Tecnología

Probamos la barra de sonido para acompañar a tu televisor LG, la SP8YA

  • Esta barra de sonido acompaña a la gama de televisores G1 de LG
  • Cuenta con un subwoofer y funciones inteligentes

La barra de sonido inteligente LG SP8YA se presenta como un acompañante casi obligatorio para disfrutar de las últimas películas, aunque dependiendo de tu caso, puede que sea demasiado.

Ayer mismo hablábamos de la última generación de televisores OLED de LG, con la prueba del televisor LG G1 de 55 pulgadas; y los lectores de aquel artículo tal vez se dieron cuenta del sistema de sonido que aparecía en las fotos con el televisor. Lamentablemente, no era mío, sino que formaba parte de la experiencia que LG quería que tuviese, para comprender mejor las novedades de su nueva generación de productos para el Home Cinema.

En efecto, la propia LG considera que el G1 y esta barra de sonido SP8YA son inseparables, y estoy de acuerdo, hasta cierto punto. Para demostrar esta apuesta, LG ofrece un descuento de 200 euros si completas

Gran potencia

La SP8YA es algo más que una simple barra de sonido: es un sistema de sonido completo que permite obtener sonido envolvente y una gran compatibilidad con todos nuestros dispositivos. Se trata de un conjunto de barra de sonido con subwoofer, este último una gran caja que puede provocarnos algún problema de espacio durante la instalación. Pero merece la pena, porque es gracias a ese subwoofer que conseguiremos el impacto que buscamos en el sonido.

Eso es lo primero de lo que nos daremos cuenta: la potencia de sonido; LG presume de 440 W, una cifra muy bonita pero lo que realmente importa es lo que sentimos, y en ese sentido, no cabe duda de que es capaz de hacernos 'retumbar'. De hecho, la potencia puede ser exagerada dependiendo de lo que busques. Por ejemplo, si vives en un piso con un aislamiento que no sea excelente, deberías saber que usar esta barra de sonido provocará que más de un vecino te mire mal; y por supuesto, deberías cerrar las ventanas si no quieres que todo el barrio se entere.

Pero eso no es malo; lo que realmente me ha molestado es el equilibrio. Por defecto, el subwoofer cobra demasiado protagonismo, mientras que los altavoces de la barra lo pierden. Eso es lo que me ocurrió con la primera película que puse para probar el sistema, que por momentos no podía escuchar bien lo que decían los personajes, así que subí el volumen; pero claro, eso supone a su vez un nivel de volumen demasiado elevado para lo que quería.

Por supuesto, todo esto se puede cambiar, y es posible adaptar el sonido al punto exacto que quieres, así que es cuestión de adaptarse. El as en la manga de LG es AI Room Calibration, un sistema que usa sonidos para medir la distancia de las paredes y objetos (como sillones) para ajustar el sonido automáticamente. Es altamente recomendable que sigas esa configuración para obtener el mejor resultado, algo que se puede hacer directamente usando el mando a distancia.

La barra cuenta con varios modos de sonido, que podemos cambiar fácilmente con el mando a distancia incluido. Una pantalla LED frontal nos indica el modo en el que está, a qué interfaz está conectada, y el volumen; es muy sencillo de usar y no tendremos ningún problema en ajustarla a nuestro gusto.

Además, esta barra de sonido es compatible con una función muy interesante si tienes unos de los nuevos televisores LG con procesador Alpha 9 (como, por ejemplo, el G1); el procesador es capaz de conectarse con la barra y mejorar el sonido, adaptándolo para que sea más claro sin importar las diferentes fuentes de sonido. Sin embargo, esta función es exclusiva de LG.

La clave está en la calidad de sonido

El sonido envolvente también es digno de mención. Este es un sistema 3.1.2, es decir, que la propia barra tiene dos altavoces integrados que apuntan hacia arriba; la idea es que el sonido rebote y genere ese efecto envolvente, y por eso es compatible con Dolby Atmos y DTS:X. El efecto es muy llamativo, aunque de nuevo, su funcionamiento depende en buena medida de aspectos como la altura de tu salón. En mis pruebas, me di cuenta de que no pueden sustituir a unos altavoces traseros, pero 'dan el pego' y ofrecen una experiencia superior a tener una simple barra de sonido sólo con altavoces delanteros. Además, LG ofrece un conjunto de altavoces traseros para este modelo y el resto de la gama, pero se tienen que comprar por separado.

Lo que está fuera de toda duda es la calidad de sonido de estos altavoces. Me ha gustado especialmente la claridad de todo lo que escuchaba, y todos los instrumentos y efectos se pueden apreciar como nunca. Estos altavoces han sido desarrollados en colaboración con Meridian, y se nota su mano en el procesamiento y la compatibilidad con sonido en alta resolución, de hasta 24 bits y 96 kHz. Es gracias a eso que este conjunto de barra y subwoofer es igual de bueno reproduciendo música que mejorando la ambientación de nuestras películas favoritas. En videojuegos también tiene mucho que decir, especialmente si lo conectamos a una de las consolas de nueva generación, con juegos compatibles con los nuevos estándares.

Hablando de conectividad, la SP8YA tiene más opciones de las que probablemente usaremos. Destaca la conectividad HDMI 2.1 con eARC, que es la que permite transmitir sonido envolvente y en alta resolución sin pérdida, incluyendo Dolby Atmos y DTS:X; ni que decir tiene que es el que tienes que usar si tu televisor es compatible con eARC. También contamos con una conexión óptica para otros dispositivos.

La SP8YA no es sólo una barra de sonido: también es un altavoz inteligente. Gracias a su conexión Wi-Fi y Bluetooth 5.0, es capaz de conectarse con nuestros dispositivos y cumplir las mismas funciones que un Amazon Echo, por ejemplo. Eso significa que es compatible con asistentes personales, tanto con Alexa como con Google Assistant, y con todos los estándares que usamos para emitir contenido, como Chromecast y AirPlay 2. Incluso es compatible con Spotify Connect, para usar nuestra cuenta y hacer streaming de música sin necesidad de conectar un móvil.

La mejor si tienes un LG

La LG SP8YA es una excepcional barra de sonido, que cuenta con todo lo que podríamos desear de un dispositivo como este. No sólo ofrece un gran rendimiento en películas, sino también en todo tipo de contenido multimedia como música o videojuegos. El subwoofer incluido es muy potente e, incluso sin altavoces traseros, consigue llenar toda la estancia de sonido.

Las funciones inteligentes son bien recibidas, y nos permiten ahorrarnos tener que encender el televisor y buscar la app que queremos; sólo conecta el móvil y tendrás acceso a reproducción por streaming, asistente personal y mucho más.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.