Tecnología

Los nuevos Surface de Microsoft llegan a España: así son Surface Pro 7 y Surface Laptop 3

  • Para su delgadísimo Surface Pro X habrá que esperar al 19 de noviembre
  • Surface Pro 7 y Surface Laptop 3 costarán desde 899 y 1.149 euros, respectivamente
El Surface Laptop 3. C.F.

Hace 20 días Microsoft anunció su nuevo catálogo de dispositivos Surface y hoy, llegan los primeros a España. En un tiempo más corto a lo habitual en la diferencia del mercado español con el EEUU, Microsoft ha decidido apostar por el mercado patrio con el lanzamiento hoy del Surface Laptop 3 y la Surface Pro 7.

A estos dos dispositivos que buscan la movilidad versátil, se le sumará en 19 de noviembre la Surface Pro X, su delgadísima tableta basada en ARM y que está llamada a compertir con el iPad Pro. Un trío que viene a complementar la apuesta de hardware junto al Surface Hub 2S, su pizarra inteligente enfocada a los espacios de trabajo empresariales.

Los Surface Laptop 3 y Surface Pro 7 son la renovación de su portátil y de su icónica tableta dos en uno. El primero llega ahora en dos versiones, una de 15 pulgadas que complementa al habitual de 13,5 pulgadas que se podía comprar hasta ahora. En su interior cuenta con un procesador Intel de décima generación, un diseño muy cuidado disponible también en aluminio y una apuesta clara por la reparabilidad.

Para hacer frente a uno de los requerimientos más pedidos por los clientes empresariales, desde Microsoft han hecho que el disco duro de este portátil ultradelgado sea accesible e intercambiable. Bastará con desatornillar por abajo, retirar el teclado y se podrá acceder al SSD.

Más allá del procesador (que también se podrá escoger un AMD Ryzen Surface Edition), dispondrá de hasta 32 GB de RAM, hasta 1 TB de almacenamiento y una batería de 11,5 horas de uso. Con respecto a las conexiones cuenta tanto con puertos USB-C, como USB-A y el ya característico puerto de carga rápida de la familia Surface.

En La Surface Pro 7 por su parte tendremos una evolución moderada del modelo anterior. Por fuera cuenta con el mismo diseño y en el que sólo se añade la salida USB-C y su mayor cambio está en el interior. Dispone de un procesador Intel de décima generación, hasta 16 GB de RAM y 1 TB SSD, así como el siste a de carga rápida.

Con respecto a los precios, variarán en función de la configuración interna que se hagan de los dispositivos, pero partirán desde los 1.149 euros y 899 euros, para el Laptop 3 y Pro 7, respectivamente.

En espera del Surface Pro X

Sin embargo, en la puesta de largo de los dispositivos que se celebró la semana pasada en Madrid, el propio director de la unidad de negocio de Surface en España, Antonio Cruz, reconocía que el Pro X "era increíble", no sólo por su diseño sino también por su rendimiento. 

El Surface Pro X es increíblemente delgado y ligero, sólo 7,3 mm de grosor y 772 gramos, y promete un rendimiento de alto nivel. "Es la evolución de todo lo que ha hecho Surface hasta ahora", reconocía Cruz. En su interior cuenta con un procesador ARM que Microsoft ha desarrollado junto a Qualcomm y que ha sido bautizado como el Microsoft SQ1. 

Dispone de una pantalla táctil de 13 pulgadas de borde a borde, sin casi marcos y de alta resolución, pero que mantiene el ratio de 3:2 propio de la familia Surface. Pese a su delgadez y tamaño de pantalla dispone de una batería de 13 horas (con carga rápida), aunque también dispone de dos puertos USB-C, conexión LTE incorporada y se puede usar en modo tableta,  estudio con el soporte  o portátil, gracias a una funda teclado mejorada y un lápiz más delgado que se guarda (y se carga) dentro de la funda.

Este dispositivo llegará el 19 de noviembre con un precio de partida de 1.149 euros y estará disponible dentro del plan renove de la compañía que ofrecerá hasta 600 euros de descuento si se reserva ya. 

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.