Tecnología

Otra víctima de la carencia de chips: la consola-ordenador Steam Deck se retrasa

  • Problemas en la cadena de suministro han obligado a retrasar el lanzamiento
  • El sistema está basado en un procesador AMD

Valve ha confirmado que su mezcla de consola portátil y ordenador, Steam Deck, no empezará a distribuirse al menos hasta febrero del 2022.

De esta forma, el llamativo dispositivo se pierde la importante campaña navideña, aunque ese no parece que vaya a ser un gran problema para Valve teniendo en cuenta la gran cantidad de reservas realizadas. Antes del anuncio, ya era imposible conseguir una Steam Deck para este año, con las reservas retrasadas hasta el segundo trimestre del 2022.

Ahora, Valve ha confirmado que los primeros usuarios que reservaron la consola (pagando un depósito de 4 euros) tendrán que esperar dos meses más respecto a la fecha que se les fue asignada inicialmente. Eso implica que, como muy pronto, las primeras unidades llegarán a los usuarios el próximo febrero; pero para la mayoría de usuarios, sólo se indica que el dispositivo llegará en el primer trimestre del 2022.

El motivo detrás de este retraso es muy familiar: Valve no esconde que el retraso se debe a los problemas globales de la cadena de suministro, aunque afirman que intentaron esquivarlos como mejor pudieron. Pero finalmente, la carencia de materiales ha provocado que los componentes no hayan llegado a las fábricas a tiempo para el lanzamiento de la consola.

La Steam Deck destaca no sólo por haber sido creada por Valve, la compañía detrás de la tienda online de videojuegos para PC más popular, sino también por su concepto. Se trata básicamente de un ordenador portátil, basado en un procesador AMD con gráfica integrada Radeon basado en la misma plataforma usada en ordenadores personales. Está unido a una pantalla táctil de 7 pulgadas y un mando de control dividido a ambos lados de la pantalla.

Aunque ejecuta un sistema operativo propio basado en Linux, Valve ha trabajado en una capa de compatibilidad que, afirma, permitirá ejecutar la mayoría de los videojuegos para Windows; aunque se esperan problemas con algunos de los juegos más especiales. Por lo tanto, la gran baza de esta consola frente a la Nintendo Switch, por ejemplo, será su catálogo de juegos; sobre el papel, debería tener la potencia suficiente para ejecutar los últimos títulos.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin