Tecnología

Los cables USB-C van a cambiar: darán más potencia y será más fácil distinguirlos

  • Los nuevos logotipos indicarán la velocidad de transferencia y potencia
  • Una revisión subirá la potencia hasta los 240 W

El USB-IF (USB Implementers Forum) ha anunciado cambios en la especificación de USB-C, incluyendo una nueva revisión más potente y cambios en la nomenclatura.

Todos los cables USB-C parecen iguales; de hecho, esa es la idea, que se convierta en un estándar que nos permita conectar cualquier cosa sin necesidad de investigar cómo funciona. Pero en su interior, siguen diferentes especificaciones, cada una capaz de velocidades de transmisión diferentes.

El gran problema lo tenemos en las diferentes potencias de carga disponibles, algo realmente importante ahora que fabricantes de smartphones están lanzando móviles con carga rápida superior a los 60 W; también estamos viendo ordenadores portátiles que ya usan carga de 100 W con USB-C, como el LG Gram 16 que pudimos probar recientemente.

Para poder aprovechar la carga rápida, es necesario no sólo tener un cargador potente y un móvil compatible, sino el cable apropiado. USB-C corre el riesgo de volverse muy complicado, y por eso, el USB-IF ha anunciado novedades en los logotipos que nos encontraremos en las cajas y los cables.

Es realmente básico: un logotipo mostrará la velocidad de transferencia de datos, y otro mostrará la potencia máxima de carga. No tendremos que fijarnos en números de versiones ni generaciones de USB-C para saber qué es lo que podemos hacer con cada cable y puerto disponible en nuestro sistema.

No sólo eso, sino que esta misma semana se ha revelado una nueva revisión de USB-C, la 2.1, que permitirá aumentar la potencia hasta los 240 W. Por lo tanto, ahora los cables USB-C podrán transmitir entre 60 W y 240 W, dependiendo del dispositivo.

Con 240 W, entramos de lleno en los requerimientos de la mayoría de ordenadores portátiles; los modelos más eficientes ya usan USB-C para la carga, especialmente si sólo requieren entre 60 y 100 W. Con la nueva especificación, los fabricantes ya no tienen excusa para seguir usando conectores propios para cargador.

Estas novedades llegan justo a tiempo, ya que la Comisión Europea en un par de años obligará a todos los fabricantes a usar USB-C en sus dispositivos; aunque los ordenadores portátiles no entraron inicialmente en la lista, con esta novedad es cuestión de tiempo. Apple tampoco tendrá muchas excusas para no instalar USB-C en el iPhone, aunque puede que decida no hacerlo y crear un iPhone sin puertos.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin