últimas semanas la plataforma diseñada por OpenAI ha sufrido un contratiempo importante.

Primero fue con Italia, que decidió bloquear temporalmente el uso de esta IA hasta que la compañía arreglase una serie de aspectos en la política de privacidad, y ahora acabamos de saber que el Parlamento Europeo acaba de aprobar la creación de una normativa que regule la actividad de la IA, en especial la de ChatGPT.

Y es justamente esta situación, la que podría haber causado la exclusión de todos los países miembro de la Unión Europea de poder utilizar Bard. Google ha extendido su IA a 180 países en las que se incluyen hasta países muy pequeños e islas, sin embargo, España, Francia o Alemania entre otros se han quedado fuera.

Curiosamente Reino Unido, que desde el Brexit no forma parte de la UE, sí que tiene acceso a Bard. Esto nos hace pensar que las políticas de protección de datos que existen en Europa son lo que ha hecho que Google se decida por excluir a los países europeos, por lo menos por ahora hasta que actualicen el sistema y sí cumpla con los estándares de privacidad.

Que hayan dejado a Europa fuera no tiene por qué ser algo negativo, de hecho, gracias a las políticas del Reglamento General de Protección de Datos (RGDP) los usuarios europeos están más protegidos de los posibles abusos y malas prácticas que llevan a cabo empresas con fin de monetizar sus datos personales.

Pero ¿hay tanta diferencia entre ChatGPT y Bard en lo que se refiere a la recopilación y uso de datos? Lo cierto es que no, lo que pasa que Bard al acabarse de lanzar necesita más entrenamiento, hablando técnicamente necesita más Aprendizaje por Refuerzo a partir de Reacciones Humanas (RLHF) por lo que todavía no está preparado para usar datos de los usuarios.

Es por esa razón, por la Google ha preferido ser cauto, y antes de jugársela a recibir una sanción o bloqueo por parte de la UE ha preferido arreglar los posibles puntos de fricción con la normativa y tardar algo más en extender su IA en Europa. Aun así, es una pena que los usuarios españoles todavía no podamos probar cómo funciona Bard, habrá que ser pacientes y esperar.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud