Tecnología

Probamos el Amazfit GTR 3 Pro, un reloj inteligente increíble por este precio

  • La nueva generación del smartwatch sorprende por lo completa que es
  • Usa su propio sistema operativo y tiene soporte para iPhone y Android

Amazfit ha vuelto a sorprender con una nueva gama de relojes inteligentes capaz de competir con los grandes en funcionalidades, pero con un precio muy inferior.

Aunque tal vez no debería sorprenderme tanto, teniendo en cuenta el historial de la compañía, repleto de pulseras y smartwatches de buena relación calidad/precio. Pero creo que con la tercera generación se han superado a si mismos, aunque no esté falta de problemas y aún haya aspectos que mejorar.

El modelo que he podido probar es el GTR 3 Pro; además, también han llegado el nuevo GTR 3 y el nuevo GTS 3, que sólo se diferencian el uno del otro en el diseño (el primero es redondo y el segundo es cuadrado). Por su parte, el GTR 3 Pro es el tope de gama, con un precio de 199,90 euros y un diseño redondo y materiales de calidad para ofrecer la mejor experiencia.

Un reloj más elegante de lo que dicta su precio

200 euros no es barato, pero tampoco es caro, especialmente si lo comparamos con las referencias del sector, que rondan los 300 y los 400 euros fácilmente. Podríamos pensar que pagar la mitad por un reloj supone hacer importantes sacrificios en el diseño, pero la verdad es que el GTR 3 Pro se puede comparar con la competencia sin ningún tipo de vergüenza.

El diseño es básico, pero es precisamente eso lo que lo hace imperecedero. La unidad que he probado es la de color negro con pulsera de fluoroelastómero, aunque también está disponible en marrón con pulsera de cuero; personalmente, y a juzgar sólo por las imágenes, prefiero la que he recibido al ser mucho más discreta, pero descubriremos que también es muy elegante si nos fijamos. La correa negra tiene una textura algo curiosa, y personalmente, la hubiera quitado, pero no afecta mucho al estilo del reloj e incluso le da un aire más deportivo.

El cuerpo del reloj está fabricado en aleación de aluminio, lo que garantiza un peso mínimo y da una gran sensación al tacto. En la parte derecha tenemos dos botones: el superior es además una corona de desplazamiento que podemos mover para recorrer la interfaz. Ambos botones ofrecen un buen tacto.

Todo el frontal del reloj está cubierto por el cristal, que es plano pero está ligeramente curvado en el borde para cubrir una mayor superficie y dar una mayor sensación de calidad. Puesto en la muñeca, es un reloj que llamará la atención del que se fije y no debería extrañarnos que nos pregunten por él; he tenido una sensación muy parecida a la del Galaxy Watch 4 Classic que pude probar, algo llamativo teniendo en cuenta que cuesta el doble.

La pantalla AMOLED es la estrella del reloj, con un tamaño de 1,45 pulgadas y un gran brillo de 1.000 nits que garantiza el visionado incluso cuando pega el sol; aunque en esos momentos, lo que ayuda más es la interfaz de alto contraste que permite distinguir mejor las palabras e iconos. También es una pantalla de alta resolución, 331 puntos por pulgada, lo que suma a la sensación de calidad general; sin embargo, pronto te das cuenta de que es una pantalla más pequeña de lo que aparenta, y descubres el gran borde que la rodea. Sin embargo, en el uso diario, y gracias a una interfaz en la que el negro predomina, no es muy notable.

Software: todo lo que podrías necesitar

Un reloj inteligente puede ser muy bonito, pero si no cumple con la parte de "inteligente", no sirve de mucho. En ese sentido, Amazfit nos da una de cal y otra de arena, principalmente por la decisión de seguir delante de manera independiente, desarrollando su propio sistema operativo Zepp OS.

Empezando por lo bueno, este reloj inteligente tiene todo lo que podrías necesitar, y más. Es uno de los smartwatches más completos que he podido usar, con una ingente cantidad de opciones y funciones, relacionadas con la salud, el ejercicio y nuestra vida diaria. Por supuesto, tenemos las funciones básicas, como la medición del ritmo cardíaco, y del movimiento diario; puede registrar nuestros pasos y la actividad, calculando el PAI, una puntuación única que nos pone un objetivo concreto para conseguir en un determinado periodo de tiempo. Eso, junto con los recordatorios de que deberíamos levantarnos de la mesa si llevamos mucho tiempo trabajando, ya es una gran ayuda para mejorar nuestros hábitos diarios.

También tenemos acceso a todo tipo de actividades cuando queramos ejercitarnos, accesibles directamente pulsando el botón inferior. Tenemos desde las más simples como correr o caminar, a otras más específicas como máquina de remo, yoga, esquí, o incluso deportes electrónicos; en efecto, este reloj te permite registrar tus partidas online y contarlas como un tipo de ejercicio.

Pero donde realmente destaca el GTR 3 Pro es en funciones inteligentes que no siempre encontramos, como la compatibilidad con Alexa, que nos permite usar el popular asistente personal, o la conexión con nuestro teléfono, que nos permite responder a llamadas directamente desde el reloj. También recibiremos notificaciones de apps y acceso a nuestros contactos.

Es uno de los más completos en cuestión de conexión con el teléfono, gracias en buena parte a una de las mejores apps del sector. Disponible tanto para Android como para iOS, en mi caso la he usado en un iPhone y no he tenido ningún problema para disfrutar de todas esas funcionalidades; incluso trae un widget que muestra información como los pasos que he dado. Desde la app también podemos acceder a más datos obtenidos por el reloj, incluyendo el historial de ejercicios y comprobar lo fiel que es el GPS; en mi caso al menos, ha sido capaz de registrar mis paseos con gran precisión, mostrándolos sobre el mapa e indicando dónde subí el ritmo, y cómo se distribuyó el ejercicio.

Otra gran funcionalidad de la app, algo oculta, es la posibilidad de instalar apps. Sin embargo, hay que tener en cuenta que la selección es algo limitada y sólo tenemos funciones desarrolladas por la propia compañía. Al menos, son muy útiles, como un recordatorio para beber agua, una guía de cepillado dental, o la posibilidad de controlar dispositivos del hogar inteligente.

El problema de ser independiente

El reducido tamaño de la tienda de apps es consecuencia directa de no usar Wear OS, que ya tiene acceso a la Play Store y muchas apps provenientes de los móviles como demostró el Samsung Galaxy Watch 4. Tampoco tenemos acceso a muchas esferas de reloj, aunque las que hay son muy buenas; algunas son bonitas y otras son más funcionales, con muchos datos en la pantalla.

Al ir 'por su cuenta' con Zepp OS, Amazfit ha tomado una decisión muy arriesgada, con sus pros y sus contras; ya hemos visto algunas de las ventajas, como la gran compatibilidad con el iPhone y la gran cantidad de funciones y posibilidades. Pero desarrollar un sistema propio no es sencillo, y el GTR 3 Pro sufre por ello; en el periodo de prueba, he notado que el reloj se quedaba 'pillado' en un par de ocasiones, sin responder a mis acciones. Siempre se ha solucionado por si solo, tarde o temprano, pero es algo frustrante cuando te ocurre.

La experiencia con algunas de las funciones también es mejorable. En concreto, creo que la función de sueño es algo inútil en el estado actual, y en mis pruebas no ha conseguido detectar los cambios correctamente, marcando siempre las horas incorrectas y detectando prácticamente sólo sueño ligero (he comparado los resultados con otros relojes y han sido capaces de detectar fase REM y más sueño profundo). Al menos, la detección del ritmo cardíaco y otros aspectos relacionados con la salud parecen funcionar bien.

Al menos, parece que la compañía es consciente de estos problemas, y el soporte es bueno, con actualizaciones que se instalan directamente a través de la app y que ya responden a algunas de las quejas de los usuarios.

Gran alternativa que apunta alto

Estas quejas se deben tomar con un contexto, el precio. Por 199,90 euros, no se me ocurren mejores opciones que este Amazfit GTR 3 Pro. Es un reloj muy elegante, con una calidad de fabricación superior a la que esperaríamos en este rango de precios, y con una enorme cantidad de opciones.

No es perfecto, pero esto lo digo comparándolo con relojes que cuestan el doble. Pocos, por no decir ninguno, pueden presumir de luchar contra Apple y Samsung con un producto tan accesible y barato.

comentarios1WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.

A Favor
En Contra

Y el NFC ?

Puntuación 0
#1