Tecnología

Musk sigue dando palos de ciego: nadie entiende su política de verificados en Twitter

  • A pesar de las amenazas no ha ocurrido nada con los verificados pagase el usuario o no

Hay muchos calificativos para la gestión que ha hecho Elon Musk de Twitter desde su llegada hará casi un año, y la mayoría no son buenos. Esto es porque el magnate ha pecado en algunas ocasiones de soberbia y en otras de tajante, cuando lo más sencillo habría sido no querer ser tan protagonista.

Pero ya no hay vuelta atrás, Musk pagó 44.000 millones de dólares por la red social y ahora puede hacer con ella lo que quiera y como quiera, aunque esto le puede costar la popularidad de la app. Como casi cada semana, Musk ha vuelto a liarla con las cosas que dice y las que hace, sobre todo porque ya son varias ocasiones en las que dice algo y luego hace totalmente otra cosa.

En esta ocasión se tratan de las verificaciones en Twitter, una herramienta usada en redes sociales para distinguir a las marcas, instituciones y personajes públicos de otras cuentas que tratan de suplantarles.

Desde el principio Musk ha buscado monetizar este aspecto, ya que aparte de símbolo identificatorio el verificado es una forma de "status social" en redes, y es ahí donde el CEO ha querido sacar tajada.

Lo primero fue anunciar que cualquier persona que pagase por Twitter Blue recibiría el tick azul. El problema de ello es que así no se iba a poder diferenciar entre cuentas oficiales o cuentas que tan solo habían pagado la suscripción, por lo que se estableció tres tipos de verificados por colores: el dorado para las empresas, el gris para las cuentas gubernamentales y el azul para el resto.

Lo siguiente que hizo Musk (esto ocurrió la semana pasada) fue anunciar que a partir del 1 de abril las cuentas que tenían la verificación heredada, es decir, que la recibieron antes de la llegada de Musk y que la obtuvieron siguiendo los sistemas de todas las redes sociales, perderían este certificado a no ser que se suscribieran a la versión de Twitter premium.

En otras palabras, era una especie de "o pagas o te quedas sin el verificado", y ahora dos días después de la fecha límite que impuso el magnate, hemos podido comprobar que se trataba de un farol o de un pulso que por el momento no ha ganado.

Y es que, si nos fijamos en las cuentas con verificado, aparece este mensaje "Esta cuenta está verificada porque está suscrita a Twitter Blue o porque es una cuenta verificada según el sistema antiguo."

Por lo que ha pasado la fecha que dijo Musk y no ha ocurrido nada, el único cambio que hemos podido ver ha sido que el The New York Times, ha perdido su verificación, algo estúpido ya que es un medio reconocido y respetado a nivel mundial.

La cosa es que ha sido bastante crítico con Musk, por lo que todo parece que se trata de una venganza personal del magnate contra el periódico, un gesto bastante inmaduro e infantil, que deja de nuevo al CEO en evidencia.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud