Tecnología

Así es la primera ley en España que recoge obligaciones para los "influencers"

  • Los niños ya no quieren ser futbolistas, quieren ser "influencers"
  • La nueva ley regula y recoge las obligaciones para poder crear contenido en redes
iStock

Los conocidos como "influencers" o creadores de contenido para redes sociales se han postulado como las nuevas celebridades, miles y miles de personas siguen todo lo que hacen, y eso requiere también una cierta responsabilidad. Por eso, el pasado 9 de julio entró en vigor la nueva Ley General de Comunicación Audiovisual en la que se recogen varias obligaciones para estas personas.

Desde hace unos años, la respuesta de que quieres ser de mayor ha cambiado, ahora los niños ya no quieren ser futbolistas, quieren ser "influencers". Este cambio se debe a que hoy en día los creadores de contenido son los famosos del siglo XXI, y como bien indica su nombre, tienen la capacidad de influenciar en las personas, sobre todo a los jóvenes y por eso era necesario que su actividad se regulara.

Estas personas, aparte de hacer contenido que entretenga, también colaboran y trabajan junto a marcas y empresas y en muchas ocasiones dan opiniones y comparten información que puede repercutir en cómo sus seguidores ven algo. Al igual que los medios de comunicación, o que cualquier institución, es necesario regular este tipo de prácticas para que no se condicione o se haga un abuso de poder.

Aquí es donde entra la Ley 13/2022, de 7 de julio, General de Comunicación, publicada en el Boletín Oficial del Estado (BOE), donde entre muchas cosas se recoge una serie de principios basados en la obligación de transmitir una imagen respetuosa de personas con discapacidad al igual que la protección del usuario frente a contenidos que atentan contra la dignidad de las mujeres o la veracidad de la información.

A su vez, la ley reconoce el impacto, tanto económico como social, que tienen estas personas y por eso a partir de ahora tendrán que constar en un nuevo registro que dependa del Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital.

Eso significa que tendrán la obligación de hacer contenidos que respeten la dignidad humana y los valores constitucionales, promover una imagen sin estereotipos de cualquier persona y apoyar la alfabetización mediática (empoderar a los usuarios para que sepan sacar el máximo partido a la tecnología).

A su vez, los "influencers" tendrán que seguir una serie de directrices y obligaciones referidas a su conducta además de que tendrán que prestar especial atención en cómo influyen en el desarrollo físico, mental y moral de los menores de edad.

comentarios5WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.

yomismo
A Favor
En Contra

"al igual que la protección del usuario frente a contenidos que atentan contra la dignidad de las mujeres o la veracidad de la información."

¿Que pasa con la dignidad de los hombres? ¿y con la de los niños? Menudos anal-fabetos funcionales pueblan los puestos de asesores a dedo.

Lo de la veracidad de la información me suena a ministerio de la verdad, con la furcia que se la chupa al gordo del Ferreras como magistrada que decide qué interesa y qué no interesa que sea verdad. Newtrola, se llama

Puntuación 25
#1
Usuario validado en elEconomista.es
BearcatF8
A Favor
En Contra

Eso, ahora un registro para tenerlos controlados. Me parece increible que tenga quieran imponer por ley un limite al mensaje que quieran transmitir. Para mi la libertad de expresión es primordial, siempre y cuando no haya enaltecimiento del terrorismo. Deberían poder decir lo que quieran. O sea que está prohibido decir que todas las mujeres son una furcias pero si se puede decir que todos los hombres son unos furcios. ¿Pero qué porquería es esta?. ¿Hasta donde vamos a dejar a estos payasos que tenemos en el gobierno limitar nuestros derechos?

Puntuación 18
#2
Robert
A Favor
En Contra

En pocas palabras... Censura de contenidos. Pensamiento único. Tu telediario, Newtrola y Maldita están en posesión de la verdad. Agenda globalista 2020_30.

Os interesa...

https://prevencia.net/wef-emite-un-edicto-a-los-lideres-mundiales-elimine-gradualmente-la-propiedad-de-automoviles-las-personas-pueden-caminar-o-compartir

Puntuación 14
#3
Diego desde Tabarnia
A Favor
En Contra

Pues ya iba siendo hora. A mí que un chaval de 16 años dé lecciones de "economía guay", ó uno de 19 años de arquitectura "en plan buen rollo y tal" cuando aún se le caen los mocos me parece algo vergonzoso. Pero claro, si se puede pasar de curso suspendiéndolo todo y ya casi quitan la selectividad pues llegamos a barbaridades como estas. Porque de analfabetismo en las escuelas qué tal vamos? Bien, no?...

Puntuación -8
#4
Javier Ramirez
A Favor
En Contra

Una vez más se promueve una ley que permite en un momento dado y dada la ambigüedad y subjetividad de términos como "moral", "educativo" y "adecuado", demonizar, bloquear e incluso denunciar ante la ley contenidos de cualquier índole contrarios a intereses políticos, ideologías, creencias religiosas o modas sociales varias. Una vez más se pierde la capacidad de opinar sin sentir la espada de Damocles sobre el cuello, política que por otra parte no se aplica en las televisiones y radios en abierto subvencionadas con dinero público y no sólo RTVE. Vivimos la deriva post transición hacia una nueva dictadura del miedo impuesta por la izquierda más comunista y más aberrante con la complicidad de la mayoría de grupos políticos y grupos sociales. Una inacción por parte del resto que nos va a costar perder nuestra identidad y nuestra calidad de vida.

Puntuación 0
#5