Status

La lista de los mejores remedios naturales para antes y después de tomar el sol

  • Consejos para que los primeros rayos de sol no provoquen daños en la piel
  • Batidos hidratantes y mascarillas de tomate para evitar el enrojecimiento
Dreamstime
Madrid

La cuarentena ha hecho que la exposición solar se adelante e intensifique en algunos casos. Concretamente, en los de aquellos afortunados que han podido pasar este encierro con el alivio de un patio, terraza e incluso balcón. Para todos los demás, ahora llega el momento de poder broncearse, con el fin del estado de alarma cada vez más cerca y el aumento de las temperaturas.

Sin embargo, la ciencia y los años nos han demostrado que sol, sí, pero con mucha precaución, porque si no tenemos unos hábitos saludables al respecto, nuestra piel puede sufrir graves consecuencias. En este sentido, Uala, el sitio web y aplicación líder en el sur de Europa dedicado al mundo de la belleza, ha desarrollado una lista con remedios naturales para conseguir un bronceado seguro:

Es fundamental ingerir muchos líquidos cuando nos exponemos al sol. Puede resultar más agradable beber agua con sabor fresco y detox, y para ello podemos añadir medio pepino y dos copos de raíz de jengibre a un litro de agua. Se deja reposar un par de horas en la nevera para crear una infusión fría y así se consigue la bebida perfecta para tener cerca durante la exposición al sol. Después, en cambio, se puede rehidratar la piel con un simple batido antienvejecimiento que se hace con el jugo de dos naranjas, un limón y una zanahoria, combinado con dos cubitos de hielo.

Broncearse sólo después de haber eliminado las células muertas. Por eso es aconsejable realizar siempre una exfoliación previa, que también puede hacerse en casa con un aceite de almendra y algunos posos de café. Siempre teniendo en cuenta que es altamente recomendable no depilarse en las 24 horas previas a la exposición, ya que aumenta el riesgo de enrojecimiento e irritación.

Prestar especial atención al pelo. La protección, que debe aplicarse al menos 15 minutos antes de la exposición y no cuando ya se está al sol, debe elegirse según el tipo de cabello: spray aceitoso para cabellos encrespados y crema para cabellos finos. Después de tomar el sol, en cambio, sería bueno tener a mano aceite de coco, que es un excelente aliado, especialmente para aquellas personas con el pelo seco y sin brillo. Masajeando de las raíces a las puntas y dejado actuar durante 45 minutos se consigue dar un aporte de brillo y suavidad al cabello.

Los labios deben estar protegidos con un factor de protección de 30, como mínimo. Antes de la exposición al sol, una exfoliación creada con una cucharada de azúcar moreno y otra de miel también eliminará las células muertas de esta parte del cuerpo.

Eliminar el uso de perfumes, colonias o aguas perfumadas. Están completamente desaconsejados ya que el alcohol que contienen puede causar irritación. Se puede crear un perfume muy sencillo de forma casera que no ocasione inflamaciones, y tan solo hay que mezclar 100 ml de agua con dos cucharaditas de gel de aloe vera, diez gotas de aceite esencial de menta y cuatro cucharaditas de aceite de coco. Vertido en un vaporizador ayuda a refrescar la piel durante los baños de sol y a reducir la sensación de calor en el cuerpo.

Si estos trucos no son suficientes y por la noche la cara está tan roja como un tomate, este mismo ingrediente, que es fácil de encontrar en cualquier cocina, ayudará a apagar el enrojecimiento. Basta con añadir un vaso de leche entera y una cucharada de salsa de tomate y extender la mezcla sobre la cara con una esponja limpia, evitando cuidadosamente los ojos, para obtener una sensación de alivio inmediato.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin