Status

Qué son los ejercicios isométricos y por qué son los mejores para tener unos abdominales tonificados

  • Consiste en mantener la tensión muscular sin generar ningún movimiento
  • No hay mantener la respiración durante la ejecución del ejercicio
  • Consejos deAlex García, entrenador personal y director de Fit Club
Madrid

La búsqueda constante de un abdomen firme y tonificado es uno de los grandes argumentos a la hora de comenzar a practicar ejercicio. Sin embargo, normalmente se recurre a rutinas tradicionales sin prestar atención a las alternativas que pueden ayudar a trabajar esta zona de manera más efectiva. Un claro ejemplo son los ejercicios isométricos, y de los que nos podremos beneficiar en otras zonas de nuestro cuerpo, tales como glúteos y espalda. Alex García, entrenador personal y director de Fit Club Madrid, apunta las claves de los ejercicios isométricos y dónde radica su éxito.

Lea también: Qué gimnasios están abiertos en Madrid, en qué fase abre el resto y cómo hay que entrena

Lea también: Guía de consejos de fitness y alimentación para mantener la forma durante el confinamiento

¿Qué es un ejercicio isométrico?

Consiste en mantener la tensión muscular sin generar ningún movimiento de contracción o de extensión del músculo. Normalmente el ejercicio debería cesar después de unos 10-15 segundos. Con ellos fortalecemos zonas muy específicas del cuerpo y mejoramos el rendimiento sin necesidad de dedicarle demasiado tiempo.

No obstante, hay que calentar previamente, y no hay mantener la respiración durante la ejecución del ejercicio. "Su práctica no es recomendable para personas hipertensas o con problemas cardiovasculares", añade el experto.

¿Cuáles son sus beneficios?

- Aumento de la fuerza muscular

- Mejora nuestro rendimiento

- Bajo riesgo de lesión

- Ayudan a prevenir lesiones y a tratarlas

- Fácil ejecución

- No necesita material deportivo específico

- Requiere poco tiempo

Tipos de ejercicios

1. Plancha estática sobre brazos, codos o lateral. Con este ejercicio trabajaremos todo el cuerpo, incidiendo en abdominales, oblicuos y brazos.

2. Sentadilla estática contra la pared o en el aire. Fortalecemos muslos, espalda y glúteos.

3. Zancada isométrica, idónea para trabajar cuádriceps, femorales y glúteos.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin