Tecnología

Auriculares inalámbricos con una gran batería y funciones por sólo 90 euros: Creative Outlier Pro

  • Tienen desde cancelación de ruido a carga inalámbrica
  • La tecnologia SXFI adapta el sonido a nuestra cabeza

Creative ha lanzado unos nuevos auriculares inalámbricos, esta vez centrados en ofrecer acceso a mucha tecnología, como cancelación de ruido o carga inalámbrica, a un precio modesto.

La competencia en el sector del sonido inalámbrico es tremenda, y ya no basta simplemente con ofrecer un producto convencional; esos ahora acaban perdidos en la vorágine que es el mercado actual.

La mayoría de los auriculares inalámbricos que puedo recomendar tienen algo especial que los hace destacar del resto, ya sea la calidad de sonido, el diseño o la tecnología integrada. En ese sentido hay que comprender el último lanzamiento de Creative, los Outlier Pro, que se presentan como unos auriculares inalámbricos repletos de tecnología.

Creative Outlier Pro, repletos de tecnología

Piensa en cualquier nueva tecnología que haya llegado al mercado en los últimos años, y los Creative Outlier Pro la tienen. Es algo sorprendente, teniendo en cuenta que apuntan a un precio más bajo de lo habitual. Aunque parten de los 89,99 euros, ya no es raro encontrarlos rebajados; de hecho, en el momento de escribir estas palabras hay una promoción que los rebajan un 25% usando el código promocional OUTLIERPRO en la página oficial.

Empezando por el repaso a las funciones integradas, no podía faltar la cancelación activa de ruido, o ANC por sus siglas en inglés, la función estrella de cualquier auricular moderno. La implementación de Creative es buena, aunque no la mejor que he escuchado. En mis pruebas, ha sido especialmente eficaz tapando 'murmullos' como los ventiladores de mi ordenador cuando se ponen a tope, o el ruido constante del tráfico cuando voy por la calle. De hecho, los veo como una gran opción si lo que queremos es huir de esos sonidos que nos "comen la cabeza", incluso aunque no vayamos a escuchar música ni nada.

Lo malo es que no es capaz de hacer mucho contra los ruidos más potentes; Creative no especifica los decibelios que es capaz de tapar, pero sospecho que no son muchos porque he podido escuchar si alguien me estaba hablando o algunos ruidos eventuales. En esos casos, creo que ayuda mejor el gran aislamiento que tienen estos auriculares, que consigue el silencio incluso sin activar el ANC; recomiendo usar los tres pares de almohadillas incluidos para encontrar el ajuste perfecto, aunque en mi caso las que venían por defecto fueron ideales. Pese a todo, tengo que decir que es lo mejor que he probado en este rango de precios, donde aún es común encontrarse auriculares que no ofrecen ningún tipo de ANC.

Además, tenemos la ventaja de un modo "ambiente", en el que se usan los tres micrófonos integrados para ampliar los sonidos externos, y así enterarnos de avisos o alertas. Desde la app oficial podemos definir la cantidad de sonido que 'entra', algo muy útil porque nos permite eliminar ruidos innecesarios sin perdernos lo que nos importa.

Sonido: los graves son protagonistas

Tal vez de manera poco sorprendente, Creative ha apostado por los graves como el ADN sonoro de los Outlier Pro. Están muy marcados, aunque no llegan a ser abrumadores; he escuchado cosas mucho peores, y en este caso al menos el resto de la banda sonora no se pierde completamente: los agudos siguen presentes.

En cambio, los medios sí que se notan algo perdidos, algo que he notado especialmente en el diálogo de las películas y vídeos que he visto. En escenas de acción, es perfectamente posible no enterarse de algo.

Con todo, el sonido no es malo, y los 'drivers' de 10 mm con grafeno se comportan bien a la hora de reproducir música y videojuegos; es en esos casos donde he notado que el impacto de los bajos beneficia más a estos auriculares, especialmente en música electrónica y en juegos de acción con muchas explosiones o golpes.

Aunque los Outlier Pro son compatibles con el nuevo Bluetooth 5.2, sólo pueden usar el códec AAC como máximo, y no son compatibles con códecs en alta definición, así que la calidad de sonido está algo limitada técnicamente; aún así, no es mala dadas esas limitaciones.

Pero si pruebas estos auriculares y crees que el sonido no te gusta, no los descambies aún, porque tienen un 'as en la manga': se pueden adaptar a ti.

Se adaptan a tu cabeza

La app oficial de Creative no es la única que podemos usar con estos auriculares. También tenemos la app SXFI y eso supone, en efecto, que estos auriculares son compatibles con esa avanzada tecnología de "holografía" de Creative, que ya pudimos probar en los Creative SXFI Air Gamer.

Básicamente, Creative ha creado unos algoritmos que modifican el sonido dependiendo de la forma de nuestra cabeza y nuestras orejas; la lógica es que cada persona escucha de una manera diferente según esos factores, así que Creative cree que puede modificar el sonido para adaptarlo perfectamente a cada una.

La configuración no es sencilla, ya que nos obliga a hacernos una foto de cada oreja y de nuestra cara, y lo primero puede ser difícil sin la ayuda de otra persona; pero una vez que hemos pasado este reto, la app hará el resto.

En mis pruebas, el sonido ha cambiado mucho, se ha vuelto más claro y los agudos han salido más potenciados, mientras que los graves se han visto reducidos. Lo que más me ha gustado es que dan una mayor sensación de amplitud. No se si realmente los preferiría así, y probablemente cambiaría dependiendo de lo que quiera escuchar.

Lamentablemente, la implementación de SXFI en los Outlier Pro tienen un fallo vital, y es que sólo podemos disfrutar de este cambio dentro de la app oficial de SXFI, que tiene un reproductor de música integrado. En otras palabras, en cuanto cambiemos de app el sonido volverá a la normalidad. Los auriculares no guardan el perfil, así que todo el trabajo lo hace la app; eso es diferente respecto a los Creative SXFI Air Gamer, que almacenaban el perfil y nos permitían activarlo o desactivarlo con un botón. Es probable que limitaciones técnicas hayan impedido hacer lo mismo en los Outlier Pro.

Un diseño obsoleto

Y es una pena, porque es evidente que los auriculares tienen espacio físico para meter más componentes internos. Con esto quiero decir que son relativamente grandes, especialmente comparados con otros modelos de gama baja, aunque no llegan a ser molestos una vez que te los pones en la oreja.

Lo que no puedo perdonar es el método de control que tienen, con una superficie táctil que funciona cuando quiere, eso si consigues encontrarla. Sí, tiene una zona delimitada que indica dónde puedes pulsar, pero digamos que eso no lo puedes ver cuando los tienes puestos; así que te puedes tirar un buen rato intentando pulsar el botón táctil sin ningún tipo de acierto.

Y cuando tienes suerte y lo pulsas, no hay ningún tipo de indicación táctil, como una vibración, así que puedes perfectamente tocar dos veces cuando sólo querías tocar una, o hacer un toque largo cuando querías hacer uno corto. A eso hay que sumar que la respuesta es lenta, pasando hasta un segundo entre que haces una acción y se realiza en la app.

El control táctil es realmente frustrante y sin duda alguna, lo peor de este producto, pero no es lo único malo. Hay detalles que indican que estamos ante un diseño antiguo que se ha vuelto obsoleto por los avances de la competencia. Algunos de esos detalles son pequeños, como la voz que indica el nivel de batería y de conexión, que está tan comprimida que resulta molesta cada vez que te pones los auriculares. Los auriculares también son relativamente grandes.


Pero el detalle que mejor revela la edad que tiene este diseño es el estuche de carga, que es gigantesco para los estándares actuales. Es molesto de llevar en el bolsillo, eso si te cabe. El diseño es curioso, ya que se abre empujando en un extremo, pero a la tercera vez que tienes que abrirlos le pierdes la gracia y sólo te parece molesto. Además, el puerto de carga está en el extremo que sale, así que cuando quitas el cable después de cargarlo inevitablemente abrirás el estuche sin querer.

Gran batería y recarga inalámbrica

Al menos, semejante tamaño de auricular y estuche viene con ventajas en batería. Creative promete nada menos que 60 horas de reproducción totales, dejando muy atrás a otras alternativas; y los auriculares duran 15 horas, todo ello con la cancelación de ruido desactivada. En mis pruebas con un uso mixto me he acercado mucho a esas cifras.

Además, no sólo podemos cargar el estuche con el puerto USB-C, sino que tiene carga inalámbrica compatible con el estándar Qi; así que podemos soltarlo encima de cualquier cargador que use nuestro móvil, por ejemplo. No es que sea especialmente rápida, pero este tipo de cosas suelen costar mucho.

Completos y baratos

Puede que los Creative Outlier Pro no sean los auriculares inalámbricos más bonitos, portátiles o modernos; pero sí que están repletos de toda la tecnología que solemos ver en modelos mucho más caros. Por 89,99 euros, bien pueden ser un 'chollo'.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin