Tecnología

Jabra Elite 7 Pro análisis: auriculares inalámbricos con gran calidad en las llamadas

  • Cuentan con avanzadas tecnologías para captar nuestra voz
  • La cancelación de ruido y el sonido personalizado también destacan

Los nuevos Jabra Elite 7 Pro incluyen nuevas tecnologías especializadas en mejorar el sonido de las llamadas pero, ¿han tenido que sacrificar algo a cambio?

Los auriculares inalámbricos se han convertido en el producto estrella del 2021: todos los fabricantes ofrecen una alternativa, la mayoría centrándose en la calidad de sonido, en la cancelación activa de ruido o, simplemente, en ofrecer un gran precio.

Jabra es una de las que cubre todo ese espectro, con varios modelos de auriculares centrados en la calidad de sonido, como los Jabra Elite 75t, o en una gran relación calidad/precio, como los Jabra Elite 3; estos últimos vienen acompañados de los nuevos Jabra Elite 7 Pro, que apuestan por un aspecto también muy importante: las llamadas.

Capturan tu voz como pocos

Y es que vivimos en una era en la que debemos estar siempre conectados, siempre esperando una videollamada y siempre enviando audios a través de WhatsApp y todo ello sin querer apartarnos de nuestra música y entretenimiento. Los Elite 7 Pro están diseñados para este ritmo de vida, con tecnologías especialmente diseñadas para la captación de sonido.

En efecto, suena raro viniendo de Jabra, más famosa por sus dispositivos de alta definición, pero con estos auriculares se han puesto como objetivo ofrecer la mejor calidad de sonido en las llamadas; y la verdad es que lo han conseguido.

La clave está en la tecnología Jabra MultiSensor Voice, que se basa en el uso de cuatro micrófonos con un sensor avanzado Voice Pick Up (VPU); detrás de toda esa jerga de marketing, hay una ingeniería muy interesante. Cuando los algoritmos detectan la presencia de viento, que puede afectar a la grabación de nuestra voz, los auriculares usan tecnología de conducción ósea para captar las vibraciones de la mandíbula.

Hay que aclarar que este sistema no funciona sólo con las vibraciones de nuestra cara, sino que las usa para mejorar el sonido captado por los cuatro micrófonos. En mis pruebas, los resultados han sido muy buenos. En la misma situación de ruido (con un ventilador cerca) he podido comprobar que mi voz se grababa de manera mucho más clara que sólo con los micrófonos del móvil.

Sólo con el móvil, había momentos en los que ni siquiera me entendía a mí mismo por todo el ruido; pero con los auriculares puestos, todas mis palabras se comprendían perfectamente y mi voz era más cercana a como sueno en persona. En pruebas reales confirmé que la manera en la que son capaces de 'tapar' el viento es espectacular.

Es cierto que no es una tecnología perfecta; me ha molestado un poco que introduzca algunos efectos sonoros extraños, y en algunos momentos mi voz parecía algo artificial, como si estuviese siendo imitada por un robot. Pero por lo general, prefiero eso a tener que soportar el viento y el entorno en mis llamadas.

Cancelación de ruido personalizada

De nada sirve que nuestra voz llegue clara al interlocutor, si no le podemos escuchar bien por culpa del mismo ruido. Por eso, los Jabra Elite 7 Pro cuentan con cancelación activa de ruido (ANC), algo muy común en esta gama; lo que no es tan común es el grado de personalización que tenemos, gracias a la app oficial de Jabra para iOS y Android.

Jabra nos permite personalizar completamente el sonido de estos auriculares, empezando por el ajuste; con MyFit podemos iniciar una pequeña prueba para comprobar que nos los estamos poniendo bien, y con MySound iniciaremos una prueba de audición en cada oído por separado, basada en nuestra edad y sexo, que cambiará el sonido automáticamente para que sea más disfrutable. Por ejemplo, esto funciona si en un oído escuchamos mejor los agudos que en otro.

La cancelación activa de ruido se puede personalizar con una pequeña prueba, en la que podemos ajustar los niveles y hasta qué punto queremos dejar entrar el ruido. Y cuando terminemos, siempre podremos variar la potencia de la cancelación de ruido, aunque tengo que decir que no importa lo mucho que la subamos, no es muy potente. Estos auriculares no han sido capaces de tapar algunos ruidos que otras marcas sí han podido eliminar; el sonido de una oficina, con el tecleo y los comentarios habituales, por ejemplo, es algo que le cuesta mucho eliminar. Ha tenido más suerte con los sonidos del tráfico mientras andaba por la calle, aunque no los ha eliminado tampoco por completo.

También tenemos una función HearThrough, que potenciará el sonido externo para enterarnos de lo que nos rodea; podemos activarlo instantáneamente con un toque en el auricular izquierdo, lo cual es muy útil para escuchar anuncios en el aeropuerto o para hablar con alguien sin quitarnos los auriculares.

Más pequeños y ligeros

De hecho, los controles me han gustado mucho, porque no consisten en una zona táctil como hacen muchas marcas, sino que son botones; pero no hace falta mucha fuerza para activarlos, así que tienes lo mejor de ambas interfaces.

También me ha gustado lo ligeros y pequeños que son los Jabra Elite 7 Pro, especialmente comparados con los Jabra Elite 75t; estos no sobresalen mucho del oído y encajan fácilmente en la oreja. Los puedes llevar sin darte cuenta y el nuevo diseño es más elegante y discreto.

El estuche de carga también es diferente, y aunque es tal vez demasiado grande para lo pequeños que son los auriculares, la verdad es que tampoco molesta en el bolsillo. Me ha parecido curioso que el puerto USB-C de carga esté en el frontal y no en la parte trasera como siempre, algo que me ha confundido a la hora de abrir la caja ya que me suelo fijar en el puerto instintivamente para saber por dónde se abre. Al menos tiene carga inalámbrica Qi, así que realmente no hace falta conectar el cable.

Buen sonido

Siempre he sido un gran fan del sonido de Jabra, especialmente en modelos como los Jabra Elite 3, que suenan mucho mejor que las alternativas por el mismo precio. Lamentablemente, no puedo decir lo mismo de los Elite 7 Pro.

No es que suenen mal, es sólo que pierden en comparación con otros auriculares por el mismo precio. De hecho, ni siquiera hace falta cambiar de fabricante: creo que los Jabra Elite 75t, que cuestan 50 euros menos, suenan mejor, con más potencia y rango. Con los Elite 7 Pro, siento como si les faltase ese impacto, ese 'algo más' que eleve el sonido a otro nivel.

Siguen siendo unos Jabra, y eso significa que el sonido es nítido, claro y de calidad. En ese sentido, no nos decepcionarán, y podremos disfrutar de todos los géneros musicales sin problemas; sin embargo, también es importante controlar nuestras expectativas.

Los mejores para llamadas

Al final, creo escoger entre los Jabra Elite 7 Pro y otro modelo se reduce a tu necesidad de hacer llamadas, videollamadas y grabaciones de voz; si es tu caso, los Jabra Elite 7 Pro son los auriculares que mejor han captado mi voz de todos los que he probado. También son más pequeños y muy personalizables; por el contrario, el sonido, sin ser malo, sí que es inferior a otras alternativas como los Jabra Elite 75t, que sigo considerando como una de las mejores alternativas para disfrutar del mejor sonido.

Los Jabra Elite 7 Pro ya se pueden comprar desde la página oficial de Jabra por 199,99 euros.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.