Tecnología

HTC presenta unas gafas de realidad virtual ultraligeras y finas para enfrentarse a Facebook

  • Pesa sólo 189 gramos pese a tener un sistema interno
  • Está pensado para experiencias casuales y de meditación

Las nuevas HTC Vive Flow han sido diseñadas basándose en unas gafas de sol, y por increíble que parezca, tienen todo el hardware integrado.

El sector de la realidad virtual está casi completamente dominado por Facebook y su marca Oculus, gracias al lanzamiento de gafas que no necesitan ser conectadas a otros dispositivos; las Oculus Quest 2, pese a sus problemas, han conseguido convencer a muchos a dar el salto a la realidad virtual.

HTC, que hasta ahora se había centrado en gafas para conectarlas al ordenador, también quiere una parte del pastel; para quitarle mercado a Facebook, ha lanzado las HTC Vive Flow, el dispositivo de realidad virtual integrado más ligero con un peso de sólo 189 gramos. Eso debería permitirnos llevarlas durante horas sin las molestias asociadas con esta tecnología.

El diseño también es sorprendente, y de frente parecen unas gafas de sol algo grandes; siguen siendo gruesas, pero muy poco teniendo en cuenta que tienen un sistema móvil integrado y no tienen que ser conectadas por cable a ningún ordenador.

En el interior hay un procesador Qualcomm XR1, acompañado de 4 GB de memoria RAM y 64 GB de almacenamiento, y los juegos y apps se ejecutan directamente en las gafas; incluso tiene altavoces integrados, además de dos micrófonos con cancelación de ruido y soporte para Bluetooth.

Para conseguir este formato, HTC ha tenido que realizar algunos sacrificios. El principal es que, a diferencia del Oculus Quest 2, no viene con mandos de control; tendremos que conectar un móvil Android por Bluetooth para que sirva como puntero virtual, usando los sensores de movimiento y la pantalla táctil para simular un mando.

En lo técnico, las HTC Vive Flow tienen dos lentes con una resolución de 1,6K cada una, y una frecuencia de refresco de 75 Hz, con un campo de visión de 100 grados. No son cifras espectaculares, pero parece que HTC no quiere que este sea un producto para jugadores, sino para usuarios casuales que quieren disfrutar de experiencias sencillas. HTC ha enseñado experiencias relacionadas con el 'mindfulness' y la meditación, además de salas virtuales para trabajar o para relajarnos.

Aún así, no es un dispositivo barato, con un precio de 499 dólares, por el momento sin confirmar en España. Un Oculus Quest 2 cuesta sólo 349 euros, es mejor técnicamente y viene con dos mandos, pero también es más grande y aparatoso.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin