Tecnología

Elon Musk potencia su Internet por satélite, con nueva antena y más lanzamientos

  • La nueva antena es rectangular y más fácil de instalar
  • SpaceX reiniciará el lanzamiento de satélites para Internet

Starlink ha anunciado el diseño de su nueva antena, con la que será posible conectarse al servicio de Internet por satélite.

Este es uno de los proyectos con los que Elon Musk pretende obtener ingresos para SpaceX, su empresa aeroespacial con la que espera ofrecer viajes a Marte. Aprovechando los cohetes reutilizables Falcon 9, la idea es poner en órbita miles de pequeños satélites, que cubran todo el planeta ofreciendo una conexión a Internet sin importar nuestra localización.

Después de un programa piloto con una cantidad limitada de usuarios, hoy Starlink ha presentado la segunda versión de su antena, que llama "terminal de usuario"; debe ser instalada en el tejado, el jardín, o cualquier sitio con visión directa al cielo, y a su vez está conectada por cable a un router para obtener Internet en nuestro hogar.

La nueva versión de la antena es diferente en muchos aspectos, empezando por el diseño; ahora es rectangular en vez de circular, y eso no solo supone que ocupa menos espacio, sino que también es más fina y ligera. La instalación, que debe ser realizada por el usuario, será mucho más sencilla.

De hecho, la otra prioridad en esta nueva versión ha consistido en simplificar todo el conjunto. Sólo tenemos que conectar la antena al router, que por defecto sólo ofrecerá conectividad WiFi; por lo tanto, sólo tenemos que conectar nuestro ordenador, smartphone y otros dispositivos a la red. Starlink también ofrecerá un router alternativo si preferimos conexiones por cable.

Una vez instalada, la antena nos permitirá conectarnos a los más de 1.400 satélites que ya orbitan la Tierra para obtener Internet. Aunque parezca una gran cifra, en realidad es sólo el principio, y el servicio aún es algo inestable; la velocidad y el retardo de la conexión son variables, con un máximo de 200 Mb/s y una latencia mínima de 20 ms "en la mayoría de las localizaciones".

El precio del servicio no parece haber cambiado, con un pago inicial de 499 euros por la antena y el router (envío de 60 euros no incluido), a lo que hay que sumar la cuota mensual de 99 euros. Aunque parezca mucho, es competitivo para sitios a los que aún no llega la fibra óptica, con velocidades similares.

De hecho, el mayor problema parece estar en que es demasiado bueno, y Starlink no da abasto. Pese a que la beta fue abierta hace ya un año, y a que en España se aceptan pedidos de Starlink desde el pasado febrero (con un adelanto de 100 euros), la compañía aún no ha podido responder a la mayoría de los pedidos, pese a haber superado los 100.000 envíos.

No es sólo una cuestión de producir la antena; el verdadero cuello de botella puede estar en los satélites. Por eso, SpaceX también ha confirmado hoy que va a reanudar los lanzamientos de satélites de Starlink este mismo viernes, con el objetivo de poner en órbita 53 nuevas unidades.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin