Tecnología

¿Está pagando Google a Apple para que no desarrolle su propio buscador?

  • La demanda alega que Google mantiene un control completo del mercado
  • El acuerdo no es secreto, pero los términos, sí

El multimillonario acuerdo entre Google y Apple está recibiendo más escrutinio que nunca, después de que una demanda alegue que ambos gigantes están conspirando para controlar el mercado.

No es ningún secreto que Google paga anualmente a Apple para que su buscador sea la opción por defecto en los iPhone; de esa manera, Google se garantiza que los millones de usuarios de iPhone usan su servicio, ganando ingresos por publicidad y ofreciendo otros productos. No es un acuerdo único: Google también paga a navegadores como Firefox por exactamente lo mismo.

Sin embargo, el acuerdo con Apple es el más polémico de todos, con diferencia. No sólo por la 'enemistad' pública que mantienen ambas compañías, con constantes ataques mutuos en la prensa por sus filosofías diferentes en cuestión de privacidad y servicios; sino porque los detalles del acuerdo no son públicos, incluida la cuantía que Google debe pagar a Apple. Según algunas investigaciones basadas en los ingresos anuales de Apple, el año pasado Google le pagó 15.000 millones de dólares, y se espera que este 2022 la cifra supere los 20.000 millones de dólares.

Ahora, una demanda colectiva presentada ante un tribunal de California pretende revelar la cifra exacta, y más importante, los términos del acuerdo; el objetivo de los demandantes es dejar en evidencia que ambos gigantes están confabulando para mantener el mercado bajo su control.

En concreto, la demanda acusa a Google de pagar a Apple para que no desarrolle su propio buscador de Internet, una posibilidad que lleva rumoreándose años pero que nunca se ha hecho realidad. Con un buscador propio, no sólo probablemente haría que millones de usuarios de iPhone abandonasen a Google; también introduciría competencia en un sector absolutamente dominado por Google.

Según la demanda, ese dominio permite a Google subir las tarifas de publicidad para aparecer en su buscador, sin miedo a que los anunciantes se vayan a la competencia; una cláusula de 'no-competición' que podría ser ilegal. Por todo ello, la demanda pide que se revelen los términos del acuerdo, que se cese, y hasta que Google y Apple sean divididas en compañías independientes, al igual que se hizo en su día con empresas petroleras.

No está claro hasta qué punto la demanda será exitosa, teniendo en cuenta que ambas compañías ya tienen una defensa para estos casos. Como hemos apuntado antes, Apple no es la única compañía con la que Google ha llegado a acuerdos de exclusividad, y gracias a estos proyectos como Firefox (competencia de Google Chrome) han podido seguir vivos. Por su parte, Apple puede recordar que continúa desarrollando su propio buscador, que es usado cuando realizamos una búsqueda en el iPhone deslizando hacia abajo cuando estamos en la pantalla de inicio.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.