Tecnología

Probamos el Samsung Galaxy S22 Plus: ir a lo seguro no tiene nada de malo

  • El diseño sigue las líneas iniciadas por el S21
  • Comparte buena parte del hardware con el modelo Ultra
  • Puede ser más recomendable por su tamaño

La nueva gama Galaxy S22 viene con importantes novedades de hardware, aunque a nivel de diseño no haya cambiado mucho respecto a la pasada generación.

Siempre es difícil cuando quedas en segunda posición. Nadie se acuerda de quién fue el segundo en una carrera de Formula 1. Hay quienes presumen más de una medalla de bronce que de una medalla de plata. Y nadie busca la segunda mejor opción cuando va a comprar un móvil.

Ese es el problema más evidente del Samsung Galaxy S22+, que ya existe un móvil más completo, más original y capaz, de la misma marca. Hablo, por supuesto, del Samsung Galaxy S22 Ultra, el modelo que, con razón, se ha llevado todos los premios y titulares de las últimas semanas. Yo mismo considero que será uno de los mejores móviles del 2022, pero eso ha hecho que, inevitablemente, no tenga el mismo entusiasmo por el resto de la gama. Eso fue un error.

Así es el Galaxy S22+

Al lado del S22 Ultra, el S22+ parece hasta aburrido. No ayuda en absoluto que Samsung haya optado por un diseño continuista respecto al S21, con el conjunto de cámaras aislado en la esquina superior izquierda, una decisión que aún provoca discusiones. Personalmente, me he acostumbrado a este diseño, y eso es lo malo: ya no me provoca reacciones, ni positivas ni negativas.

El gran problema es que el resto del mercado ha avanzado. Todas las marcas han implementado cambios importantes de diseño en sus nuevas generaciones de smartphones punteros; algunos a peor, otros a mejor, pero son cambios. Este nivel de estabilidad que ofrece Samsung puede parecer poco atractivo a simple vista.

Y sin embargo, puede que eso sea justo lo que buscas. El diseño del S22+ es icónico, y puede ser difícil de cambiar y especialmente, de mejorar. Sus bordes redondeados destacan respecto a muchos otros móviles que han seguido el camino del iPhone 12 y los han aplanado; y la pantalla plana es algo que muchos agradecemos y que preferimos frente a las pantallas curvas que están conquistando la gama alta. Sigue siendo un móvil elegante, con un tacto excepcional y de alta calidad gracias al uso de materiales metálicos y de cristal protegidos por Gorilla Glass Victus+.

A su favor también tengo que decir que es uno de los móviles más estables en la mesa. El conjunto de cámaras no sobresale tanto como para hacer que el móvil 'cojee', y es perfectamente posible usarlo sin comprar una funda, algo que otros no pueden decir. En definitiva, es un diseño conocido, pero ajustaré el refrán y diré que más vale bueno conocido que malo por conocer.

Fallos técnicos no consiguen empañar la experiencia

El Samsung S22 Ultra es el móvil Android más puntero en muchos aspectos, pero es fácil olvidar que el S22+ comparte el trono. La pantalla, por ejemplo, sigue siendo la mejor del mercado con diferencia, un panel Dynamic AMOLED 2X idéntico en muchos detalles técnicos al del S22 Ultra.

Por ejemplo, este panel también tiene el increíble brillo de 1750 nits, que permite obtener un rendimiento excepcional en contenido HDR gracias al contraste infinito propio de las pantallas OLED. También tiene una frecuencia de refresco adaptativa de 120 Hz, que hace que todo vaya muy fluido sin que notemos saltos extraños. Como resultado, esta es una de las mejores pantallas para ver películas, jugar, o simplemente ver fotografías o cualquier cosa que se te ocurra; sólo es inferior al S22 Ultra en un aspecto, el tamaño.

Pero incluso eso puede ser una ventaja, porque las 6,6 pulgadas de este S22+ son mucho más fáciles de usar con una sola mano, mientras que las 6,8 pulgadas del Ultra están claramente pensadas para dos manos. Es más cómodo, y también mucho más ligero así que puedes usarlo durante más tiempo. Todo son ventajas si las quieres ver. Como verás que los bordes de la pantalla son ridículamente finos, y no exagero si son los bordes más finos que he visto en un móvil hasta ahora. Es realmente sorprendente el nivel que Samsung ha alcanzado en cuestión de pantallas.

Las similitudes con el 'hermano mayor' alcanzan también al procesador, uno de los aspectos más controvertidos de la nueva gama de Samsung. La compañía está inmersa en una polémica por la manera en la que sus algoritmos 'capan' el rendimiento en muchas aplicaciones, excepto en aplicaciones de 'benchmarks'. Samsung ya ha respondido, afirmando que en una futura actualización implementará controles que nos permitirán usar toda la potencia de su nuevo procesador, el Exynos 2200, en juegos. Algo realmente necesario, porque es en juegos donde he notado que este móvil se queda corto comparado con la competencia, y dependiendo del título eso incluso lo hace injugable. Al menos, en otras aplicaciones, y con un uso normal, no he echado en falta potencia, y sigue siendo un procesador completamente capaz de enfrentarse a cualquier cosa que le eches.

Es una pena que el procesador y los algoritmos que lo controlan se hayan convertido en una 'mancha' en la gama S22, porque, por lo demás, está a sólo un paso de la perfección. Es un móvil rápido y ninguno de sus aspectos técnicos realmente cojea. El lector de huellas dactilares bajo la pantalla es rápido, y las cámaras son buenas, sin llegar a sorprender. Lamentablemente, perdemos el sensor de 108 MP además del zoom óptico de 10x del S22 Ultra, pero el sensor principal de 50 MP usado aquí cumple perfectamente con su función, sin llegar a ser espectacular. El tratamiento de los colores es tal vez algo apagado, y la nitidez podría ser mejor, pero poco más. El zoom óptico se queda en 3x, pero es muy útil en muchas situaciones y las imágenes que obtiene son muy superiores a lo que estoy acostumbrado. La cámara selfie de 10 MP también es buena y es ayudada por un modo retrato muy competente.

La batería también merece mención, con una duración apropiada dados los 4.500 mAh que tiene, aunque como es habitual en Samsung, la carga rápida no está a la altura de las tecnologías desarrolladas por la competencia, siendo claramente más lenta en mis pruebas. Con todo, será suficiente para la inmensa mayoría de usuarios que no hagan carreras de recarga con sus móviles.

Lo que necesitas, pero ¿es lo que quieres?

Esa es la cuestión del S22+. No es el mejor, porque ya existe el modelo Ultra, pero probablemente no necesitas que lo sea. Todas las ventajas del Ultra vienen con desventajas como el mayor peso y tamaño. Y aunque tiene sus fanáticos, el S Pen no es útil para la inmensa mayoría de la gente, y no supone más que una molestia.

El Samsung Galaxy S22+ presume de muchos de los avances del modelo superior, pero en un formato más fácil de usar con una mano, un diseño que puede ser más atractivo para mucha gente, y el mismo soporte de software de cuatro años prometido por Samsung. Una vez que lo miras de esa manera, es difícil justificar el pago de 200 euros más por el Ultra; todo depende de si los añadidos del S Pen, la pantalla y las cámaras son importantes para ti.

Si el S22 Ultra es Superman, el S22+ es Clark Kent: aburrido, pero competente.

comentariosicon-menu0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
arrow-comments
No ha sido posible realizar el purgado